miércoles, 5 de abril de 2017

La verdad oculta de la guerra del Pacifico

Alejandro Arroyo Paredes
“Fue una guerra inglesa contra el Perú con Chile como instrumento”


Hay dos historias: la historia oficial, embustera, que se enseña ad usum delphini, y la historia secreta, en la que se encuentran las verdaderas causas de los acontecimientos: una historia vergonzosa”.  Graziano“

PROLOGO

Los intereses  de una Reina  y un banquero judío se unieron en la creación de la Guerra del Pacifico. Los intereses económicos en la era contemporánea tanto del Gobierno ingles como de la familia Rothschild impiden al Estado Peruano modificar los textos de Historia del  Perú  y nuestros ciudadanos y escolares no saben la verdad que aquí se cuenta.

ANTECEDENTES

Chile es el único país del mundo que posee depósitos de nitratos con leyes económicas enel Desierto de Atacama (en otros desiertos del mundo existen nitratos, pero no en concentraciones económicas, de allí salió y sale la pólvora para todas las guerras de los últimos 200 años en todo el orbe, es fantástico, por eso Inglaterra nunca desprotegerá a Chile).

Breve historia de la minería del salitre

La historia de la explotación salitrera chilena es un ejemplo de las vicisitudes de la industria minera en lo que respecta a conflictos que puede crear la extracción de recursos naturales.

La explotación de nitratos comenzó en el norte de Chile en 1830, aunque algunas labores menores ya se habían desarrollado en 1820 e incluso en 1810. El principal uso de los nitratos, en aquellos tiempos, era para producción de explosivos (pólvora negra) y en menor medida para fertilizantes. La explotación chilena de salitreras se extendió en el Siglo XIX más hacia el norte puesto que, para los chilenos, Chile llegaba hasta el paralelo 23ºS, mientras que para Bolivia, el límite entre ambos países era el paralelo 26ºS.

Debido a las diferencias de opinión existentes respecto a la ubicación del límite, en el año 1866 se firmó un Tratado, donde se estableció que el límite entre ambos países sería el paralelo 24ºS, y que las ganancias obtenidas por la explotación minera entre los paralelos 23ºS y 25ºS sería repartida en partes iguales entre Chile y Bolivia.

Este tratado no se cumplió, por diversas razones, y en 1874 se firmó un nuevo acuerdo, que establecía la renuncia de Chile a los beneficios económicos obtenidos por la explotación salitrera en la zona comprendida entre los paralelos 23º y 25ºS. A cambio, el gobierno boliviano se comprometió a no alzar los impuestos, durante 25 años, a los trabajadores chilenos que estaban ya instalados en la zona.

En el año 1878, el gobierno boliviano intrigado por  el Gobierno Inglés, aprobó una ley que aumentaba en 10 centavos el impuesto que pagaban los trabajadores chilenos que explotaban el salitre en el territorio boliviano. ¿Por qué se hizo esto  a sabiendas del inicio de una Guerra?, La diplomacia inglesa influyo en este accionar para originar la guerra.

Como esto contravenía lo establecido en el tratado de 1874, los trabajadores chilenos se negaron a aceptar esta alza impositiva y ante la negativa el gobierno boliviano dio la orden de rematar las salitreras que estaban en manos chilenas en Febrero de 1879.

Ante este conflicto, tropas chilenas desembarcaron en Antofagasta impidiendo la acción boliviana; el desembarco de las tropas chilenas se produjo el mismo día en que estaba previsto el remate de las salitreras en manos chilenas, el 14 de Febrero de 1879. Esto condujo a la Guerra del Pacífico de Chile con Bolivia y también con Perú en virtud de un tratado de defensa mutua que tenían estos últimos países.

De acuerdo a lo expuesto, el salitre es un ejemplo de un recurso minero cuya explotación condujo a un conflicto armado de Chile con sus países vecinos septentrionales. Ahora bien, durante la Guerra del Pacífico (1879-1883) Chile tuvo un apoyo directo de Inglaterra, debido a que intereses económicos de dicho país controlaban la mayor parte de la explotación salitrera en la Región de Tarapacá (entonces territorio peruano) y en Perú existía la intención de nacionalizar las salitreras en manos inglesas (las armadas de Chile y Perú estaban equipadas con barcos ingleses y Perú no pudo obtener repuestos, ni reponer barcos durante el conflicto, lo cual obviamente favoreció a que Chile lograra el control marítimo durante la guerra).

El triunfo de Chile en la guerra en 1883 condujo a la anexión de las Regiones de Tarapacá y Antofagasta, con los extensos recursos de nitratos existentes en ellas (“oro blanco”) de modo que hacia 1900 la explotación salitrera se constituyó en la actividad económica más importante de Chile.

LOS INGLESES EN CHILE

La colonia inglesa, además, tuvo gran importancia en la zona norte del país durante el auge salitrero, en los puertos de Iquique y Pisagua.  John Thomas North, el rey del salitre, fue el principal empresario de la minería de los nitratos. Los británicos dejaron su legado plasmado en las calles del centro histórico de la ciudad de Iquique, fundando diversas instituciones, por ejemplo, un Club Hípico. Sin embargo, dicha presencia llegó a su fin, con la crisis salitrera, durante los años 1930.

EL CRIMEN

Cuando comienza el siglo XX, los «salares» de Chile  ya están controlados por empresas inglesas y alemanas. Ambos grandes consumidores de nitratos en su agricultura.

Victoria I   La Reina Inglesa
Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y Emperatriz de la India

La Reina Victoria I, nacida en 1819 y fallecida en 1901, fue Reina de Gran-Bretaña e Irlanda de 1837 a 1901, ella con el Primer Ministro el judío Benjamín Disraeli  y su gran amigo el banquero también  judío Lionel Nathan de Rothscild  decidieron la Guerra del Pacifico y su espía comercial y brazo ejecutor comercial  en esta parte del Continente fue John Thomas North quien fungió de testaferro del banquero judío y espía del Gobierno Ingles.

En 1868, el conservador Benjamin Disraeli, 1er conde de Beaconsfield, asume el cargo de Primer Ministro. Más adelante se demostraría que fue el Primer Ministro favorito de Victoria. Su ministerio, sin embargo, pronto colapsó, y fue substituido por William Ewart Gladstone, miembro del Partido Liberal (nombre con que ahora se conocía la coalición Whig-Peelite). Gladstone era famoso por sus desacuerdos con Victoria y Disraeli durante su carrera política.

La Reina comentó una vez que cuando él se dirigía a ella era como si estuvieran en una reunión pública. La reina detestaba a Gladstone, así como sus políticas, tanto como ella admiraba a Disraeli. Fue durante el ministerio de Gladstone, a comienzos de la década de 1870, que la reina empezó a emerger gradualmente de su estado de luto perpetuo y aislamiento. Con el estímulo de su familia, participó más activamente en la política.

Disraeli volvió al poder en 1874, en el momento en que muchos apoyaban en el país un sentimiento imperialista, incluyendo al nuevo Primer Ministro y la reina, así como muchos en Europa. En 1871 se había proclamado el Imperio Alemán. La hija mayor de Victoria se había casado con su heredero, así que algún día ella sería Emperatriz, excediendo con ello en rango a su madre la reina, de mayor poder político.

