Una condena que enaltece al condenado: "Juan Manuel de Rosas, tirano, bárbaro cruel e Infame Traidor a La Patria"

En 1857 Don Juan Manuel de Rosas fue juzgado y condenado por La Legislatura de Buenos Aires, en "juicio político" por el supuesto delito de Alta Traición a La Patria; Nicanor Albarellos Puerredon justifico su pedido de condena con estas palabras:

"Rosas, señor, ese tirano, ese bárbaro, aunque bárbaro y cruel, no fue considerado como tal por las naciones europeas y civilizadas, y ese juicio de las naciones europeas y civilizadas, trasladado a la posteridad, se mantendrá en duda, al menos, esa bárbara y execrable tiranía que Rosas ejerció entre nosotros. Es necesario, entonces, marcar con una sanción legislativa que lo declara culpable de lèse majesté por lo que al menos este punto está marcado en la historia, y se ve que el tribunal más poderoso, que es el tribunal popular, que es la voz del soberano pueblos representados por nosotros, arroja al monstruo el anatema llamándolo traidor y culpable de lèse majestad . Los juicios como esos no deben dejarse para la historia.

¿Qué se dirá, qué se podría decir en la historia cuando se vea que las naciones civilizadas del mundo, para quienes somos solo un punto, han reconocido en este tirano que es digno de tratar con ellas? ¿Que Inglaterra ha devuelto sus cañones en acción de guerra y ha saludado su sangrienta e inocente bandera manchada de sangre con un saludo de 21 cañones? Este hecho, conocido por la historia, sería un gran contrapeso, señor, si dejamos a Rosas sin esta sanción. La misma Francia, que comenzó la cruzada que compartía el general Lavalle, a su debido tiempo también lo abandonó, se enfrentó a Rosas y saludó su bandera con un saludo de 21 cañones. Pregunto, señor, si este hecho no borrará de la historia todo lo que podamos decir, si dejamos este monstruo que nos diezmó durante tantos años sin una sanción.

El juicio de Rosas no debe dejarse a la historia, como algunas personas desean. Está claro que no se puede dejar a la historia el juicio del tirano Rosas. Vamos a arrojarle a Rosas este anatema, que quizás puede ser el único que le haya hecho daño en la historia, porque de lo contrario su tiranía siempre será dudosa, ¡y sus crímenes! ¿Qué se dirá en la historia, señor? Y es triste decirlo, ¿qué se dirá en la historia cuando se dice que el valiente almirante Brown, el héroe de la Marina de Guerra de la Independencia, fue el almirante que defendió la tiranía de Rosas? Lo que se dirá en la historia sin este anatema, cuando se dice que este hombre que contribuyó con sus glorias y talentos para dar brillo al Sol de Mayo, que el otro diputado citó en su discurso, cuando se dice que el General San Martín , el conquistador de los Andes, el padre de las glorias argentinas, ¿le hizo el mayor tributo que se le puede dar a un soldado al entregarle su espada? ¿Se creerá esto, señor, si no arrojamos un anatema al tirano Rosas? ¿Este hombre se conocerá como lo es en 20 o 50 años, si queremos ir más allá, cuando se sabe que Brown y San Martín fueron leales a él y le dieron los tributos más respetuosos, junto con Francia e Inglaterra?

No, señor: dirán, los salvajes unitarios, sus enemigos, mintieron. No ha sido un tirano: lejos de eso, ha sido un gran hombre, un gran general. Es necesario arrojar sin dudas este anatema al monstruo. ¡Si al menos hubiéramos imitado a los ingleses, que arrastraron el cadáver de Cromwell por las calles de Londres y arrastraron a Rosas por las calles de Buenos Aires! Apoyo, Sr. Presidente, el proyecto. Si el juicio de Rosas fue dejado al juicio de la historia, no conseguiremos que Rosas sea condenado como un tirano, pero quizás él sea el más grande y glorioso de los argentinos"