domingo, 9 de abril de 2017

Lo que significó gaitán para colombia

Oscar Laborde
El 9 de abril de 1948, las tres balas que segaron la vida de Jorge Eliécer Gaitán Ayala se convirtieron en el detonante que partió en dos la historia del siglo XX en Colombia.
Pero ¿qué significaba Gaitán en la sociedad colombiana para que ella reaccionara de la manera como lo hizo ante su asesinato? La defensa de lo popular hizo que Gaitán despertara el respeto y el amor de su pueblo. 

El asesinato de Jorge Eliécer Gaitán es un momento de particular importancia en la historia de Colombia. Aún hoy, después de los años transcurridos, seguimos viendo cómo se frustraron las esperanzas de todos aquellos que veían en él la posibilidad de acceder a una sociedad realmente democrática, más justa, menos excluyente.

Ese 9 de abril, provocó verdaderas insurrecciones populares en diferentes lugares del país, varias de ellas, llamadas "juntas revolucionarias" que subvirtieron momentáneamente el orden lo que se denominó el "Bogotazo". Aprovechado por la clase dirigente para "asustar" con el tema de la violencia y el caos. 

De ahí la represión ejercida sobre el pueblo, pues el enemigo, el verdadero enemigo para la "democracia", es que surja un movimiento popular con deseos de cambiar las reglas de un juego monopolizado históricamente por los partidos de derecha. No es casual que paralelamente se inauguraba en Bogotá la IX Conferencia Panamericana impulsada por Estados Unidos que dio nacimiento a la OEA. El significado que queremos destacar del 9 de abril, sirvió para justificar plenamente una política represiva, en el mismo momento en que las tensiones sociales aumentaban en toda América latina.

Como vemos, nuestra historia está signada desde sus inicios por la violencia: genocidios, invasiones, masacres, golpes de estado y asesinatos de líderes populares, proveniente de las élites criollas en connivencia con Estados Unidos. 

Tanto en la década de los 40 en que se dan gobiernos populares o líderes derrocados por golpes de estado. En los 60 y 70, nuevamente se imponen con mayor crudeza las dictaduras militares. Hoy, están utilizando una nueva modalidad, la de los "golpes suaves".

El imperio buscó nuevas formas de imponer su dominación, como lo ha hecho a lo largo de la historia. Su objetivo es utilizar herramientas no violentas (y violentas), para atacar los pilares de los gobiernos que no siguen sus directivas. "Utilizan" a sectores juveniles de la derecha y la clase media, aportando entrenamiento y asesoría en las técnicas de "golpe suave".
Articulan distintas acciones y estrategias de desestabilización social, política y económica, que incluyen huelgas, manifestaciones pacíficas y no pacíficas, en las calles y el intenso uso del Internet y los medios tradicionales de comunicación para magnificar las acciones. 

El objetivo es hostigar, desgastar o derrocar a gobiernos como estamos viéndo, en estos días, dramáticamente, en Venezuela. Pero, nos animamos a decir que en este querido país están aplicando nuevas acciones mucho más violentas y agresivas que en otras situaciones. 

Será la desesperación de que no pueden vencer por vías democráticas.