Para prevenir tal anomalía diplomática, en 1876 una nueva Acta de Títulos Reales del Parlamento dio a la reina el título adicional de “Emperatriz de la India“. Victoria recompensó a su Primer Ministro, acelerando la acostumbrada concesión de un condado a un Primer Ministro saliente, y le nombró conde de Beaconsfield mientras estaba todavía en su cargo.

La administración de Lord Beaconsfield  (Benjamin Disraeli) cayó en 1880 cuando los Liberales ganaron la elección general de ese año. Gladstone había abandonado la jefatura de los liberales cuatro años antes, y la reina invitó a Lord Hartington, líder liberal de los Comunes, a que creara un gabinete. No obstante, Lord Hartington declinó la oportunidad, argumentando que ningún gabinete liberal podría trabajar sin Gladstone y que él no serviría bajo de nadie más. Victoria tuvo entonces que designar a Gladstone como nuevo Primer Ministro.

Los conflictos de Victoria con Gladstone continuaron durante los últimos años. La forzaron a aceptar sus reformas electorales propuestas, incluyendo el Acta de Representación del Pueblo de 1884, que aumentó considerablemente el electorado. El gobierno de Gladstone cayó en 1885, siendo substituido por un conservador, Lord Salisbury. Gladstone volvió al poder en 1886 e introdujo la Ley Irlandesa del Gobierno Local, que intentó conceder a Irlanda una legislatura separada. Victoria se opuso a la ley, que ella creía que minaría el poder del Imperio Británico. Cuando la ley fue rechazada por la Cámara de los Comunes, Gladstone dimitió, lo que impidió a Victoria designar nuevamente a Lord Salisbury como Segundo Ministro.

El Perú en el siglo XIX no fue la única víctima del poder británico encabezado por su Primer Ministro el judío Benjamín Disraeli. Inglaterra imponía la política del “Libre Comercio”, presionando hasta obtener tratados comerciales a su conveniencia, el caso del Perú fue por que el Estado peruano tenía el monopolio del salitre, que no permitía la participación en el negocio de los capitalistas judíos y británicos principalmente. Para entenderlo debemos saber hechos históricos que jamás nos mencionaron en la escuela, donde solo nos enseñan personajes, hechos, fechas y lugares, sin profundizar las verdaderas causas.

La guerra del Pacifico fue planeada por Inglaterra, Chile recibió de ellos facilidades económicas muy cómodas para adquirir armamento de origen británico, los uniformes chilenos eran de tela inglesa, y los soldados chilenos llevaban fusiles ingleses en sus hombros, el Contra-Almirante Chileno Patricio Lynch, General en jefe de las tropas invasoras del Perú luchó en China y la India como soldado inglés.

El Secretario de Estado de aquella época en Estados Unidos James Blaine declaró ante el comité de relaciones exteriores del congreso norteamericano que la Guerra del Pacífico era “una guerra inglesa contra el Perú, con Chile como instrumento”. (27 de abril de 1882).

NACE EN INGLATERRA  EL  PODER  DE  LOS BANQUEROS ROTHSCHILD    

Lionel Rothschild  financio toda la Guerra  a Chile.


El nombre Rothschild fue adoptado por la familia en el siglo XVII inspirado por el hexagrama rojo que Mayer Amschel Bauer colgó como icono en la fachada de su casa. “Rothschild” (Escudo Rojo en Alemán) el apellido que significa “El Escudo de Salomón”.

Batalla de Waterloo y el Banco de Inglaterra

Al comienzo de dicha batalla entre Wellington y Napoleón, Napoleón parecía vencedor absoluto y los primeros informes a Londres así lo confirmaban. Sin embargo, cuando llegaron los refuerzos prusianos, la balanza se empezó a inclinar a favor de Wellington.

Rothwort, un correo de Nathan Rothschild, cabeza de la rama de la familia establecida en Londres, estaba en el campo de batalla y viajó día y noche para hacer llegar el último informe a Londres. Cuando Nathan Rothschild recibió las noticias, informó al Gobierno inglés pero nadie creyó sus palabras, todo el mundo estaba convencido de que Wellington perdería aquella batalla.

Rothschild comenzó a vender todas sus acciones en la Bolsa de Londres y todo el mundo siguió su iniciativa, lo que causó una bajada sin freno en el valor de las acciones. En el último momento, Nathan compró secretamente por medio de sus agentes todas las acciones de nuevo a precios de saldo. El día 21 de Junio, se recibió la noticia del correo especial de Wellington de que éste había ganado la batalla y Napoleón había sufrido graves pérdidas y a un tercio de sus hombres.

Esto permitió a los Rothschild tener el control absoluto sobre la economía inglesa y forzó a Inglaterra a establecer un nuevo Banco de Inglaterra, pero esta vez controlado por Nathan Rothschild.

Los Rothschild obtuvieron más beneficios aún de la Batalla de Waterloo, según la Enciclopedia Judía. Invirtieron en libras de oro, sabiendo que Wellington las necesitaría para la campaña en España, se las vendieron a alto precio a éste, después se las recompraron a bajo precio y se las vendieron de nuevo a la corona de Portugal para financiar su guerra contra España.

De manera que, después de Waterloo, los Rothschild ya tenían una gran fortuna. Cuando Napoleón fue vencido, el príncipe Guillermo, que había dejado su fortuna a cargo de Mayer Rothshild para evitar que Napoleón la confiscara, tomó su lugar en el trono y los Rothschilds eran los banqueros más ricos de toda Europa.

Este fue el comienzo de la Casa de los Rothschild que controlaba una fortuna estimada entonces en $300,000,000. En 1913, se estimaba la fortuna familiar en más de dos mil millones de dólares.

Pronto los Rothschilds inundaron Europa con ferrocarriles, invirtieron en carbón y altos hornos, financiaron a Inglaterra para adquirir el Canal de Suez Canal, pagaron para que se exploraran los recursos petrolíferos de Rusia y el Desierto de Sahara, financiaron a los zares rusos, apoyaron las operaciones de diamantes de Cecil Rhodes ayudaron a Francia a crear un imperio en África, financiaron a los monarcas de Hapsburgo y salvaron al Vaticano de la bancarrota.

En EEUU, por medio de sus agentes americanos y europeos, ayudaron a financiar la Rockefeller’s Standard Oil, la empresa de Acero Carnegie Steel, y los ferrocarriles Harriman.

Werner Sombart, en su libro Los Judíos y el Capitalismo Moderno, escribió que los años de 1820 en adelante “pueden considerarse como la era de los Rothschild” y continuaba “ hay un solo poder en Europa y éste es Rothschild.”

Mayer Rothschild tras su muerte dejó las líneas maestras a sus descendientes: 1) todos los puestos importantes en su imperio económico serían ocupados por descendientes varones donde el hijo primogénito sería el patriarca 2) la familia debería cerrar los acuerdos matrimoniales entre familiares (primos etc.), lo que pierde su importancia cuando comienzan a establecer matrimonios con otras fortunas importantes 3) nunca debería haber un inventario de su fortuna hecho por parte del Estado o la corte judicial, y prohibió cualquier acción legal o publicación sobre el valor de su patrimonio.

