miércoles, 3 de mayo de 2017

Misil Cóndor: el proyecto secreto argentino que bloqueó EEUU

Argelio García

Entre los años 80 y 90, Argentina desarrolló el misil Cóndor, un proyecto secreto que hubiera cambiado radicalmente la historia del país haciéndola dominar la región. EEUU, temeroso de perder su control de Latinoamérica, detuvo el desarrollo del arma.
El misil Cóndor tenía como objetivo en un primer momento el desarrollo espacial de Argentina y no se tenía pensado usar como cabeza balística, pero, a raíz de la guerra de las Malvinas, el gobierno de Raúl Alfonsín decidió utilizarlo para propósitos bélicos.

1.Impacto a los Malvinas

Se previó usarlo como arma para recuperar las Malvinas, ocupadas por Reino Unido. Por tanto, el misil tenía un alcance de 750 a 1000 kilómetros y un sistema de guiado mediante una computadora inercial y tobera móvil.

La cabeza balística tenía una carga útil de unos 500 kilogramos y las posibilidades que albergaba el Cóndor eran asombrosas desde el punto de vista militar.

Una de la características más sobresalientes que poseía era que funcionaba a través de combustible sólido. Esto, proporciona muchas ventajas, como el hecho de que podía ser lanzado inmediatamente desde cualquier plataforma habilitada al efecto, lo que, desde el campo de la estrategia, permite grandes posibilidades.

El desarrollo del misil se hizo a través de la cooperación con CONSEN, una empresa europea de transferencia misilística, que proporcionó mucha ayuda en los sistemas de guiado y en los TVC, que en su época, era lo más innovador en materia de combustible sólidos.

Por desgracia para Argentina, las increíbles capacidades de este misil hicieron que fuera codiciado por muchos países, especialmente por Irak y Egipto, alcanzando un nivel de cooperación tecnológica con los mismos y empezando la gestación de la tragedia que acabaría con el Cóndor.

2. El bloqueo de EEUU

Eran los años 80 donde imperaba la doctrina Reagan de 'Guerra de las Galaxias'. Que Argentina desarrollara un arma de tales características hacía que EEUU temiera el proyecto por varias razones:

En primer lugar, si el proyecto experimentaba una mejora mayor, era capaz de alcanzar territorio norteamericano, cosa que EEUU no deseaba.

Segundo, EEUU no quería que este misil llegara a manos de Irak, ya que era mucho más poderoso que los Scud y podía alcanzar Irán e Israel sin dificultad, cosa que rompería el equilibrio en Oriente Medio que había diseñado EEUU.

Tercero, Gran Bretaña, aliado de EEUU, mostraba gran preocupación por el misil Cóndor porque podía destruir sus defensas en las Malvinas y hacerle perder el control de las islas por lo que, indirectamente, presionó a Estados Unidos para que bloqueara la creación del misil.

Por último, si Argentina tuviera el Cóndor a su disposición provocaría una carrera armamentística en toda Latinoamérica ya que, tendría un arma que ninguno de los países de la zona disponía. Eso no interesaba a EEUU porque no quería que las naciones latinoamericanas se hicieran más fuertes en el ámbito militar.

3. El fin del Cóndor

El temor de EEUU se tradujo en bloqueo de transferencia de tecnología para que el misil no viera la luz. Esta presión culminó con el gobierno de Carlos Menem en los años 90, que con una crisis económica galopante y su política de alineación con EEUU, decidió finalizar la investigación que hubiese dotado a Argentina de un poder militar suficiente para mantener su soberanía.

El fin del Cóndor no sólo supuso un mal para Argentina sino, también para otros países más débiles que las grandes potencias, que hubiesen podido tener un arma para defenderse del acoso de los fuertes.

4.¿Volverá el Cóndor a alzar sus alas?

Aunque el gobierno de Menem tumbó el proyecto puede que en un futuro el misil Cóndor vuelva a la vida, y surque los cielos como es su legítimo derecho, honrando a Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario