sábado, 12 de agosto de 2017

Traidores en las Invasiones Inglesas

William Carr Beresford, Viscount Beresford by Sir William Beechey.jpg
William Carr Beresford
 Jackeline Lorena Luisi

Un grupo de dirigentes españoles y criollos, decidió después de la rendición de las fuerzas británicas, en la Reconquista de Buenos Aires el 12 de agosto de 1806, poner en libertad y permitir su fuga del país a los dos más importantes Jefes de la Invasión, el Comandante General William Carr Béresford y el Jefe del Regimiento 71 “Higlanders” Cnl Denis Pack , que eran “prisioneros de guerra”; seis meses después de ser presos incondicionales, con los más de 1600 invasores.


La traición de este grupo de criollos y españoles, la realizan aparentemente con la intención de evitar la próxima nueva invasión que los ingleses estaban preparando, y/o lograr un acuerdo para la emancipación bajo la tutela de la Gran Bretaña y su reina.
Los involucrados fueron Saturnino José Rodríguez Peña, Manuel Aniceto Padilla y el portugués Antonio Luis de Lima, con un grupo de personas importantes que se movieron tras de ellos.

Fue la primera vez en la Historia que España derrotara a los ingleses.

No sólo eso, en la segunda Invasión Inglesa a Buenos Aires, Gran Bretaña envió “oficialmente” un ejército poderoso de más de 16.000 hombres, y una gran flota naval con sus más conspicuos Generales y Almirantes.

Y también fueron derrotados y rendidos incondicionalmente, siendo obligados a retirarse del Río de la Plata, debiendo también abandonar de inmediato la ocupada ciudad de Montevideo, en la Provincia Oriental del Uruguay.

_____________________________
HISTORIA DE UNA “TRAICIÓN”

 Jackeline Lorena Luisi
Recuerdos del Bicentenario

16 DE FEBRERO DE 1807 - LA FUGA DE BERESFORD

El 12 de agosto de 1806, se rindieron en Buenos Aires las Fuerzas Inglesas de la Primera Invasión al mando del Gral William Carr Beresford, ante el comandante de las Fuerzas Patriotas el Capitán de Navío Santiago Liniers y Brémond. Fueron un poco más de 1500 oficiales, suboficiales y soldados, además unas 60 mujeres y niños que acompañaban la expedición. Entre ellos 1 General, varios Jefes de Regimiento, oficiales antiguos y de rango, músicos, banderas, banderolas de Regimiento y guiones.

La Flota naval inglesa al comando del Contralmirante Sir Home Riggs Popham se retiró de Ensenada sin combatir, abandonando a su suerte a los derrotados soldados ingleses ya "Prisioneros de Guerra".

Los prisioneros de guerra

Ya prisioneros los oficiales y tropa reciben sus sueldos, pagados por las autoridades de Buenos Aires y durante los primeros tiempos que viven en la ciudad de Buenos Aires, se alojaban en el Fuerte, en la "Ranchería" fuera del Fuerte, y en los cuarteles abandonados de la ciudad, mientras que los oficiales se alojaban en casas de familias importantes, comiendo en las posadas y cantinas de la ciudad.

Los heridos ingleses, algunos se encontraban alojados en "casas de familia" bajo atención médica y los más en el Hospital de Belén (creado para estos fines), donde llegaron a estar hospitalizados 37 ingleses.

Bajo la dirección de Fray José Vicente (de San Nicolás), el enfermero mayor Fray Blas (de los Dolores) y como secretario y ayudante Fray José (del Carmen).

Ante las noticias previas y posteriormente la nueva Invasión Inglesa a Maldonado y Montevideo (en la Provincia Oriental del Uruguay), el Cabildo de Buenos Aires le ordena a Liniers el traslado y la Internación de la totalidad de los prisioneros.

Muchos de ellos ya se encontraban "detenidos" en los Fortines de la Campaña como la Guardia del Salto, Rojas, San Antonio de Areco, la Villa de Luján y otros fortines más.

Traslado al interior

Se decide internar bajo fuerte custodia, a 500 prisioneros a los fortines del Oeste del País, a 500 presos al Norte y a otros 500 prisioneros al Litoral y las Misiones, a cargo de los Húsares de Pueyrredón.

Los principales Jefes de la Primera Invasión, que ya se encontraban internados en la Villa de Luján, con amplias facilidades y consideraciones; fueron destinados a Catamarca en forma "urgente", al recibir los integrantes del Cabildo el informe que "Montevideo estaba en manos inglesas".

