sábado, 1 de julio de 2017

La vigencia de Juan Domingo Perón

Juan Domingo Perón.jpg
Official photo of President Perón,1946
Miguel Ángel Barrios
Tiempo Argentino

En la crisis de los regímenes políticos, únicamente la democracia se plasma en la comunidad organizada, mediante la democracia social. Es el gran aporte del peronismo, vía la democracia social en la crisis terminal del liberalismo, el comunismo y el social-liberalismo.

El pasado 1 de julio se cumplió un aniversario más del fallecimiento del tres veces presidente de los argentinos, el General Juan Perón. Ir más allá de Perón, desde Perón, significa reencontrarnos con un político intelectual clásico, contemporáneo, de una gran actualidad, que nos brinda respuestas a los desafíos del siglo XXI. Partimos de la premisa estratégica que más que nuestros bicentenarios, nos encontramos en la Segunda Independencia, y en el mismo dilema que la primera independencia, sólo seremos soberanos, si actuamos en unidad, bajo el Mercosur, la Unasur y la Celac.


El siglo XXI se inició con novedades geopolíticas. Repasemos de manera esquemática, porque nos resulta útil para establecer un horizonte estratégico:

-El epicentro geoeconómico del sistema-mundo serán el océano Pacífico e Índico, lo que trae aparejado el rol de segundo orden del Atlántico, eje predominante desde el siglo XV hasta gran parte del siglo XX:

-Nos hallamos en un estado de transición apolar, a partir del fracaso del intento de imponer un sistema unipolar por el proyecto neoconservador de los Estados Unidos y la emergencia de un sistema multipolar;
-La emergencia de los Estados continentales industriales como únicos actores reguladores y autónomos del sistema-mundo implica el colapso definitivo del Estado-nación industrial clásico. Estados Unidos, China, Rusia, India, son demostración elocuente. La Unión Europea resulta un interrogante y América del Sur, una posibilidad; 
-La posibilidad de una América del Sur unida para un Estado continental exige estar atentos y especialmente ante el jaqueo de múltiples acciones diplomáticas disfrazadas de “centros de asistencia humanitaria”, de bases militares en pos de combatir al “terrorismo” y del reciente golpe parlamentario, que puso en punto de inflexión al corazón geopolítico de la Unasur, nuestra hermana República del Paraguay. La Segunda Independencia nos obliga estar muy atentos ya que se acercan arenas movedizas;
-La relación entre los Estados Unidos y China es un elemento esencial del orden internacional y la perspectiva de paz y orden global bien podría depender de ella.” Ambas son menos naciones en el sentido europeo que expresiones continentales de una identidad cultural, tal afirmación es la máxima forma de realismo”, afirma Henry Kissinger (2010), uno de los estrategas del Imperio más importante del siglo XX; 
-La crisis del capitalismo financiero mundial que parte del centro de poder global, en el fondo refleja la necesidad de reformular un nuevo orden económico ante la inviabilidad del dólar como moneda de reserva mundial y el fracaso de la “autoregulación” de los mercados; 
-El actual funcionamiento del sistema capitalista mundial presenta cuatro problemáticas simultáneas: la social –mediante la destrucción de puestos de trabajo–, la alimentaria, la financiera y la energética de los recursos naturales; 
-La explosión demográfica posee una tendencia demográfica creciente de 1000 millones de habitantes en la segunda mitad del siglo XIX, 2000 millones de habitantes en la década de 1930, 3000 millones en 1959, 4000 millones en 1974, 5000 millones en 1987, 6000 millones en 1988 y 7000 millones de habitantes en 2011. Sus características son para Europa el envejecimiento de su población y el consecuente impacto en los sistemas sociales; mientras en América Latina y Asia existen altas dotaciones juveniles. En cuanto a África, su tasa de mortalidad es dramáticamente alta; 
-Se asiste a la necesidad de democratizar el régimen internacional nacida del “orden” bipolar; 
-Se produce la desoccidentalización de la política mundial ante la emergencia de los Estados continentales industriales, que busca generar un mecanismo de equilibrio de poderes de variante bipolar;
-El sistema-mundo no puede funcionar sin un contenido humano. El realismo puro de la Realpolitik engendrará una geopolítica del caos . La asimetría social es un verdadero escándalo social. El Derecho Internacional Humanitario corre el riesgo de transformarse en irrisorio ante los episodios de Libia, y ahora hay que observar con mucha atención el conflicto en Siria; 
-El movimiento de los “indignados” iniciado en Madrid y que ha llegado a Nueva York, como reacción social ante la prepotencia del sistema financiero, expresa una crisis estructural con epicentro en Estados Unidos y Europa;
-Son internas y externas las causas que han provocado modificaciones geopolíticas en el mundo árabe –África y Medio Oriente– , pero en el fondo subyace la lógica de la guerra de los recursos;
-Al contrario de lo que se afirma simplificadamente en cuanto a su irrelevancia estratégica, América del Sur surge como un continente con potencialidades energéticas, acuíferas, en recursos naturales , alimentarios y en biodiversidad;
-La Unasur posee renta geopolítica y geoestratégica. En consecuencia, el Consejo Suramericano de Defensa se encuentra en la urgencia de crear una doctrina de defensa común de la Patria Grande.
De este análisis , priorizamos en este esquema tres orientaciones estratégicas nucleares del continentalismo suramericano:
-El continentalismo de Perón pasa por la alianza suramericana. Y eso, hoy se llama Mercosur y la Unasur. Las Islas Malvinas, Sandwich y Georgias del Sur se constituyeron en la bandera del continentalismo suramericano con la consecuente proyección Antártica. Y la Celac, en la culminación desde América del Sur de la integración latinoamericana.
-Su escepticismo en el mercado interno, sino en un mercado de integración productiva en América del Sur. Eso hoy se llama desarrollar infraestructura que nos conduzca a la integración física suramericana, en la ejecución perentoria del Banco del Sur y en la fortificación del Consejo de Economía y Finanzas de la Unasur .
-En la crisis de los regímenes políticos, únicamente la democracia se plasma en la comunidad organizada, mediante la democracia social. Es el gran aporte del Peronismo, vía la democracia social en la crisis terminal del liberalismo, comunismo y social-liberalismo.
-Establecer una economía basada en la perspectiva industrial con una matriz en el desarrollo sustentable de nuestros pueblos y no en falsos ‘ismos’, como el ecologismo a ultranza, que en el fondo lleva a la desindustrialización de nuestros pueblos. El fracaso del la Cumbre de Río 20 recientemente, le otorga una claridad meridiana al pensamiento de Perón de una economía ecológica basada en el desarrollo humano.
-Su idea-praxis de concebir la profundización de la democracia a través de la organización libre del pueblo –y no sólo del gobierno, los partidos y el Estado– que le otorga a la comunidad un sentido de representación y participación social, le dan a Perón la hondura, de ser el político que proyectó la democracia social en un más allá de la partidocracia, en un momento que las partidocracias hacen agua ante el capitalismo financiero mundial. Basta observar la caricatura de la democracia griega actual en la cuna de la democracia clásica.
-El imperativo de 2000, “unidos o dominados” no constituye un simple slogan sino la clave única para que América Latina desde América del Sur cumpla su destino de grandeza histórica.