La Inteligencia Americana y Británica han documentado que la Casa de Rothschild, y otros Banqueros Internacionales, han financiado a los dos bandos de una guerra desde la Revolución Americana. Durante las Guerra napoleónicas, una rama familiar financiaba a Napoleón, mientras la otra financiaba a Gran Bretaña, Alemania y otras naciones.

Los Rothschilds operan desde el corazón de Londres, la llamada district ‘City’, que es, sin duda, el centro financiero del mundo, sede de cientos de bancos, la bolsa de Londres, centro de trading de materias primas, etc.
La City de Londres se encuentra en la rivera del Rio Támesis y disfruta de derechos y privilegios especiales, así como de cierto grado de independencia. Desde 1215 hasta el día de hoy,  sus ciudadanos tienen el privilegio de elegir anualmente a un alcalde al que llaman Lord Mayor.

De alguna manera, la City es como un estado soberano, como lo es el Vaticano y desde la fundación del primer banco privado en Inglaterra en 1694, la City tiene mucho que decir sobre los asuntos políticos del país. Incluso la Reina de Inglaterra, en el territorio de la City, está bajo la jurisdicción del Lord Mayor, porque éste y su comité no responden ante la Reina ni ante el Parlamento.

Es evidente que los Rothschild siguen teniendo una influencia de primer orden en la economía y política mundial y que están detrás de iniciativas políticas para llegar a una unidad política única, como la Unión Europea, que no es sino otro paso más en el camino a un gobierno mundial.

En una época en que los gobernantes gozaban de poder absoluto sobre sus súbditos, como era aquella de las monarquías, la solución que encontraron los banqueros para no perder su dinero y su cabeza, cuando los reyes comenzaron a acudir a ellos en busca de dinero para financiar sus guerras, fue la de financiar a ambos rivales; al oponente se lo financiaba discretamente.

También exigían cierta cuota de poder real inmediato, en forma de títulos de nobleza o tierras. En la Europa anterior a la Revolución no era permitido a los judíos ser propietarios de tierras o negocios públicos.

MORALEJA

Esta doble estrategia tenía la ventaja de asegurarse siempre el retorno del dinero y el mantener la cabeza en su puesto.


Mayer Amschel Bauer (23 febrero 1744; F. 19 septiembre 1812 en Francfort) fue el fundador de la dinastía Rothschild.

Su padre, Moses Amschel Bauer, fue un comerciante de monedas y orfebre que se asentó en el barrio judío y abrió un negocio en 1750. Sobre la entrada colgaba un escudo rojo (rot Schild), origen del nombre Rothschild, (el rojo era el pabellón de los judíos protestantes en el este de Europa). La forma germánica “Mayer” se instauró en 1802 en lugar de la original “Meyer”.

Pocos años después de la muerte de su padre, Mayer Amschel comenzó como ayudante en la casa bancaria Openheimer en Hanover, donde tras algún tiempo se hizo socio “junior”.
Mayer Amschel adoptó el nombre Rothschild después de retornar a Fráncfort y adquirir el antiguo negocio de su padre.

Permitidme fabricar y controlar el dinero de una nación y ya no me importará quién la gobierne. (Gran frase)
Mayer Amschel Rothschild.

Nathan Mayer Rothschild Fundador familia banquera de Inglaterra (1777 – 1836) En 1798 Nathan Mayer Rothschild fue enviado a Inglaterra (la primera sucursal en el extranjero) y fue comerciante textil en Manchester hasta 1800. En 1808 fundó el Banco N.M. Rothschild & Sons en Londres, que aun sigue operando con éxito. En 1810 Mayer y sus 3 hijos mayores crearon una intima sociedad en expansión: el más joven Jacob fue enviado a Paris en 1811, facilitando así las operaciones de la familia por toda Europa. Nathan invirtió el dinero del arriendo de soldados de Guillermo I en oro de la Compañía Británica de las Indias Orientales (Honourable East India Company); posteriormente, este oro fue necesario para financiar la campaña del Duque de Wellington y aprovecharon esta situación privilegiada para financiar al ejército de Wellington en Portugal, traficando con grandes cantidades de oro del gobierno británico y a sabiendas de sus Reyes.

HOY COMO  AYER LOS  ROTHSCHILD SIEMPRE PODEROSOS

Los Rothschild han sido colaboradores del Estado de Israel en el pasado en numerosas ocasiones y lo siguen siendo en la actualidad:

1. En 1836 Zevi Hirsch Kalischer convenció a Rothschild que comprase “Erez” “la tierra prometida de Israel”. Erez Israel fue el nombre hebreo del territorio gobernado por el mandato británico, 1919-1948.

2. Edmond James de Rothschild, fue el patrón del primer asentamiento en Palestina en Rishon-LeZion.

3. En 1917 Walter Rothschild, segundo barón Rothschild fue el destinatario de la declaración de Balfour de 1917, que consigno el asentamiento en Palestina como patria de los judíos por el gobierno británico.

4. El primer kibbutz se llamó Erez. Fueron miembros del núcleo Noar Oved de Petah Tikva. El primer asentamiento fue en lo que era Or HaNer en 1949. En 1950, mudaron a su actual ubicación encima de las ruinas del pueblo árabe abandonado de Dimra. Tardaron varios años los Rothschild en crear a Israel. Los Rothschild siempre han sido el motor detrás la creación de Israel. Es muy apropiado que la bandera del país lleve La Estrella de David o el Escudo de Salomón.

5. James Armand de Rothschild financió el edificio de La Knéset (כנסת, “asamblea” en hebreo) como un regalo al estado de Israel.

6. La Corte Suprema de Israel fue donada por Dorothy de Rothschild.

Fuera del despacho del Presidente se observa la carta que Dorothy de Rothschild escribió al Primer Ministro de Israel Shimon Peres expresando su intención de donar un nuevo edificio para la Corte Suprema.

 LA CONEXIÓN ROTHSCHILD Y EL PRIMER MINISTRO BENJAMIN DISRAELI

Además de los hechos muy conocidos de la vida de Heinrich  Heine , que se encuentran en cualquier enciclopedia, que se relacionó con personajes populares de su tiempo como Humboldt, Ferdinand Lassalle, Víctor Hugo, Richard Wagner o Balzac y que adquirió fama por el lirismo de su obra poética, reflejada en títulos como sus Cuadernos de viaje, es mucho menos conocido que fue sobrino del banquero Salomón Heine de Hamburgo, que en la Universidad de Berlín tuvo relación con Hegel (autor de los conceptos de tesis, antítesis y síntesis que después fue usada por los Illuminati) y que fue uno de los más íntimos amigos de Karl Marx.

Gracias a Heine, Marx consiguió refugiarse en Inglaterra cuando huía de la persecución de las policías prusiana y francesa y también gracias a Heine, encontró refugio en la casa de los Rothschild de Londres, adonde había encontrado también protección un masón británico que ocupaba el asiento de primer ministro del Reino Unido, Benjamín Disraeli

Benjamín Disraelí y Rothschild se dieron a conocer por primera vez en el Parlamento ingles en 1847

Y cuando fue Primer Ministro y  a  pesar de las objeciones de su propio gabinete y sin el consentimiento del Parlamento, obtuvo   un préstamo a corto plazo de Lionel de Rothschild para comprar el 44% de las acciones de  la Cia, del Canal de Suez  que permitió a Inglaterra tener el control  de esa parte del Mundo y con reconocimiento para el banquero.

Después de eso Rothschild hizo financieramente lo que quiso en Inglaterra,  su siguiente paso fue América.

LOS ESPIAS INGLESES EN EL PERU

El 28 de octubre de 1879, 10 mil soldados chilenos son embarcados en Antofagasta para desembarcar en Pisagua, en el trayecto estuvieron escoltados por los cruceros de la Armada Británica “Turqueza” y “Ninfa de los mares”

Otro oficial británico que estuvo entre las Fuerzas chilenas como “observador”, fue uno de los tripulantes del barco inglés Shanon, el teniente de marina, Rudolf Edward March Phillips de Lisle, dejó testimonio de sus observaciones en esta guerra, a través de 17 pinturas las cuales representan imágenes que solo pudieron ser captadas del lado chileno, como por ejemplo el ataque a un reducto peruano en la batalla de San Juan y otro en Miraflores, en los que se ven gran cantidad de muertos chilenos debido a que los peruanos están disparando desde el otro lado de sus muros y parapetos; también otras pinturas después de las batallas en las que se ven soldados chilenos recorriendo los restos del enfrentamiento. Así también pinturas sobre la captura del Huáscar, Destrucción de la corbeta unión por los peruanos, el bloqueo de Ancón, de Chimbote, Un plano de Chorrillos, Miraflores y Lima con las posiciones peruanas, etc., (Estos dibujos y acuarelas son propiedad de su descendiente Gerard de Lisle. y fueron publicadas en la obra de Rubén Vargas Ugarte Historia General del Perú, primera edición, Tomo X, gráficos entre las páginas 160 y 161).

La prensa inglesa antes y durante la guerra fue favorable a Chile, como lo comprueban los editoriales del Times de Londres del 10 de mayo y 30 de mayo de 1879, en este último se leen las siguientes frases: “En cuanto a las razones de la guerra, no hace mucho que dijimos que estaban de parte de Chile y que los extranjeros neutrales deben concederles sus simpatías. La querella es mercantil y mientras Chile pelea por la “libertad de comercio” el Perú a tomado el camino de la restricción y del monopolio”.

Al ocupar la provincia peruana de Tarapacá, el gobierno chileno optó por la política de entregar la industria nuevamente a las empresas privadas. John Thomas North y Roberto Harvey tuvieron conocimiento anticipado de esto (el banquero Rothschild fue el que dio la orden)  y adquirieron a bajo precio los certificados de muchas oficinas, para lo cual utilizaron el crédito que les otorgó el gerente del Banco de Valparaíso Juan Dawson, este  Banco tenía capitales del banquero Rothschild.  Fueron así beneficiados con el decreto expedido en Santiago el 11 de junio de 1880 que mandó devolver los establecimientos salitreros que habían sido adquiridos por el gobierno peruano, a quienes depositasen por lo menos las tres cuartas partes de los certificados emitidos por el valor de cada salitrera y entregasen una suma igual al precio de la otra parte. Después tomaron vuelo los negocios de North hasta el Punto de ser conocido como “El Rey del Salitre”.

Robert Harvey, en Tarapacá se encargó de comunicar a las fuerzas chilenas de todos los movimientos de tropas y preparativos del ejército peruano, así como el, otros ciudadanos británicos y marinos de la misma nacionalidad se encargaron de hacer espionaje o labor de inteligencia en el Perú a favor de Chile.

Cuando Chile se apropió de Tarapacá y las compañías británicas empezaron a explotar el salitre, La población de Iquique aumentó a 30,000 personas de los cuáles 6,000 eran ingleses, incluso la Iglesia Anglicana construyó un templo en esta ciudad para sus compatriotas.

INGLATERRA FINANCIA A CHILE ANTES DE LA GUERRA

Gran Bretaña: Le facilitó a Chile préstamos por 1.000 millones de libras esterlinas entre 1860 y 1870. El país se convirtió en la práctica en una semicolonia anglosajona. Resultaba más barato abastecer Valparaíso con carbón inglés que traerlo desde las minas de Concepción. La libra esterlina y el idioma de Shakespeare, eran cosa corriente en el comercio. Todos los meses un escuadrón de la Armada británica patrullaba la costa.

 John Thomas North, llamado ”El Rey del Salitre” (1842-1896), colaboró con el ejército chileno en la ocupación de Antofagasta e Iquique. Terminada la guerra, cuando el presidente chileno Manuel Balmaceda (1886- 1891), ”pretendió” acceder al salitre, North al ver amenazado su ”enclave”, financió a un grupo sublevado en contra del Gobierno en la cruenta contienda civil (1890-1891). El Presidente Chileno Balmaceda, como Allende después, acabaría suicidándose. La pregunta es:  ¿Por qué?


Desde 1879 hasta  comienzos de 1920 recaudó el Estado chileno “por impuestos” la considerable suma de 250 millones de libras esterlinas por concepto de exportación del salitre. Si  estos fueron los impuestos,  ¿cuánto habría sido la utilidad?

Uno de los fuertes pilares de la economía, en aquel entonces, fue el llamado “oro blanco” que diera bonanza, bienestar y estabilidad económica, sobre todo para el Estado, para los empresarios y la pequeña burguesía chilena. Cualquier protesta, cualquier amenaza de paro preventivo o huelga indefinida por parte de los trabajadores, respecto a una mejora salarial y de las condiciones de trabajo, era considerada una amenaza para la seguridad del Estado chileno. De ahí que la ley y la justicia actuaran con mano de hierro y persiguieran con saña y brutalidad, a toda crítica o nueva propuesta que  intentara modificar al statuo quo. [véase: VICUÑA FUENTES, Carlos: op. cit. Capítulo III, págs. 49-50].

Principales transacciones / hitos históricos del Grupo Rothschild
1825: Nathan Mayer Rothschild rescata de la quiebra al Bank of England (Banco Central de Inglaterra) al apoyarlo con sus reservas de oro
1835: Salomon von Rothschild financia y construye el primer ferrocarril en el imperio Austríaco
1837: James de Rothschild financia y construye el primer ferrocarril en Francia
1875: Lionel de Rothschild trabaja en secreto con el gobierno británico en la adquisición de un porcentaje controlador del Canal de Suez

El nombre Rothschild fue crecientemente asociándose al oro en el mundo, influenciado principalmente por los siguientes hitos:
1830: Rothschild se asegura el monopolio mundial para la provisión de mercurio necesario para la refinación del oro
1852: Rothschild se transforma en el mayor refinador de oro en Inglaterra
1919: Rothschild toma la responsabilidad de fijar el precio del oro, hecho que se llevó a cabo desde esa fecha hasta el año 2004
1918-1939: Durante ese período posterior a la primera guerra mundial, Rothschild cambia su énfasis hacia el financiamiento de negocios de carácter más comerciales, tales como el financiamiento de las extensiones del Metro de Londres o el financiamiento de la llegada de Woolworths a Inglaterra.


HISTORIA DE ROTHSCHILD EN CHILE

El vínculo entre el grupo Rothschild y la República de Chile se remonta al año 1825 cuando la rama inglesa del banco estableció un vínculo comercial con la compañía Huth & Co. en Valparaíso, para la comercialización de lingotes de oro, plata y posteriormente cobre.

En 1886, Rothschild es contratado como banquero del gobierno de Chile (cuando terminaba el gobierno de Don Domingo Santa María y se iniciaba el gobierno de Don José Manuel Balmaceda) tras haber completado exitosamente la renegociación de la deuda soberana de Brasil. Entre 1886 y 1930, Rothschild asesoró al gobierno Chileno en la obtención de 16 créditos (la mayoría de los créditos solicitados por el gobierno Chileno durante ese período), mismos que se utilizaron para el financiamiento de ferrocarriles, puertos y obras de alcantarillado.

John Thomas North (El Gran Testaferro) (*Yorkshire, 30 de enero de 1842 – † Londres, 8 de mayo de 1896). Empresario salitrero inglés, obtuvo sus mayores ganancias producto de la Guerra del Pacífico entre Chile, Perú y Bolivia, al apoderarse de la mayoría de las salitreras que cambiaron de nacionalidad como resultado de este conflicto.

Primeros años

Nació en el pueblo de Holbeck, cerca de la ciudad de Leeds, condado de York, Inglaterra. Fue hijo de un próspero comerciante del carbón. Realizó sus estudios en un colegio de Leeds. Comenzó a trabajar a los 15 años como aprendiz de ingeniero mecánico en la firma constructora de molinos y astilleros Shaw, North y Watson, de la localidad de Hunslet. Tras ocho años de experiencia en el oficio de mecánico se cambió a la firma Steam Plough Works, de John Fowlers y Cía., en Leeds. Se casó en 1865 con Jane Woodhead, hija de una prominente figura del Partido Conservador de la ciudad de Leeds, con la cual tuvo tres hijos.

En 1869, fue enviado a Chile por la firma de Fowlers a supervisar la construcción de locomotoras en la maestranza de Carrizal y el puerto de Caldera. Decidió hacer fortuna por sus propios medios, y en 1871 se dirigió al puerto peruano, que luego pasó a ser chileno, de Iquique, que se transformaría en el centro de sus negocios salitreros. Allí, como empleado en la oficina salitrera del peruano González Veliz, conoció la región de Tarapacá.

La nacionalización de las salitreras en Tarapacá

En enero de 1873, el Presidente del Perú, Manuel Pardo, estableció por ley el estanco del salitre en la provincia de Tarapacá, y la prohibición de vender a extranjeros los terrenos salitreros fiscales. De esta manera, el Estado peruano comenzó a controlar la compra y venta de la producción salitrera, con margen de ganancias para las arcas fiscales.

Dos años más tarde, Pardo expropió todas las oficinas y mantos salitreros de Tarapacá, entregando a los propietarios certificados o vales a plazo con un interés.

Primeros negocios

Antes de Testaferro, aguatero

Mientras esto ocurría, North iniciaba sus primeros negocios al importar herramientas y mercaderías desde Europa, para surtir a las oficinas salitreras en Iquique, en sociedad con Maurice Jewell, primer vice cónsul inglés en el puerto  (uno de sus cómplices), además de actuar como agente local de las líneas de vapores.

Con el capital reunido, compró sus primeras oficinas salitreras, y hacia 1878 arrendó la administración de la Compañía de Aguas de Tarapacá durante dos años, encargada de traer agua potable desde Arica en buques cisternas, almacenándola en Iquique para su posterior distribución.

Al año siguiente, y en vista de los acontecimientos bélicos, los ingleses dueños de la compañía de agua potable abandonaron el Perú, y las autoridades chilenas que ocuparon Iquique reconocieron a North como su propietario. Durante la Guerra del Pacífico, North “el aguatero” controló el monopolio del agua potable del puerto.



LA GRAN MENTIRA

A continuación leeremos como la Historia quiere hacernos creer que después de una Guerra de DOS PAISES con cientos de miles de vidas perdidas, todas las minas de salitre quedan en las manos de una sola persona: El Gran Testaferro North.   Y dice así:

Al terminar la Guerra del Pacífico, el territorio salitrero de Tarapacá pasó a poder de Chile, y los Certificados (Bonos) emitidos por el gobierno peruano se desvalorizaron. Los empresarios ingleses que trabajaban en la zona, vieron así la oportunidad de controlar el salitre.

En el departamento de Tarapacá North conoció a Robert Harvey, el cómplice mayor, ciudadano inglés nombrado por el gobierno chileno inspector general de salitreras. Asociado en 1880 con Harvey, obtuvo “respaldo financiero”  del Banco de Valparaíso (controlado por Rothschild)  para iniciar la explotación de la oficina «La Peruana».

North aprovechó bien las informaciones de su socio, Robert Harvey. Harvey se pasó al bando chileno, ofreciéndose enseñar las características de la industria salitrera, apoyar al Ejército y servir de agente de informaciones de los movimientos peruanos en los recientemente capturados territorios de Tarapacá. Esto permitía a North conocer con antelación los planes del gobierno chileno.

La operación consistió en adquirir  a vil precio la mayoría de los papeles (Bonos) correspondientes a las mejores oficinas salitreras. Así consiguió los bonos emitidos por el gobierno peruano durante la nacionalización de las salitreras a bajo precio (un 12 % aproximadamente de su valor original), pues los precios de los Bonos se desplomaban cada vez que el ejército chileno obtenía una victoria, ya que se pensaba que las salitreras pasarían a Chile y este ignoraría a los tenedores de bonos. North apostó por que el gobierno de Chile respetaría a los tenedores de bonos y ganó, Rothschild  a través del Gobierno Ingles los tenía a todos controlados.

Las medidas dictadas en 1881 y 1882 por los gobiernos de los Presidentes “títeres” Pinto y Santa María, reconocieron la deuda de los bonos del Perú y entregaron las salitreras a los tenedores de ellos. De esta manera North o mejor dicho Rothschild obtuvo el 60 % de las ganancias del salitre.

Denominado en la época como el «Rey del salitre», encabezó un conglomerado de empresas que manejaban desde la explotación y comercialización de los yacimientos, hasta el abastecimiento y funcionamiento de las oficinas en las cuales moraban los trabajadores. En 1888 fundó el Bank of Tarapacá and London Ltd., centro financiero de su “supuesto” imperio económico, el verdadero dueño era Rothschild.

Sin embargo, el control que tenía sobre la industria salitrera no fue enfrentado por la administración de Domingo Santa María. Sólo en los años de gobierno del único patriota que tuvo Chile, el Presidente Balmaceda, la situación cambió.

El traspaso de la propiedad

El gobierno de Aníbal Pinto Garmendia, basándose en la investigación de la comisión presidida por Álvaro Covarrubias Ortúzar, decidió devolver las salitreras a sus dueños, es decir, a quienes tuvieran en esa fecha los certificados peruanos y los depositaran en la Tesorería fiscal. El 28 de marzo de 1882 se decretó el otorgamiento de títulos de propiedad, por el cual los ingleses John Thomas North y Robert Harvey se convirtieron en dueños de las mejores oficinas salitreras, y obtuvieron el control de la explotación en Tarapacá, junto a las firmas también inglesas Gibbs y Williamson Balfour de la FamiliaRothschild.

Las oficinas salitreras fueron incorporadas a la red de negocios que North se había encargado de formar antes y durante la Guerra del Pacífico.

En 1882 North viajó a Londres a buscar capital para sus empresas, organizando sociedades de acciones, que desde Inglaterra controlaban el precio mundial del nitrato, por lo que llegó a ser conocido como El Rey del Salitre pero Lionel Rothschild manejaba los hilos del títere.


Balmaceda v/s North

La figura y actividades de North han sido muy discutidas debido a su intervención en el gobierno de José Manuel Balmaceda, fue acusado de aparecer como uno de los promotores del conflicto entre éste y el Congreso. Esta confrontación habría tenido su origen en la posición de Balmaceda, quien vio la nacionalización del salitre como uno de los objetivos de su política económica.

North se defendió desde Londres a través de medios legítimos e ilegítimos, y cuando volvió a Chile a comienzos de 1889, con la intención de comprar todas las propiedades salitreras, se encontró con que Balmaceda tenía decididos planes para que el Estado pasara a controlar la producción del salitre, que se había convertido en una década en la renta principal del fisco chileno.

North regresó a Inglaterra en junio de 1889, dejando en Chile un grupo de abogados para defender sus intereses. Después de la Revolución de 1891, una investigación en 1898 reveló que estos abogados recibieron fuertes sumas de dinero para que en sus cargos como diputados hicieran oposición a Balmaceda en el Congreso y en la prensa, el peruano Vladimiro Montesinos todavía no había nacido.

Vivió en Londres desde 1882. En 1888 decidió retornar a Chile. Poco antes de su llegada el presidente Balmaceda prometió en Iquique acabar con los odiosos monopolios extranjeros, lo cual fue entendido por el magnate inglés como una directa alusión a su persona. Por ello decidió acortar su visita al país y adelantó su regreso a Londres.

Balmaceda cumplió parte de su promesa, al quitarle la concesión del ferrocarril que debía construirse en aquella zona, a pesar de los ingentes esfuerzos de North por evitarlo. Pero no nacionalizó el salitre (en parte Balmaceda se oponía a cualquier clase de monopolio, privado o público), principalmente por la luchas políticas que devinieron en la Guerra Civil de 1891, y en la que existe la leyenda de que hubo oro inglés de por medio. La Leyenda hoy confirmada

Después de esto North se deshizo paulatinamente de sus intereses en la industria del salitre, falleciendo pocos años después.

LA ÚNICA VERDAD DE LA GUERRA = AQUÍ VIENE LO BUENO

EL TRÍPODE DE LA REINA

Como Corporaciones Hostiles, ocupadas otra vez en Hostiles Agresiones Bancarias y la disrupción de la Paz Civil en el continente Americano usando el mismo MODUS OPERANDI que ellas usaron en 1860, 1870 y ahora en 1878.

a) Nuevos yacimientos de minerales han sido descubiertos en América Latina.

b) El viejo asunto que incluye la Guerra de Confederación y el Tratado de 1833 entre Perú-Bolivia, y Chile están otra vez enconándose al punto de iniciar una guerra… (al momento que ésto está siendo escrito, Chile está entrando a poseer armamento moderno para una guerra de agresión contra el Perú en estos momentos…).

¿Por qué existe este estado de guerra entre Perú y Chile y casi a punto de detonar?

¿Quién se beneficia de esta “vieja e insidiosa herida causada por agentes de conocidas corporaciones extranjeras en 1860, 1870 y desde 1872 a la fecha?

Respuesta: Las Corporaciones inglesas. Justo como ellas han hecho por cientos de años con contratos engañosos como la de Corporación del Este de India que permitió al Reino Unido tomar posesión de India; y muchas de las naciones latinoamericanas que sufrieron “la bancarrota y 60 años de confiscación hostil de ferrocarriles y sus instalaciones, recursos naturales, y manejo de los gobiernos”.

Después los agentes de corporaciones inglesas manipularon los recibos de cargamentos de Nitrato-Guano de Perú, Argentina, Bolivia y Chile en relación a los Bonos Peruanos de Guano vendidos en el Mercado de Bolsas Londinense, respaldados por la Casa Rothschild la Banca de la Corona.

El Gobierno del Perú supo que los contratos de 1870-1872 sufrieron unos actos de “manipuleo de los recibos del cargo” por el guardalmacén Depositario de Fe, Sir W. R. Grace y los Almacenes Trípode.

Ellos supieron también del “manipuleo de los recibos del cargo de los cargamentos de Guano y Nitrato (salitre)” cuyos excesos fueron almacenados en Los Almacenes Trípode en Boston, Baltimore, Nueva York, Liverpool y LeHarve, Francia.

También supo el gobierno del Perú todo ese manipuleo de recibos por los agentes reales de W.R. Grace, que ellos no podían pagar (hipotecas) a los inversores ingleses de deudas contraídas en los bonos peruanos de 1870-1872.

Ellos sabían que “la anulación del derecho de redimir las hipotecas y la posesión de un recibo a cargo de la propiedad de otros….estaba bajo la mirada y control de los Agentes de la Corona de Inglaterra.”

Para este tiempo, el gobierno del Perú, mientras tanto, miraba la maliciosa, engañosa, voluntaria y fraudulenta intención de esta Conspiración de “los Poseedores Ingleses de Bonos” traído a cuenta por el Agente Real:

a) El 14 de abril de 1875 Perú llama a todo el Cuerpo Legislativo.

b) Perú invoca la Autoridad Constitucional Conferida por la Constitución Peruana de 1862 para entrar en el Bono 3292 de Mercadería de Contrato, vendido en Nueva York, N.Y., E.U.A., el 1o. de Mayo de 1875, el cual fue “Perfeccionado, Certificado y Tenido al Fiado por la Casa de Crédito Durhan (Intl. Ltd)”

Estos agentes de las corporaciones hostiles de la Corona activamente trabajan a través de agentes/agencias/ corporaciones en las mismas prácticas fraudulentas, usadas anteriormente en la Guerra del Algodón/Guerra Civil y la Guerra de la Confederación.

Es por esto que el Agente y Caballero de la Reina como Presidente Ejecutivo que controla la Reserva Federal del Sistema Bancario Americano y la Reserva Federal Extranjera del Sistema Bancario Americano fue muy “indiferente (en desacato) hacia el Congreso”.

Una vez más, estas Corporaciones de la Corona Inglesa van tras el i Oro ! y minerales de otras naciones; por  y  a través de prácticas engañosas designadas para el control total de la Corona a través de Corporaciones de la Corona y el apropiamiento cuando los gobiernos no sean capaces de controlarlos.

Los estados del Sur primero identificaron quién causó la Guerra Civil. Estos Estados identificaron el perpetrador como: ¡¡¡ Inglaterra ! Los Nitratos y el Guano habían incrementado la producción sureña del algodón, y las Corporaciones Reales del Algodón perdieron 7 millones de libras Esterlinas debido a este incremento de producción por el Nitratos y el Guano que estaba siendo usado por los Algodoneros Sureños.

Conviene entonces que ellos se adueñen de esos recursos para compensar sus pérdidas.

