Los gauchos de Martínez de Hoz

Diario Clarín
Publicado el 18 de marzo de 2001

Ambos oriundos de Entre Ríos, ambos propietarios de campos ganaderos. uno de los miembro Jorge Zorreguieta y Mario Cadenas Madariaga-s activos del grupo Perriaux- traban amistad en la juventud y una larga relación que los uniría en el poder durante el gobierno de Videla en 1976. Cadenas Madariaga asume como Secretario de Agricultura y Ganadería de la mano de Martínez de Hoz: un puesto clave ya que representaba los intereses de los dueños de la tierra en el régimen militar. Lo secunda su delfín y amigo, Zorreguieta, como subsecretario de Agricultura en total comunión con los ideales del régimen. Así lo recordó el diputado y jefe de los pequeños y medianos ruralistas, Humberto Volando: "Zorreguieta era un lobbista profesional del campo". Siempre vinculado a la Sociedad Rural Argentina (SRA), Zorreguieta actuó como delegado de SRA desde 1966. A Martínez de Hoz lo conoce, por lo menos desde 1968. Ambos son vocales en Acción Coordinadora de las Instituciones Empresarias Libres (ACIEL). Previo al golpe del 76, Zorreguieta también asiste a las reuniones de la Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias (APEGE) donde participa en la organización del paro empresario del 16 de febrero del 76 que es visto como la cuenta regresiva para el asalto de los militares al poder. "En la APEGE había grupos ultraliberales de la Sociedad Rural. Zorreguieta estaba en ellos en las reuniones de APEGE", afirmó Osvaldo Cornide, presidente de CAME.


Gracias a las aceitadas relaciones que mantiene con los hacendados y terratenientes argentinos, sectores clave en el régimen videlista, Zorriegueta no renuncia cuando su amigo, Cadenas Madariaga deja su cargo. Videla y Martínez de Hoz le toman juramento como nuevo Secretario de Agricultura y Ganadería el 6 de abril de 1979. El 20 de mayo de 1980, durante una conferencia de prensa efectuada a las 19 en el Salón Verde de Agricultura, Zorreguieta dijo: "Debemos recordar que el presidente Videla ha expresado que la Nación está dispuesta a apoyar al sector agropecuario el cual, en el momento de la prueba, hace cuatro años, fue el primero en ponerse en pie y dar el sí a la convocatoria del Proceso de Reorganización Nacional".




Entre las vacas y el matadero 



Mario Cadenas Madariaga, hoy con un estudio jurídico que comparte con su hijo, fue uno de los colaboradores más cercanos de Martínez de Hoz en los primeros años de la dictadura. Y un amigo del influyente Jaime Perriaux.




-¿Cómo conoció a Martínez de Hoz?



-Fue en el grupo Demos, que él orientaba en los años 40 y 50, en el café Richmond. Después formamos parte de dos intervenciones federales en 1956, a San Luis y Salta, cuyos integrantes eran todos amigos. Y lo seguí tratando en la actividad agropecuaria. Teníamos muchos amigos en común.




-¿Alude al llamado club Azcuénaga?



-El club lo presidía Federico de Alzaga, iba mucha gente, se exponía un tema y se debatía. En el club había grupos mas pequeños y mas vinculados, como el de Perriaux, de quien fui muy amigo.




-¿Cómo lo convocó Martínez de Hoz después del golpe?



-Cuando aceptó la invitación de la Junta a ser ministro, yo acepté la Secretaría de Agricultura tras acordar la política cambiaria de tipo de cambio libre y fluctuante y la derogación progresiva de los impuestos a la exportación. Tuve libertad para formar mi propio equipo, y estuvieron Jorge Zorreguieta en Agricultura, Mihura en Ganadería, Paz en Recursos Naturales, y Alejandro Estrada en Economía Agraria, entre otros. Fue un conjunto homogéneo de colaboradores inteligentes y honorables. Tuvimos tres cosechas record, las mas altas exportaciones de carne vacuna, un acuerdo científico con EE.UU. y los primeros puertos privados.




-¿Por qué se alejó del gabinete?



-A fines del 78 había que combatir la inflación y yo propuse privatizar las empresas públicas. Adolfo Diz (del Banco Central) le propuso la "tablita", que disimulaba pero no atacaba las causas de la inflación. Triunfó Diz: Martínez de Hoz creyó que no se podía plantear a las Fuerzas Armadas la privatizacion de las empresas. Había llegado el momento de irme y me sustituyó Zorreguieta. 




-¿Qué relación tenían ustedes, como gabinete civil, con los militares y la represión?



-Las FFAA no tratan con los civiles los temas de defensa...




-Pero ustedes eran parte del gobierno...



-El gabinete nunca discutió la represión. A los militares los presionaba la subversión y la influencia de las experiencias de las Fuerzas Armadas francesas en Argelia, del Chile de Pinochet y de los Estados Unidos en Vietnam. Había fracasado la formación de tribunales de justicia con competencia específica.




-¿Descartaban la vía jurídica?



-No. Los civiles con formación jurídica admitíamos sólo lo legal, en todo caso hasta la ley marcial pero con tribunales que garantizaran la defensa. Pero la represión se confió a mandos especiales que tenían total autonomía aun respecto de los otros mandos.