viernes, 21 de julio de 2017

Diferencias entre Leopoldo López y los presos saharauis

David Bollero

El opositor venezolano, Leopoldo López, ha permanecido tres años en prisión antes de salir y encaminarse al arresto domiciliario en su mansión. Los 20 de los 24 presos políticos saharauis de Gdiem Izik, el Campamento Dignidad que supuso el primer antecedente de la Primavera Árabe, llevan siete años en el infierno marroquí de la Cárcel Negra. La condena a López es de 13 años y nueve meses de prisión, muy inferior a la que desde hace un día y tras esos siete años sin sentencia en firme conocen los saharuis, siete de los cuales han sido condenados a cadena perpetua.

No es la única diferencia entre ambos casos. Mientras el opositor venezolano lucía un aspecto saludable y musculado, los saharauis han sido terriblemente torturados, vejados. Mientras López ha podido continuar con su discurso opositor, incluso alentar a un golpe de Estado, observadores internacionales y organismos como Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional (AI), Centro Robert F. Kennedy (RFK) y Acción de los Cristianos para la Abolición de la Tortura (ACAT), entre otras, han constatado que las confesiones y declaraciones de los presos políticos saharauis se obtuvieron durante unos interrogatorios bajo terribles torturas por parte de las fuerzas policiales marroquíes.
Los juicios de Marruecos contra los activistas saharauis (uno de ellos, incluso, militar) han sido absolutamente irregulares en el que ni siquiera los presos han tenido conocimiento de los sumarios. ¿Dónde estaba Felipe Gonzálezahí? ¿Por qué no viajó ni se ha pronunciado sobre la condena Albert Rivera? ¿Qué ha sido de la mediación de José Luis Rodríguez Zapatero¿Por qué TVE no ha dedicado la mitad de su informativo a la condena de los presos políticos saharauis como sí hizo con Leopoldo López? ¿Por qué PP y Ciudadanos no aprovechan a la mínima para hablar del Sáhara Occidental y las violaciones sistemáticas de Derechos Humanos por parte de Marruecos, como hacen con Venezuela?
Son tantísimas las preguntas que se me ocurren a la hora de valorar este agravio comparativo que hacen innegable el doble rasero que existe en la cuestión saharaui. Algo absolutamente vergonzoso considerando la responsabilidad del Estado español con los que fueron nuestros compatriotas, con el Sáhara Occidental de la que todavía a día de hoy España es la potencia administradora según el Derecho Internacional.
Basta ya de la indiferencia de España y del resto de la Comunidad Internacional con el pueblo saharaui, al que Marruecos está exterminando. Basta ya de la impunidad del régimen de Mohamed VI que, no sólo no recibe sanciones internacionales por sus violaciones del Derecho Internacional y los DDHH, sino que se le premia con acuerdos comerciales ilegítimos.
Basta ya de sentir estas penas como algo lejano, de olvidar que en aquel desmantelamiento de Gdiem Izik, el ejército y la policía marroquí masacraron a población civil -mataron, incluso, a un español-, basta de criminalizar a quienes tan solo se defendieron porque temieron por su vida al estar al más absoluto desamparo de la Comunidad Internacional. Basta ya.
González, Rivera, Zapatero, TVE, PP, Ciudadanos… todos, con su silencio ante esta atrocidad, son cómplices de este crimen. No lo seamos también nosotros, reclamemos Justicia y acorralemos a Mohamed VI con sus manos manchadas de sangre, esas que con tanta alegría estrecha nuestro rey Felipe VI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario