viernes, 14 de abril de 2017

No solo un iceberg condenó al Titanic, sostiene periodista

Dan Bilefsky

LONDRES – Quizá no fue solo el iceberg.

Desde que se hundió el Titanic hace más de 104 años, y causó la muerte de más de 1500 hombres, mujeres y niños, el misterio ha envuelto a la tragedia.
El Titanic alejándose de Southampton, Inglaterra, el 10 de abril de 1912 en su infortunado viaje Credit Municipio de Southampton, vía Agence France-Presse — Getty Images

Nadie duda que el barco se impactó a gran velocidad contra un iceberg frente a la costa de Terranova.

Sin embargo, un nuevo documental plantea que el hundimiento de la embarcación –celebrada en su momento como el barco más grande jamás construido y alabado porque supuestamente no se podía hundir– pudo acelerarse debido a un enorme incendio en su casco. Al parecer, este inició unas tres semanas antes de zarpar en su desafortunado viaje hacia Nueva York desde Southampton, Inglaterra.

En el documental, transmitido el 1 de enero por el Canal 4 en el Reino Unido, Senan Molony, un periodista irlandés que ha pasado más de 30 años investigando el Titanic, sostiene que el incendio, en un búnker de tres pisos junto a uno de los cuartos de calderas del barco, dañó su casco y ayudó así a sellar su destino mucho antes de que se estrellara contra el iceberg.


“Se trata de una tormenta perfecta de factores extraordinarios y conjuntos: el incendio, el hielo y una negligencia criminal”, argumenta en el documental Titanic: The New Evidence. “Se sabía del incendio, pero se minimizó. Nunca debió zarpar hacia el océano”.

El posible hallazgo de Molony puede rastrearse hasta un ático en Wiltshire, en el suroeste de Inglaterra, donde estaba un álbum fotográfico que no se había publicado antes, que contenía una crónica de la construcción del barco y los preparativos para su primera travesía. Había estado acumulando polvo durante más de un siglo.

Quien descubrió las fotografías fue un descendiente del director de la empresa que construyó el Titanic, Harland and Wolff, con sede en Belfast. Hace casi cuatro años, un colaborador de Molony adquirió unas fotografías raras del barco, que el jefe de ingeniería de Harland and Wolff había tomado meticulosamente antes de que la nave dejara el astillero de Belfast.

Cuando los dos hombres observaron con atención las imágenes, dijo Molony, les impactó descubrir una marca negra en diagonal de nueve metros a estribor en el frente del casco, cerca de donde el iceberg perforó el barco. Un análisis de ingenieros del Colegio Imperial de London revelaron después que la marca seguramente fue causada por un incendio en un búnker de carbón del barco.

Molony dijo que las fotografías eran “el equivalente de la tumba de Tutankamón respecto del Titanic”, dada la riqueza de los detalles históricos que presentan, incluyendo la marca que destaca la extensión del daño.

Los expertos opinaron que la teoría es atractiva, pero están divididos en cuanto a qué tan importante pudo ser el papel del incendio.

En una entrevista, Richard de Kerbrech, un ingeniero naval de la Isla de Wight que ha escrito dos libros sobre el desastre del Titanic, dijo que el incendio habría dañado el mamparo, una pared de acero dentro de su casco, y lo habría hecho más vulnerable después de que el iceberg lo perforara. Una investigación oficial realizada en 1912 en el Reino Unido mencionaba el incendio, pero el juez que la presidía, a quien los críticos calificaban de favorecedor a intereses de empresarios embarcaderos, lo minimizó.

“Este descubrimiento es una revelación, y podría cambiar lo que sabemos sobre la historia de lo sucedido”, dijo De Kerbrech.

Molony sostiene que los dueños del barco sabían del incendio pero eligieron dejarlo pasar, pues retrasar el viaje habría sido un desastre financiero. Al momento de zarpar, el barco estaba amarrado de tal manera que las marcas dejadas por el incendio daban hacia el mar, y no al muelle, y por lo tanto quedaron escondidas para los pasajeros.

No todos están convencidos.

Davil Hill, exsecretario honorífico de la British Titanic Society, que ha estudiado la causa del hundimiento desde la década de 1950, argumenta que, a pesar de que el desastre pudo acelerarse debido al daño que causó el incendio de las paredes de acero que protegían el casco, el fuego no fue el factor decisivo.

“Cuando el Titanic chocó contra el iceberg, cerca de la medianoche del 14 de abril de 1912, se creó una línea de daño de 90 metros de largo en el estribor del casco, incluyendo agujeros y tajos, que dejaron demasiados compartimentos expuestos al mar, de manera que el peso del agua jaló tanto la proa que el barco finalmente se hundió”, dijo. “Un incendio pudo haber acelerado esto. Pero, en mi opinión, el Titanic se habría hundido de todas maneras”.

“Me asombra cómo este barco aún atrapa la imaginación de todo el mundo. No ha sido la peor catástrofe en el mar. Pero sí es la que todos recuerdan”, añadió.







No hay comentarios:

Publicar un comentario