martes, 29 de noviembre de 2016

Lo que no se enseña a los israelíes en la escuela y por qué

Shaul Ariel
Haaretz 

Nuestra cultura se caracteriza por tener mucha información que nos llega sin filtrar, sin clasificar y carente de calidad. El acceso a este cúmulo de datos nos permite desafiar los conceptos imperantes, pero hace que nos sea más difícil porque carecemos de las "anclas" conceptuales e históricas que resistan un examen científico, para someter esa información al conocimiento que podría mejorar la realidad que vivimos. 

En esta cultura, que venera el aquí y ahora, es difícil rastrear y comprender los procesos que abarcan muchos años, por lo menos hasta que llega el momento en que el proceso y sus consecuencias ponen en relieve la aguda realidad. Esto es lo que ocurrió el verano pasado cuando el diario Israel Hayom realizó une encuesta entre maestros israelíes que expuso un cuadro particularmente sombrío. El 69 % de los maestros de Israel no sabía lo que pasó el 29 de noviembre de 1947: El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU votó a favor de una resolución, que aprobó el plan de partición de Palestina (Ver más

Más aún, el 57 % no sabía nada de la Línea Verde (las fronteras del armisticio fijadas al final de la Guerra de la Independencia) o cómo se determinó.

Esta ignorancia de los fatídicos asuntos no es un accidente. Es el resultado final de años en los que el sistema educativo ha estado bajo la dirección de los ministros provenientes de las filas del nacionalismo y el mesianismo. El proceso que tiene lugar en el sistema de educación pública, impulsado por estos ministros, se compone principalmente de dos tendencias importantes que determinan la cultura política y se están reproduciendo en la esfera pública.

La primera tendencia, y más importante de las dos, es la que garantiza que al dejar fuera los dos temas clave mencionados anteriormente los programas escolares no construyen un sistema de conceptos, hechos y procesos históricos que podrían conducir a una mejor comprensión de la historia del sionismo y el conflicto con los árabes. El vacío resultante es más fácil de llenar con "verdades históricas" y cambiarlo según sea necesario para reflejar tal o cual necesidad política, como lo demuestra la reciente comparación del primer ministro Benjamin Netanyahu del gran mufti de Jerusalén con Hitler.

Relegando al olvido los hechos del 29 de noviembre de 1947 se crea el espacio para otra "verdad": que el Estado de Israel fue establecido por el poder de una promesa divina y la victoria en la Guerra de la Independencia. El papel desempeñado por la comunidad internacional en el establecimiento del Estado ha desaparecido, lo que permite a muchos ver a las Naciones Unidas como la encarnación de la afirmación de que "el mundo entero está contra nosotros". Hoy nadie se acuerda de la cláusula determinante en la Declaración de Independencia de Israel, que basa la legitimidad diplomática y jurídica del nuevo Estado en la Resolución 181 de la ONU (II) (el Plan de Partición). ¿Y a quién le importa que en el shabat de después de la votación de la ONU, una oración especial de agradecimiento se ofreciera en la Gran Sinagoga en Tel Aviv? Se abrió con estas palabras: "Padre nuestro que estás en el cielo, bendice a las naciones, grandes y pequeñas, que votaron en el día decisivo en favor de las más débiles entre las naciones para darle un nombre y un lugar en la tierra de su ancestros".

La mayoría de los que han oído hablar de la resolución del 29 de noviembre saben sólo la parte que se refiere al establecimiento de un Estado judío. El hecho de que también declaró el establecimiento de un Estado árabe en la Tierra de Israel se ha caído de su mente. También olvidan que fue David Ben-Gurion, el jefe de la Agencia Judía y el Congreso Sionista, quien se dirigió al ministro de Asuntos Exteriores británico en febrero de 1947 y escribió: "La única disposición inmediata y posible que tiene un elemento de permanencia es el establecimiento de dos estados, uno judío y uno árabe [...] La comunidad árabe tiene derecho a la autodeterminación y al autogobierno. Ni siquiera consideraríamos privarlos de ese derecho o menospreciarlo".

Muchos creen que la resolución de partición y el establecimiento del Estado fueron el fruto de las luchas de las organizaciones judías en la clandestinidad contra los británicos. En sus mentes, el rol que jugaron el Irgun (la milicia previa al establecimiento del Estado, liderado por Menachem Begin) y Lehi (otra milicia de ese tiempo, también conocida como la Banda Stern) crece cada año, a expensas de la Haganá (ejército preestatal de los judíos de Palestina).

Pocos recuerdan que por la Declaración Balfour de 1917 los británicos fueron los primeros en apoyar el establecimiento de un hogar nacional para el pueblo judío en Israel y que se aseguraron de incorporar esta declaración en el mandato para Palestina que recibieron de la Sociedad de las Naciones en 1922. Menos personas incluso saben que el mandato condicionó el establecimiento de un Estado judío democrático con igualdad de derechos para todos sus ciudadanos. Gracias al exministro de Relaciones Exteriores Abba Eban, la Línea Verde se ha grabado en la psique de muchos como las "fronteras de Auschwitz". Sólo unos pocos saben que la Línea Verde aumentó el territorio del Estado judío, según lo determinado previamente por la resolución de partición, en no menos del 30 %.