La influencia ROTHSCHILD en los Estados Unidos de América es de mucho tiempo, pero no hay ninguna razón para creer la historia que el judío Haym Solomon que ayudó financiar la Guerra de la Independencia era agente de la familia, cuando él murió en 1785, antes de que Amschel Rothschild se hiciera un financiero internacional.

En 1837 los Rothschild enviaron a agente suyo a que estableciera oficinas en Nueva York. Este era un judío llamado Schoenberg cuyo nombre se cambió a August Belmont, y quién profesó la cristiandad. Este judío había tenido experiencia las sucursales en Frankfurt y Nápoles de la conexión  Rothschild. Desde 1844 a 1850, Belmont fue, a través de la influencia de Solomon Rothschild, hecho cónsul-general austriaco en Nueva York; él renunció entonces como protesta contra el tratamiento de Austria del revolucionario húngaro, Kossuth.

En 1853, Belmont se hizo representante de EEUU en los Países Bajos viviendo en la Haya durante varios años. Después de eso, en 1860, él se hizo Presidente del Comité Nacional Demócrata. En total está claro que Belmont tenía un tremendo poder en los Estados Unidos. Él se hizo enormemente rico y se casó con la hija del Comodoro Matthew Perry que “abrió” Japón a las naciones occidentales.

Entretanto, los Rothschild “establecieron oficinas en los Estados del Sur de EEUU para la compra de algodón que ellos enviaron a Francia, donde ellos la comercializaron… Ellos compraron a cosechas del tabaco enteras para proporcionar los requisitos del tabaco de los varios Estados. Sus propias naves llevaron cargas enormes entre los Estados Unidos y Francia”. (A, Vol. II., pág. 387).

Así, cuando la Guerra Civil (1861-5) irrumpió entre el Norte y Sur, los Rothschild de Europa estaban obviamente muy profundamente involucrados en ambos lados. Es importante recordar aquí que ellos nunca estaban en buen humor con Napoleón III., quién no pidió prestado de ellos sino de otros judíos.

Napoleón III tenía planes muy definidos acerca del futuro de América, y los Rothschild tenían evidentemente un esquema algo similar. La desconfianza de Napoleón III para los Rothschild, sin embargo, le hizo imposible apoyarlo abiertamente por ellos en sus esfuerzos con dinero.

La idea de Napoleón III era establecer un nuevo Imperio adquiriendo México y algunos de los Estados Unidos del sur, y él quería que Gran Bretaña entrara con él a compeler al Norte para abandonar el asedio de los puertos del sur.

El Sur (los Confederados), duramente apretados, estaba intentando afianzarle a Napoleón III la intervención en su favor que ellos esperaron sobrevivir para ofrecerle algún territorio, en Louisiana y Texas. El Gobierno Confederado tenía al judío Judah P. Benjamín como su Secretaria de Estado, y la Enciclopedia judío (B, Vol. III., pág. 30) quita toda duda acerca de qué está pasando, porque dice:

“Desgraciadamente no se ha publicado todavía un estudio completo de la diplomacia de la Confederación, ni cualquier biografía adecuada de Benjamín del que ése sería el capítulo principal. Pero por tal publicación sería mostrado cómo de cerca la Confederación vino a afianzar  a la intervención europea – particularmente a través de la ayuda de Napoleón III – por tentar esfuerzos y del estadista del Departamento de Estado Confederado bajo la dirección de Benjamín, y a la probable transformación de una insurrección en una revolución exitosa en consecuencia.”

Ese Benjamín, antes de la Guerra Civil, había conversado realmente con Napoleón en Biarritz en este mismo asunto de un Dominio francés en América se revela en los Cincuenta Años de Clew en Wall Street (Z.3, pág. 62). Ayudado por préstamos judíos, a través del Credit Mobilier y respaldado por la empresa de Pereira, el candidato de Napoleón, Maximiliano de Austria, desembarcó en México en 1864 para volverse su efímero Emperador.

Pero el complot falló. Gran Bretaña no jugaría su parte. El hombre que lo previno era ¡el Zar Alejandro II de Rusia! Él envió su flota, como esta era, por el océano y la puso a disposición de Abraham Lincoln, así los británicos y franceses supieron que si ellos intentaran llevar a cabo el esquema de Napoleón III, ellos se encontrarían comprometidos en hostilidades con Rusia.

A este pedazo de historia confidencial nunca se le ha permitido volverse propiedad pública. En el momento, el Zar él no lo anunció porque, inmediatamente después, él fue forzado por la situación europea para hacerse amigo con Napoleón III. Que la flota rusa estaba en aguas americanas en el momento, bajo el orden del hermano del Zar, y fue “invitada” por el Secretario Seward, y que esto les impidió a Francia y Gran Bretaña llevar a cabo sus planes es confirmado por Clews (Z.3, pág. 59). Clews consideró la presencia de la flota rusa como un incidente afortunado, pero el Gobierno británico y francés consideró obviamente que era deliberado.

¿Ahora que quisieron los Rothschild? Sus deseos pueden ser estimados con bastante precisión citando la opinión dada por Benjamin Disraeli sobre de América cuando la Guerra Civil estaba terminada:

“Esta será una América de ejércitos, de diplomacia, de Estados rivales y gabinetes manoeuvering, de turbulencia frecuente, y probablemente de guerras frecuentes”. (Registro Anual, 1863, N.S. cv. 21).


Disraeli era la bocina de Lionel Rothschild.

Los Rothschild desearon reproducir en América las condiciones caóticas para obtener eso que en Europa ellos gobernaron todos los Estados; una América unida sería demasiado poderosa para ellos; debía rajarse, y ahora era el tiempo para hacerlo, pero era torpe que Napoleón III ¡no trabaje con ellos!

¿Qué fueron ellos a hacer? Había sólo una respuesta. Apoye ambos lados y prevenga que un gane completamente para cualquiera lado, y así forzar al Norte y al Sur separadamente, con la capacidad que el Norte sea anexado a Canadá. En la práctica, esto significó ayudando al débil Sur más que al Norte fuerte. Eso era lo que el Gobierno británico hizo realmente; a pesar de mucho sentimiento liberal en simpatía con el Norte, la política británica viró ronda en favor del Sur, y la Confederación fue reconocida por este y ayudada directamente permitiendo construir las naves, se ajustadas e incluso tripuladas para este en puertos británicos; tanto así, como es bien conocido, Gran Bretaña tenía que pagar daño y perjuicios seguidamente por las actividades de la Alabama y Florida en alta mar. August Belmont en Nueva York apoyó al Norte “con el más gran vigor”. “Su más valioso servicio, quizás, era una correspondencia constante con amigos influyentes en Europa, los Rothschild y otros en los que él fuertemente puso el lado Norte en el gran conflicto”. (Z.4, Vol. II., pág. 170).

La Enciclopedia Británica (R, Vol. III., pág. 710) también dice que él apoyó enérgicamente la Unión y ejerció su influencia sobre financieros en Inglaterra y Francia en apoyo del Norte. Lionel Rothschild pensó que el Norte ganaría, dice Roth (L). Entretanto, los otros Rothschild invirtieron pesadamente en bonos del Sur y tan finalmente por supuesto incurrieron en fuertes pérdidas. (B, Vol. X., p. 496).

