miércoles, 7 de junio de 2017

Música: The Beatles, un símbolo del siglo XX


Habitualmente no publicamos notas musicales sobre las “vacas sagradas”, sobre los íconos hiper conocidos, porque no consideramos que sea necesario difundir algo sobre su obra, dado que, justamente, son tan famosos. Pero considerando un comentario que nos hiciera llegar una lectora, nos pareció oportuno presentar esta biografía y algunas de sus canciones para dar lugar, si fuera el caso, al debate.

Nuestra lectora (suponemos que es pseudónimo) Zoila Lechuga nos hizo llegar una breve nota sobre el grupo de música popular sin dudas más famoso del siglo XX: The Beatles. Fue ello lo que nos animó a presentar este material. Antes de su carta, entonces, una breve introducción (tomada literalmente de Wikipedia), y tres de sus clásicos, para luego el comentario que nos hiciera llegar nuestra amiga.
_________

The Beatles fue una banda inglesa de rock que se formó en Liverpool en 1960. Durante su carrera se convirtieron en una de las más exitosas y críticamente aclamadas en la historia de la música popular. Desde 1962 estuvo integrada por John Lennon (guitarra rítmica, vocalista), Paul McCartney (bajo, vocalista), George Harrison (guitarra solista, vocalista) y Ringo Starr (batería, vocalista). Aunque en sus inicios tocaban skiffle y rock and roll de los años cincuenta, a lo largo de su carrera trabajaron con distintos géneros musicales, interpretando desde el folk rock hasta el rock psicodélico. La naturaleza de su enorme popularidad, que fue denominada por primera vez como la "Beatlemanía", transformó sus composiciones, al tiempo que las mismas crecieron en complejidad. Llegaron a ser percibidos como la encarnación de los ideales progresistas, extendiendo su influencia en las revoluciones sociales y culturales de la década de 1960.

Con una formación inicial de cinco elementos que incluía a Lennon, McCartney, Harrison, Stuart Sutcliffe (bajo) y Pete Best (batería), construyeron su reputación en los clubes de Liverpool y Hamburgo en un período de tres años a partir de 1960. Sutcliffe abandonó la formación en 1961, y Best fue reemplazado por Starr al año siguiente. Establecidos como grupo profesional después de que Brian Epstein les ofreciera ser su mánager, y con su potencial musical mejorado por la creatividad del productor George Martin, lograron éxito comercial en el Reino Unido a finales de 1962 con su primer sencillo, Love Me Do. A partir de ahí, fueron adquiriendo popularidad internacional a lo largo de los siguientes años, en los cuales hicieron un extenso número de giras hasta 1966, año en que cesaron la actividad en vivo para dedicarse únicamente al estudio de grabación hasta su disolución en 1970. Después, todos sus integrantes se embarcaron en exitosas carreras independientes. McCartney y Starr permanecen activos, Lennon fue asesinado a tiros en 1980, y Harrison murió de cáncer en 2001.

Durante sus años de estudio crearon algunos de sus mejores materiales, incluyendo el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967), considerado por muchos como una obra maestra. Cuatro décadas después de su separación, la música que crearon continúa siendo popular. Se mantienen como el grupo con más números uno en las listas británicas, situando más álbumes en esta posición que cualquier otra agrupación musical. De acuerdo con las certificaciones de la RIAA, han vendido más discos en los Estados Unidos que cualquier otro artista. En 2008, la revista Billboard publicó una lista de los artistas más exitosos de todos los tiempos en el Hot 100 con motivo del 50 aniversario de la lista de éxitos, y The Beatles fueron colocados en el número uno. Fueron galardonados con siete premios Grammy, y recibieron quince premios Ivor Novello de la Academia Británica de Compositores y Cantautores. En 2004, la revista Rolling Stone los clasificó en el número uno en su lista de los "50 artistas más grandes de todos los tiempos". De acuerdo con la misma publicación, la música innovadora de The Beatles y su impacto cultural ayudaron a definir los años sesenta.
_________

Sobre The Beatles

Zoila Lechuga

Como pasa con muchos ídolos de la música popular, se habla de ellos sin ninguna consideración crítica. Su obra llega a valer simplemente porque son famosos, pero jamás se la cuestiona. Sin embargo, tanto desde un punto de vista estético como sociológico, considero que es oportuno abrirse estos cuestionamientos.

Veamos, por ejemplo, el caso de The Beatles. Sin lugar a dudas es una de las bandas de música popular más famosas de la historia. Tan es así que hasta pudieron compararse con Jesús. Más allá de la sarcástica humorada de Lennon, lo que está en juego es real: The Beatles llegaron a ser tan, pero tan famosos que debe haber habido pocos mortales que no hubieran sabido de su existencia.

Pero hay que ver las cosas desde todos los ángulos, no dejarse llevar sólo por las apariencias. El conjunto británico no aportó nada realmente nuevo en términos musicales. Su producción, definitivamente vasta, no pasa de una propuesta de música complaciente, sin vuelo, nunca ofensiva. No se compara con los jazzistas anteriores, ni con las propuestas de rock pesado que le siguieron. Sus canciones tienen letras superficiales, ridículas en algunos casos, y musicalmente no se salen de esquemas clásicos de tonadillas baratas. Si hay algunos pocos intentos de ir más allá, son eso: sólo unos pocos intentos. Musicalmente no dejaron nada realmente de peso.

Si quedan en la historia es por su valor sociológico. Me atrevería a decir: más bien político. El grupo pasó a ser una estrategia de penetración cultural del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Si los nombraros “sir” a cada uno de sus integrantes, fue porque eso significó algo muy importante para la corona. Significó la intención de reposicionar al alicaído ex imperio en un sitial de honor del que fue destronado luego de la Segunda Guerra Mundial. La forma en que la derecha británica implementó la fama del grupo es un indicador del proyecto político en juego: levantar la popularidad del reino, que venía cayendo en picada luego que su ex colonia al otro lado del Atlántico la destronara como potencia mundial.

En la producción de The Beatles no hay nunca una propuesta de transformación, de denuncia, de incomodidad. Lo más que llegaron a hacer es realizar un panegírico de la droga. Pero eso no significa una propuesta verdaderamente contundente contra el sistema, sino sólo la apología del escapismo. Sus canciones, en definitiva, son banales.

Como fue la primer banda en hacer lo que hizo, en aparecer con el pelo largo y gritando sobre un escenario, teniendo en cuenta todo el mercadeo que se movió a su alrededor, se hicieron tan famosos. Como dice el refrán: “el que pega primero pega dos veces”. Hoy hay miles de grupos mucho más sofisticados que The Beatles. Si actuaran el día de hoy no pasarían de ser una banda más, incluso no de las mejores. Sus canciones son algo tontillas, música para bailar, sin profundidad. Pero no podemos remar contra la corriente, así que tendremos que seguir escuchándolos y endiosándolos todavía por un buen tiempo, mientras el imperio británico siga siendo una de las potencias que nos marca el ritmo en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario