lunes, 17 de julio de 2017

Julio de 1936: Levantamiento de Francisco Franco en España



En julio de 1936 el general Francisco Franco dio un golpe de estado contra la Segunda República Española, un gobierno de centro izquierda, que se encontraba en el poder desde abril de 1931. Inmediatamente se formaron dos bandos: por un lado los franquistas, apoyados por Hitler y Mussolini, y por otro los republicanos, apoyados por la URSS, México y decenas de miles de voluntarios de todo el mundo. Se produjo una terrible guerra civil que dejó un saldo de un millón de muertos. El triunfo fue para las fuerzas fascistas que derrotaron a los republicanos en 1939. Franco instauró una dictadura que se prolongó hasta su muerte en 1975.
.
Fuente: Periódico Claridad, diario de la noche, Año 1, nº 89, Madrid, sábado 18 de julio de 1936.
Un movimiento insensato y vergonzoso. Una parte del Ejército que representa a España en Marruecos se ha levantado en armas contra la República. Las fuerzas de tierra, mar y aires de la República se dirigen contra los sediciosos para rechazar con inflexible energía el movimiento.
Primera nota oficial del Gobierno

El Gobierno ha publicado esta mañana la siguiente nota, que fue radiada en la primera emisión de hoy: “Se ha frustrado un nuevo intento criminal contra la República. El Gobierno no ha querido dirigirse al país hasta conseguir conocimiento exacto de lo sucedido y poner en ejecución las medidas urgentes e inexorables para combatirlo.

Una parte del Ejército que representa a España en Marruecos se ha levantado en armas contra la República, sublevándose contra la patria propia y realizando un acto vergonzoso y criminal de rebelión contra el Poder legítimamente constituido.

El Gobierno declara que el movimiento está exclusivamente circunscripto a determinadas ciudades de la Zona del Protectorado y que nadie, absolutamente nadie, se ha sumado en la Península a este empeño absurdo. Por el contrario, los españoles han reaccionado de un modo unánime y con la más profunda indignación la tentativa reprobable, y frustrada ya en su nacimiento.

El Gobierno se complace en manifestar que heroicos núcleos de elementos leales resisten a los sediciosos en las plazas del Protectorado, defendiendo con el honor del uniforme el prestigio del Ejército y la autoridad de la República.

En estos momentos las fuerzas de tierra, mar y aire de la República que, salvo la triste excepción señalada, permanecen fieles al cumplimiento del deber, se dirigen contra los sediciosos para rechazar con inflexible energía un movimiento insensato y vergonzoso.
El Gobierno de la república domina la situación y afirma que no ha de tardar en anunciar a la opinión pública que se ha restablecido la normalidad”.   
     
¡Sin vacilaciones: hasta el fin!

En estos momentos de prueba para la fortaleza del Gobierno del Frente Popular la clase trabajadora cumplirá, como siempre, con su deber y con sus compromisos, sin que amengüe en lo más mínimo sus entusiasmos la consideración de errores doblemente lamentables por reiterados.


Los obreros de toda España –y de la zona de Marruecos-, sin distinción alguna de ideologías, en magnífico ejemplo de solidaridad, lealtad y disciplina, vuelven a estar, como el 16 de febrero, en apretado haz, dispuestos a jugárselo todo al lado de la pequeña burguesía republicana, frente a la reacción y el fascismo. En ellos encontrarán los elementos responsables que rigen el Gobierno del Bloque popular el más sólido apoyo para combatir implacablemente a los traidores que en el extranjero han hecho armas contra su patria y su Gobierno, cometiendo un doble y monstruoso crimen de perjurio y deshonor.

Al Gobierno cumple aprovechar la lección suprema para terminar de una vez con el atroz lastre de infidelidades, deslealtades y traiciones que desde 1931 viene agostando en flor todas las posibilidades de la revolución democrática, que el pueblo quiso realizar pacíficamente y que sus enemigos quieren obligar a proseguirla cruentamente.