Incluso la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, alcanzado después de la Guerra de los Seis Días en 1967 también se considera antiisraelí, ya que dio lugar a la fórmula "tierra por paz" y declaró que Israel debe retirarse de los territorios que capturó en la guerra. Pero la mayoría de la gente no sabe que esta resolución -por primera vez, y de una manera que contradice el artículo 2 de la Carta de la ONU– reconoció internacionalmente la Línea Verde como la frontera del Estado de Israel y sentó las bases para la firma de los tratados de paz posteriores con Egipto y Jordania.

No muchos saben que hasta 1967 la superficie total de Jerusalén Este era menos de seis kilómetros cuadrados (2,3 millas cuadradas), mientras muchos creen que "la Jerusalén unida", en el total de sus 126,4 kilómetros cuadrados (48,8 millas cuadradas), tiene la misma situación histórica, religiosa y nacionalista que en los tiempos de David y Salomón, aún a pesar de que ocupa menos del 2 % de la superficie actual de la ciudad.

¿Y quiénes de los que tratan de cambiar el statu quo en el Monte del Templo quiere saber de la promesa de Menachem Begin, cuando en el año 1944 anunció que el Gobierno "declarará los lugares santos cristianos y musulmanes como extraterritoriales"?

Sólo unos pocos de los que cuelgan el retrato de Begin en su pared de la oficina y claman por que “los criminales de Oslo" sean acusados ​​saben que la Declaración de Principios (más conocida como el Acuerdo de Oslo I) firmada en 1993 por el gobierno de Rabin era una copia casi idéntica del segundo acuerdo marco que negociaba el futuro de los palestinos, firmado por el gobierno de Begin en Camp David en 1978. Estos dos primeros ministros entendieron que una solución pacífica del conflicto árabe-israelí sólo viene después de un acuerdo con los palestinos y no al revés, como el primer ministro dice hoy.

La segunda tendencia se refiere a la sustitución de lo viejo por lo nuevo. La incorporación de material nacionalista, religioso y mesiánico en el currículo, como hace en secreto el ministro de Educación Naftali Bennett, es fácil y conveniente cuando no hay una base de conocimiento firme para confrontar. Es otra expresión del plan de Bennett, que establece que la Tierra de Israel debe cambiar al pueblo de Israel y al Estado de Israel. Él y sus correligionarios se están centrando en estos días en los "corazones y mentes", después de una serie de traumas que se produjeron después de la dolorosa colisión de su campo mesiánico con la roca de la realidad. Esto comenzó con la retirada de Gaza en 2005, la evacuación de los asentamientos de Amona y Migron en Cisjordania en 2012 y la desaceleración de la construcción de asentamientos como resultado de la presión internacional.

En un proceso que tomó décadas, el número de personas que tiene conocimiento de la historia del sionismo ha disminuido lentamente, dejando tras de sí un vacío de fácil llenado. Algunos han explicado esto como debido a las diferencias ideológicas -como el diputado Nissan Slomiansky (Habayit Hayehudi), que boicoteó el centenario de la muerte de Theodor Herzl alegando que el sionismo de Herzl no era su sionismo-. La respuesta del ministerio de Educación hace unos años a una pregunta sobre la ausencia de Herzl del plan de estudios de la escuela secundaria fue similar: "Existen diferentes enfoques para el estudio de la historia".

La dolorosa verdad es que esta tendencia se da en realidad en el proceso contrario, la sustitución de lo nuevo con lo viejo. En primer lugar hay que recordar que la corriente de la educación ultraortodoxa, cuyo porcentaje de estudiantes crece a buen ritmo todos los años, nunca ha sentido la necesidad de estudiar la historia del sionismo y se aseguró de preservar "lo viejo". Y algo de ello va contra el sionismo. Es lo mismo en la comunidad árabe.

En segundo lugar el sionismo de Herzl, Chaim Weizmann, Zeev Jabotinsky y Ben-Gurion trató de crear un Estado judío, liberal y democrático, un miembro en la familia de las naciones. Sin embargo, las tendencias actuales muestran que la sociedad israelí judía está recurriendo a los mismos valores de los que los sionistas seculares previamente trataron de desvincularse.

Si estas tendencias no se frenan y el proceso no se revierte, Israel estará peligrosamente cerca de hacer realidad la advertencia de Lord Rothschild a Herzl en 1902: "Yo debería ver con horror la creación de una colonia judía; una colonia semejante sería un Imperio de otro imperio [un Estado dentro del Estado]; sería un gueto con el perjuicio del gueto; sería un pequeño y quisquilloso Estado judío, ortodoxo y liberal, con exclusión de los gentiles y los cristianos".

La guerra sobre el carácter, la identidad y el futuro del Estado de Israel debe ser llevado a la esfera de la educación, que fue abandonada por los partidos en el poder hace años como el precio a pagar por el establecimiento de una coalición con facciones más pequeñas. Es un proceso largo, pero para la minoría que todavía cree en la posibilidad de otro Israel no hay otra opción que empezar a reconstruir una vez más.

Fuente: Rebelión