El 10 de febrero de 1807, se inicia la marcha a caballo desde la Villa de Luján de los siguientes prisioneros ingleses:

el Gral Williams Carr Beresford., Comandante de la Fuerzas Invasoras,
el Jefe del Regimiento 71 "Highlanders", Coronel Dennis Pack ,
el Cap y asistente Robert Williams Patrick , del Cuartel Maestre General ,
el My de Brigada Alexander Forbes ,
el Capitán de Dragones y Edecán del Gral Beresford, Roberth Arbuthnot, del Regimiento 20 de Dragones Ligeros, el Teniente Alexander Mac Donald , de la Real Artillería, el Teniente Edgard L´Estrange, del Regimiento 71 "Highlanders", el Cirujano Santiago Evans , del Regimiento 71 "Highlanders" .-

A cargo de la custodia, es designado el Capitán de Blandengues Manuel Luciano Martínez de Fontes, destinado en el Fuerte de Rojas, quién debió presentarse en Luján 2 días antes y allí le fue impuesta la misión por el oidor del Cabildo de Buenos Aires Juan Bazo y Berry acompañado por el Tcnl de Infantería Pedro Andrés García, trasladados de urgencia a la Villa de Luján a los efectos de "dar las órdenes del traslado de los Prisioneros".

Integran la custodia: de la frontera de Salto 1 cabo y 7 blandengues de la frontera, de la frontera de Rojas, 1 sargento mayor y 7 blandengues, y además de 1 blandengue de la novena compañía. Total 18 hombres incluído el Jefe.

Además se le asignaba el "tropero" Manuel Álvarez a órdenes directas, quién debería proveer de carne a la escolta y a los prisioneros.

Llevarían consigo una sopanda en que iría el general inglés.

Esta custodia debía cesar en el paraje llamado "La Encrucijada", donde comenzaba el camino que conducía hacia Catamarca, destino final de los ingleses; donde la seguridad debía entregar los prisioneros ingleses a una escolta enviada especialmente desde Córdoba, para su cuidado y vigilancia hasta Catamarca.

El Capitán Martínez de Fontes requeriría al oficial a cargo de la nueva custodia desde "La Encrucijada", la entrega de un recibo, con la cantidad de prisioneros y el nombre de cada uno de ellos.

El 12 de febrero de 1807 los baqueanos en su marcha, eligen para acampar la Estancia Grande de los Padres Betlemitas, próxima a Arrecifes, y a unas cuarenta leguas de Buenos Aires.

Desde allí Martínez de Fontes oficia al Gobernador de Córdoba Victorino Rodríguez, con tiempo suficiente, para que prepare todo lo atinente para que los prisioneros ingleses continúen su camino a Catamarca.

En el oficio explicaba que el equipaje de los ingleses iba en siete carretas con sus peones, otra con galleta y además una sopanda con cajones y para uso del general inglés. Señalaba que los oficiales ingleses prisioneros eran ocho, acompañados por cuatro mujeres, con dos niños y quince criados.

La conjura

Debemos mencionar que el día 6 de febrero, Saturnino José Rodríguez Peña secretario, ayudante y confidente de Santiago de Liniers (Comandante de las Fuerzas militares), mantuvo una entrevista con Juan de Dios Dozo, capitán de la Primera Compañía del Cuerpo de Voluntarios Patriotas de la Unión, al que ambos pertenecían, siendo Dozo secretario y de la íntima confianza de Martín de Álzaga. Rodríguez Peña inicia el diálogo expresando que la situación de Buenos Aires era lamentable y que sería imposible derrotar a los ingleses, dueños ya de Montevideo, y que no podrían defenderse de los nuevos invasores.

Agregó que lo conveniente era cambiar de medios y de partido para salvaguardar sus vidas, la de sus familias, y "preservar sus patrimonios".

Que ya había mantenido charlas con el Gral Beresford en varias oportunidades y que esperaba que éste los ayudase a independizarse de España. Rodríguez Peña pretendía obtener el apoyo del partido español en Buenos Aires, que dirigía Álzaga.

La reunión entre Martín de Álzaga y Saturnino José Rodríguez Peña se realizó en la noche del 7 de febrero.

La Fuga de Beresford y Pack

El 16 de febrero Saturnino J. Rodríguez Peña y Manuel Aniceto Padilla, llegaron a la Estancia Grande de los Hermanos Betlemitas.