Adelante, pues. Todo, menos consentir que por segunda vez el fascismo se entronice en la gobernación del Estado. Cúmplase, inexorablemente, con los deberes que la hora impone a los gobernantes.

¡Energía, Gobernantes!

Los partidos políticos y organizaciones obreras del Frente Popular –y también la C.N.T.- reaccionan unánimemente frente a la villana acción de los “patriotas” que ¡en el extranjero! Traicionan a la República con las armas que ella les dio en custodia


Nota de Gobernación a las tres de la tarde

La Radio Ceuta, simulando ser la Radio Sevilla, da noticias falsas; dice, entre otras cosas cómicas, que los ministerios de la Guerra y Gobernación están en poder de los sublevados.

En Gobernación ha sido facilitada a las tres menos cuarto de la tarde la siguiente nota, que ha sido radiada por todas las emisoras: “Para que la opinión pública no se desvíe, conviene que la gente sepa que la Radio Ceuta, de la que se apoderaron elementos facciosos, da noticias, simulando ser la Radio Sevilla, de cosas que dice ocurridas en Madrid y en el resto de España, cuando, como es público y notorio, la normalidad es absoluta.

Comprendiendo que su movimiento ha quedado aislado y fracasado se esfuerzan, los que con olvido de promesa por su honor han comprometido los intereses patrios, en divulgar que quedan en poder de los sublevados los ministerios de la Guerra y Gobernación, y otras falsedades como éstas. El público puede juzgar de la situación de aquellas gentes que quieren disimular las divisiones y el desbarajuste que entre ellos reina con mentiras y falsedades como las indicadas”.


Alrededor de las tres de la tarde, el subsecretario de Gobernación, al facilitar a los periodistas la nota que se dio a dicha hora, manifestó que los focos de Ceuta y Melilla de sublevados estaban siendo bombardeados por la Aviación adicta al Gobierno.

Añadió que en Ceuta los sediciosos se habían apoderado de la radio, y haciendo creer que hablaban desde Sevilla manifestaban que en Madrid y otras capitales el movimiento estaba triunfante.

En Ceuta, los rebeldes han lanzado un “ukase” diciendo que fusilarán a todos los que encuentren con las armas en la mano.

La tranquilidad es absoluta en toda la Península

A las tres y cuarto de la tarde han facilitado una nueva nota en Gobernación, que dice así: “De nuevo habla el Gobierno para confirmar la absoluta tranquilidad en toda la Península. El gobierno estima las adhesiones que ha recibido, y, al agradecerlas, manifiesta que el mejor concurso que se le puede prestar es garantizar la normalidad de la vida cotidiana, para dar un elevado ejemplo de serenidad y de confianza en los resortes del Poder. Gracias a las medidas de previsión que se han adoptado por parte de las autoridades puede considerarse desarticulado un amplio movimiento de agresión a la República, que no ha encontrado en la Península ninguna asistencia y sólo ha podido conseguir adeptos en una fracción del ejército que la República española mantiene en Marruecos, que olvidándose de sus altos deberes patrióticos fue arrastrada por la pasión política, sin tener presentes los sagrados compromisos contraídos con el régimen republicano.


El Gobierno ha tenido que tomar en el interior radicales y urgentes medidas, ya conocidas las unas y culminando las otras en la detención de varios generales, así como de jefes oficiales y comprometidos en el movimiento. La Policía ha conseguido también apoderarse de un avión extranjero que, según indicios, tenía el cometido de introducir en España a uno de los cabecillas de la sedición. Estas medidas, unidas a las órdenes cursadas a la fuerza que en Marruecos trabajan para dominar la sublevación, permiten afirmar que la acción del Gobierno será suficiente para restablecer la normalidad”.

Trabajadores: como un solo hombre, en defensa del Frente Popular y de la revolución democrática. Movilizaos inmediatamente y, bajo la disciplina de vuestras organizaciones, marchad, con paso firme, a reforzar los elementos de que el Gobierno dispone para aplastar a los criminales que se han alzado Contra el fascismo, camaradas ¡Victoria o muerte! ¡En pie: al combate!

Fuente: El Historiador