jueves, 20 de julio de 2017

Juan Domingo Perón: El contrato con la California

Fragmento de: La fuerza es el derecho de las bestias,
 Buenos Aires, Instituto Nacional Juan Domingo Perón, 2006, págs. 115-120.

“Los sistemas empleados en la Argentina distan mucho de los nuevos métodos de exploración, prospección, cateo y explotación racional de los yacimientos modernos. Es menester reconocer que no estamos en condiciones de explotar convenientemente los pozos de grandes profundidades que se terminan de descubrir en Salta (...) Si la capacidad organizativa y técnica de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales son insuficientes, la capacidad financiera es tan limitada para encarar la producción en gran escala que podemos afirmar, a priori, su absoluta impotencia. Descartando la posibilidad de la provisión de materiales y maquinaria (solo hipotéticamente, porque sabemos que no es así), ni el Estado argentino está en condiciones de un esfuerzo financiero semejante. (...) Y pretender que los inversores extranjeros inviertan su dinero en compañías argentinas de petróleo es simplemente angelical (...) Si ha de resolverse el problema energético argentino por el único camino posible -el del petróleo- es necesario contratar su extracción por compañías capacitadas por su organización, por su técnica, por sus posibilidades financieras, por la disponibilidad de maquinaria, etc. De lo contrario, será necesario detener el ritmo de crecimiento del país. (...) El contrato con la Standard Oil de California, que el PE sometió a la aprobación del Congreso, contrataba con esta compañía la locación de servicios para la extracción de petróleo para YPF mediante el pago del uno por ciento de beneficio justo.Esa misma compañía se encargaría de la construcción de los oleoductos correspondientes, a amortizar con el transporte del combustible. Estos son los ‘tratos inadmisibles’ que desean insinuar la entrega del petróleo al extranjero. Como si la locación de servicios diera algún derecho de posesión. (...) El compromiso por Standard Oil de California era de llegar a satisfacer en tres años las necesidades del país, trabajando conjuntamente con YPF (...) También se comprometían a incrementar su producción en los años sucesivos, en forma de mantener el abastecimiento interno y aún comenzar la exportación de petróleo y sus derivados, para poder aumentar así la disponibilidad de divisas (...) Los tiranos de mi país, ignorantes e inexpertos, creen que resolverán la financiación con YPF mediante empréstitos. ¿Es que ignoran lo que esto representa? (...) Con este empréstito disminuido y nominal llegarán sólo a YPF los materiales: ellos deberán encarar todo el trabajo y sus altos costos. Yo me pregunto: ¿No es más conveniente traer las compañías especializadas, darles trabajo, dividir las ganancias por mitades y dedicar esas ganancias al pueblo argentino?”
Fuente: El Historiador