Acompañados por los soldados Machuca y Medina del Batallón de los Cuatro Reinos de Andalucía participantes de la Reconquista de Buenos Aires, a revienta caballos desde la Ciudad.

Cabe acotar que la hermana de Manuel Luciano Martinez de Fontes, María Magdalena estaba casada con Juan Ignacio Rodríguez Peña, hermano de los mencionados Saturnino J. y Nicolás Rodríguez Peña.

Este vínculo familiar estaba acrecentado porque Manuel Luciano se había casado con María de la Concepción Amores, hermana de Gertrudis Amores, quien se había casado a su vez con Saturnino José Rodríguez Peña.

Al llegar manifestaron que debían entregar una carta de Liniers al Gral Beresford y que le tenía que transmitir una orden verbal impartida por Liniers y por el Cabildo de Buenos Aires que decía "que debía entregar bajo su custodia al general inglés y a otro oficial prisionero", con la finalidad de trasladarlos a Buenos Aires, que así lo exigían "razones del servicio, el bien del monarca español y los intereses de la Patria".-

Comunicado esto último el general inglés eligió para que lo acompañase a su amigo y futuro cuñado, el Coronel Dennis Pack. (El Cnel inglés contrajo matrimonio con Lady Isabel Luisa Beresford, en 1816).

Se le informó que debía esperar en la Estancia de Fontezuelas durante seis días, y que recibiría órdenes. A los seis días Martinez de Fontes, recibió una carta de Saturnino José Rodríguez Peña, en la que se le avisaba que al llegar a Buenos Aires, encontraron tan mal la situación, que debieron viajar con los oficiales ingleses a Montevideo.

Entonces advirtió Martínez de Fontes el engaño que había sido victima.

Martínez de Fontes se presentó detenido el día 8 de marzo ante el teniente Mariano Gazcón. Quién lo condujo arrestado a sus órdenes hasta Buenos Aires, donde fué entregado a las autoridades .-

Al enterarse de la "fuga y traición", la clase media y baja que fueron el núcleo de las fuerzas que reconquistaron Buenos Aires, se encontraba totalmente irritada y contrariada con los dos Oficiales ingleses que se fugaron de Buenos Aires.

Ellos habían dado su palabra de honor de NO escaparse, ni volver a tomar las armas contra la ciudad, el virreynato del Plata y de España, Se les habían dado todo tipo de facilidades y libertades, bajo "su palabra de honor y de caballeros que eran".

No cumplieron con su palabra de honor.

Beresford, cumplió parcialmente su palabra No queriendo tomar el mando de la "nueva Invasión", y regresando de inmediato a Londres. Pero No cumplió su palabra cuando en 1816, el Reino de Portugal lo "contrata" cómo asesor del Jefe del Estado Mayor, para que organice la invasión y destrucción de los Pueblos Jesuitas de Corrientes y Misiones, la invasión y ocupación permanente de los Pueblos Jesuitas orientales del Río Uruguay hasta el océano Atlántico (los actuales Estados de Paraná, Santa Catarina y Río Grande del Sur), y además con la excusa de atacar al Caudillo Artigas, a la Provincia Oriental del Uruguay, que invade y ocupa al mando del portugués Gral LECOR, toda la Banda Oriental incorporándola después de Tacuarembó (en 1820) como la "Provincia Cisplatina" del Reino de Portugal y Algarves. Bajo la mirada distraída de los "centralistas porteños", posteriormente llamadas "unitarios".

El Cnl Dennis Pack, Jefe del "temido" Regimiento 71 "Highlanders", que se había rendido incondicionalmente en la reconquista de la primera ocupación, con gran número de bajas y con "todo" el Regimiento prisionero, al llegar a Montevideo toma nuevamente las armas contra los criollos del Plata.

En la segunda invasión cae nuevamente prisionero bajo rendición incondicional en la Iglesia de Santo Domingo, donde se había refugiado, pidiendo clemencia por su vida. Cuentan que los soldados y el pueblo lo quería fusilar "allí mismo", por su "falta de honor y hombría de buen", pero que fue salvado por el Párroco y Jefes prestigiosos como Liniers y Belgrano.

