lunes, 5 de junio de 2017

El 2 de febrero de 1936 aparecía "La Teoría General" de Keynes

-
Keynes era un influyente miembro
del Ministerio de Economía británico.
 Bruno Susani *
(Pagina 12/Supl. Cash 
Publicado el 8 de mayo de 2016

Se trata del libro de economía más importante del siglo XX, no solo porque critica los fundamentos de la teoría neoclásica, sino porque propuso un cambio radical.

El libro abrió nuevas perspectivas y problemáticas en la ciencia económica”.

“No existe una salida liberal a la depresión, al desempleo y a la deflación si no se aborda y supera el problema del déficit de la demanda efectiva”.

“Los ricos gastan una proporción menor que los otros agentes. El atesoramiento es un factor de disminución de la demanda y por ende del crecimiento económico”.


El 2 de febrero de 1936, fue editado el libro más importante escrito por John Maynard Keynes La Teoría General sobre el empleo, el interés y la moneda publicado por la Royal Economic Society Cambridge University Press, que marca el comienzo de lo que se llamaría la Revolución Keynesiana.

Se trata del libro de economía más importante escrito en el siglo XX, no solo porque critica los fundamentos de la teoría economía neoclásica, llamada ortodoxa, que dominaba la ciencia económica hasta ese entonces, sino porque propuso un cambio de paradigma alternativo. La Teoría General no solo es un libro crítico de la teoría ortodoxa sino que además contiene nuevas propuestas de política económica. Abrió nuevas perspectivas y problemáticas en la ciencia económica, tales como la teoría del crecimiento económico, la distribución del ingreso y otras como la teoría de los precios relativos que aún no han sido exploradas.

Keynes en su obra emitió dos mensajes simultáneos. El primero está dirigido a los economistas académicos ya que enuncia una ruptura con los fundamentos de la teoría ortodoxa. El segundo se dirige a quienes deciden las orientaciones de la política económica: no existe una salida liberal a la depresión, al desempleo y a la deflación si no se aborda y supera el problema del déficit de la demanda efectiva.

A nivel teórico, Keynes refutó la tesis según la cual existe un equilibrio general basado en los equilibrios parciales que se definen en cada uno de los mercados y que se supone fijan un equilibrio único con la plena ocupación de los factores de producción, el trabajo y el capital. La economía ortodoxa se queda a mitad de camino porque es incapaz de integrar que existe una interrelación entre los mercados. El nivel del empleo no lo fija el salario sino la demanda de trabajo de las empresas, la cual depende de su cartera de pedidos.

Keynes demostró que el equilibrio general con pleno empleo de los factores de producción es un caso particular, y no general, ya que pueden existir múltiples equilibrios estables con desempleo del capital y del trabajo. Para ello inventó la macroeconomía y como lo dice tan bien Skidelsky, uno de sus biógrafos más sagaces, visualizó la economía como una cantidad agregada de producción resultado de un flujo agregado del gasto.

Los economistas pasamos así de analizar la economía como una sucesión de equilibrios parciales a estudiar una maquinaria dinámica. En la teoría keynesiana, la producción y el empleo dependen del gasto global, lo cual invalida la Ley de Say que afirma que toda oferta crea su propia demanda. Mas simplemente, la idea central es que los ingresos de cada uno de nosotros son los gastos de los otros o si se prefiere que no existe la posibilidad de obtener un ingreso si alguien no ha realizado un gasto. Keynes rompió no solo con el conservadorismo teórico sino también con las recetas conservadoras de la gestión de la economía en la medida en que observó que la única posibilidad de salir de un equilibrio con subempleo de los factores de producción tanto del capital como el trabajo era la intervención del Estado a través el gasto publico. Y fue más allá al indicar lo que todas las encuestas muestran hoy, sin excepción, los ricos gastan una proporción de ingreso menor que los otros agentes, lo cual hace que el atesoramiento es un factor de disminución de la demanda y por ende del crecimiento económico. En efecto, en la medida en que el atesoramiento de los más ricos no se traduzca en inversión debido a la incertidumbre entonces la reducción del gasto global se traducirá en una disminución del empleo y en una utilización insuficiente de la capacidad instalada del capital.

La Teoría General benefició de condiciones excepcionalmente favorables. Las tensiones políticas, el enfrentamiento entre regímenes totalitarios y la democracia, se habían agudizado con la Gran Depresión de tal suerte que conformarse con las injusticias sociales que imponía el liberalismo hubiera sido suicida.

La importancia reconocida de la Teoría General debe mucho a su autor. Keynes era un economista reconocido a nivel internacional que planteó una crítica razonable al liberalismo durante la Gran Depresión. Era un político que si bien no participaba en los entretelones de la política partidaria del Partido Liberal, enfrentado a los conservadores, intervenía habitualmente con libros, artículos o discursos sobre los temas de gran actualidad económica. Era además un influyente miembro de la comunidad académica, profesor de una de las mejores universidades del mundo en ese momento, Cambridge, que se benefició del apoyo de un grupo de brillantes economistas que formaban el llamado Circus de Cambridge como Richard Kahn, el inventor del multiplicador del empleo, James Meade, Joan Robinson, Roy Harrod el precursor de la teoría del crecimiento económico, Piero Sraffa y otros.

Era reconocido por la opinión pública en su país y en el extranjero y además, un influyente miembro del ministerio de economía británico, que participó de la planificación del financiamiento de la primera y la segunda guerra mundial. Había representado y representaría a su país en las conferencias internacionales, Tratado de Paz en Versailles o Breton Woods. Su posición de académico, administrador y político le permitió conocer muy de cerca a Roosevelt, discutir con él sobre el New Deal y conocer en detalle la política financiera de la Reserva Federal que compraba obligaciones de la deuda del Estado, política inusitada en ese momento, una innovación teórica y practica en la economía.

* Bruno Susani. Docteur ès Sciences économiques Université de Paris.