Escape y llegada a Montevideo

Mientras tanto los dos ingleses y sus cómplices en la fuga, llegaron a Buenos Aires y se escondieron en la casa del Celador del Cabildo Francisco González, quien dejó la casa vacía llevando a su familia a la quinta de Mercedes Bayo, prima de su señora, próxima a la ciudad, donde también se encontraba Mariano Moreno, que era el abogado representante de los hacendados ingleses instalados en el Plata.

El veinte de febrero cruzaron la ciudad de noche, pero en la desembocadura del Riachuelo, ninguna tripulación los quiso llevar, regresando a la casa de González.

Al día siguiente 21 de febrero, hicieron el mismo camino donde los esperaba un lanchón de la balandra portuguesa "Flor del Cabo", cuyo patrón era Antonio Luis de Lima.

Pagaron por anticipado al doble de lo estipulado y los marineros los llevaron hasta Ensenada. A las ocho de la mañana atracaron contra la corbeta de la marina de guerra inglesa "Charwell", quién se hizo a la vela de inmediato.

Llegaron a Colonia del Sacramento y por tierra se dirigieron a Montevideo, donde llegaron el 25 de febrero.

Los verdaderos gestores de la fuga – Los Juicios realizados.

En el Memorial elevado a Wellesley (Primer Ministro Inglés) el 8 de abril de 1808 por el criollo Manuel Aniceto Padilla, desde Londres donde se había instalado, mencionaba como partícipes en la fuga del General Beresford a: Nicolás Rodríguez Peña hermano menor de Saturnino, Juan José Castelli, Hipólito Vieytes, Antonio Luis Berutti, y prestando su consentimiento miembros de las clases altas de Buenos Aires.

Posteriormente el general inglés Beresford, en señal de agradecimiento, obsequió un "juego de mesa de loza del Cabo" a Juan J. Castelli.

El 21 de marzo de 1807, la Real Audiencia dictó un decreto iniciando juicio a los imputados del delito de "independencia y fuga de William Carr Beresford".

Se resolvió remitir a los imputados con escolta y la seguridad del caso a la Capitanía de Chile, para mantenerlos arrestados hasta que fuese posible su retorno a Buenos Aires, para continuar las causas y el trámite debido.

Los presos eran los siguientes: Pedro José Zabala, Antonio Luis Lima y su criado Cleto, Francisco González, Antonio de Olavaria (Jefe de Frontera), Manuel Luciano Martínez de Fontes, José Presas y Marull, Felipe Sentenach, y el sargento Juan de Vent.

El Juicio concluyó el 7 de octubre de 1808, se había sobreseído de la causa a don Antonio de Olavaria y a don Manuel L. Martínez Fontes, a Francisco González, Antonio Luis Lima y José Zabala. Ordenando su libertad, y levantando el embargo sobre sus bienes, los que serían devueltos.

El proceso final a los verdaderos culpables, lo inicia el Fiscal Caspe el 6 de diciembre de 1808, encontrándose algunos de ellos prófugos.

Queda en la duda, si la orden que transmitió Saturnino J. Rodríguez Peña al Capitán Martínez de Fontes fue una orden falsa o verdadera, dado los intachables antecedentes del Secretario privado de Liniers, Saturnino J. Rodríguez Peña y del Secretario privado de Martín de Álzaga, Juan de Dios Dozo.

Final:

Los tres principales involucrados fueron embarcados el 8 de setiembre de 1807 desde Montevideo hacia Río de Janeiro, en un navío de guerra inglés enviado por el inglés Alte Murray a tal fin.

En premio por la organización y fuga del Gral Beresford y el Cnl Dennis Pack, y por su actitud a favor de Gran Bretaña, Saturnino José Rodríguez Peña, Manuel Aniceto Padilla y Antonio Luis de Lima (patrón de la balandra portuguesa "Flor del Cabo"), fueron gratificados con una pensión de trescientas libras anuales hasta su muerte.

El Alcalde de Primer voto Martín de Álzaga recibe desde Montevideo una carta de Beresford fechada el 26 de febrero de 1807 informándole " ... estoy por irme a Europa: pero a pesar de cuanto me ha ocurrido, me siento interesado por la gente de Buenos Aires ...".

El mismo Santiago de Liniers, recibe otra carta desde Montevideo enviada por Beresford, donde le informa " … que se había evadido con la esperanza de poder hacer algo útil para ambas partes y evitar en lo posible los horrores de la guerra" y le aseguraba "… que no obstante todo lo sucedido, trabajaría para el bien de Buenos Aires…".