Los Rothschild, yo repito, respaldaron ambos lados, sus intereses materiales estando en ambos lados, y sus intereses políticos requiriendo una guerra larga y un estancamiento que sólo podría ser producidos dando más ayuda al Sur que al Norte.

¿Tuvo August Belmont cualquier contacto con Judah P. Benjamín, el judío que fue primero Fiscal-general, luego Secretario de Guerra, y finalmente Secretario del Gobierno de la Confederado?   Yo encuentro que él tuvo.  La esposa de Belmont, una gentil, tenía un tío John Slidell (1793-1871), un socio en la firma legal de Slidell, Benjamín & Conrad, en Louisiana, y del que ¡Judah P. Benjamín también era un socio!

¡Ésta apenas puede ser una coincidencia; era obviamente cadencia Cohen! Más, Slidell era uno de los dos comisarios que la Confederación envió a Francia para comprar municiones y poner en orden los suministros y embarques y otra ayuda para el Sur. Slidell estaba en términos familiares con Napoleón III. (Z.3, p.p. 60-68), y aprobó la aventura mexicana de Napoleón. (Z.4).

Su hija se casó con el Barón Frederick Emil D’Erlanger, cabeza de la empresa bancaria judía en París cuyo hijo el Barón Raphael Erlanger de Frankfurt había sido representante secreto de los Rothschild.

La empresa Erlanger financió a los Confederados (Estados Confederado de América, por J. C. Schwab, pág. 102, Nueva York, 1901) y yo no tengo duda era ayudado por sus patrocinadores los Rothschild que no podría hacer nada abiertamente debido a la desconfianza cordial de Napoleón III de ellos.

El Erlanger también eran agentes para el Credit Mobilier, rivales de los Rothschild’.

Abraham Lincoln intentó introducir Préstamos Estatales para librar al pueblo de América de los engranajes de los banqueros. Nosotros necesitamos no ser sorprendidos que por consiguiente August Belmont  “se opuso fuertemente a la nominación y elección de Lincoln”. (Z.4, Vol. II.).

Lincoln financió la Guerra Civil sobre créditos del Estado, y por eso él fue asesinado en 1865 por el actor judío Booth.   Este Booth ni fue nunca un sureño ni poseyó un esclavo (A New American History, por W. E. Woodward, 1938, pág. 475).  Un esfuerzo por asesinar a Seward se hizo la misma tarde;   Seward era el hombre que dio la invitación a la flota rusa. Un intento contra el Zar mismo se hizo en París en el año siguiente y en 1881 él fue volado en pedazos por una bomba. Después el Zar sería asesinado en una Revolución financiada por Lionel Rothschild.

¡Lincoln, Seward y el Zar fueron las tres personas que habían prevenido principalmente la partición judía de los Estados Unidos! El Presidente Garfield que tuvo las mismas vistas sobre la verdadera naturaleza de crédito nacional como lo hizo Lincoln, también fue debidamente asesinado.

“Lionel Rothschild tenía una porción grande en el exitoso fondo de la Deuda Nacional de los Estados Unidos”. (B, Vol. X., pág. 501). Se concluye que su fortuna en EEUU tiene un origen asesino.

Éste sería el Acta del Fondo, 1866, después de la Guerra Civil que se retiró un gran número de billetes de banco (Notas de Crédito de Estado) aunque el proceso se suspendió dentro de los dos años.  En 1893, Pierpont Morgan, Belmont y los Rothschild proporcionaron al Gobierno de EEUU con tres-y-un-medio millones de onzas de oro a cambio de bonos que llevan cuatro por ciento de interés y a un precio por lejos debajo del precio del mercado actual de tales seguridades. Esta transacción era muy impopular en los Estados, y con buena razón, porque el alivio ofrecido a las finanzas del país sólo era de diez meses de duración y la situación seguía peor que nunca.

Entonces, sin embargo, el Gobierno de EEUU flotó un préstamo que le vende sus bonos al público, con resultados satisfactorios. (A History of the American People, por S. E. Forman, 1922, pág. 647).

Belmont Augusto, el representante de Rothschild, se volvió Gran Sachem de Sociedad de Tammany que dirigió Tammany Hall, el centro patrón de gobierno y corrupción en Nueva York; esta posición era sumamente útil a la Casa considerando la cantidad de dinero de Rothschild que se invirtió en Nueva York. Tammany Hall es una clase de fachada Gentil para el Kehilla judío, o el gobierno secreto judío.

Belmont Augusto se murió en 1890. Sus hijos, Perry y August, fueron ambos prominentes en la política corrupta del país. Perry Belmont era Presidente del Comité en Asuntos Extranjeros, 1885-9, y Ministro Plenipotenciario en España, 1888-9, y tuvo otros puesteo importantes. El segundo August Belmont tuvo un hijo, Morgan Belmont, y a través de él un nieto, John Mason Belmont; él continuó la empresa para los Rothschild hasta su muerte y ahora Morgan representa a la familia en este.


LOS MOMENTOS PREVIOS A LA GUERRA EN EL PERU

En esos días en el Perú se emitieron la oposición política de ese entonces emitió varios comunicados que decían así:

 PRIMER COMUNICADO

A. Que el Congreso tenga el buen sentido para enfrentar el delito de desacato al y contra el Congreso.

B. Que el Congreso enfrente de una vez la actividad de las Corporaciones Hostiles de la Corona Inglesa; y que “haga un llamado a todas las deudas inglesas desde 1871-72….”

C. NO HAY NECESIDAD DE UNA GUERRA ENTRE PERU, BOLIVIA Y CHILE…”…el remedio se debe dar en reciprocidad y acuerdos comerciales entre estos Países, dando derechos a Chile para el uso de Tierras Peruanas para Transportar Bienes y Productos hasta el Mar en Litoral Boliviano….”

SEGUNDO COMUNICADO

a. Con la reciprocidad y los acuerdos comerciales mutuamente acordados, permitir a Chile el acceso al mar.

b. Cruzar Tierras Peruanas y bolivianas por ‘X’ cantidad de años… (tiempo a determinar por las partes involucradas).

 c. Acuerdo que pueden ser extendidos si todo va bien entre ellos y Bolivia.

d. Perú consigue una compensación justa de Chile por el Transporte de Bienes, etc.., cuando se usen territorios peruanos para el efecto.

A continuación se pasa “otro” texto de un comunicado que hacían las fuerzas vivas del Perú en esos días tratando de “calmar” los ánimos:

TERCER COMUNICADO

NO HAY NECESIDAD DE UNA GUERRA EN LATINOAMERICA. LOS UNICOS GANADORES SERAN LOS AGENTES TRIPODES DE LA CORONA DE INGLATERRA.

1. El Mayor Interés ahora, es si este congreso puede llamar todas las deudas debidas y pagables por Inglaterra desde 1871-1872.

2. Es de interés que las Corporaciones Hostiles de la Reina de Inglaterra sean expulsadas de los Estados Unidos de América.

3. Expulsar estas corporaciones predadoras de la Reina y repeler todas las leyes repugnantes relacionadas con este aspecto.

4. Pararse el congreso y hacer su deber de “gobiernos civiles soberanos de la Unión de los Estados Unidos de América”.

5) Parar el abuso de la Doctrina Monroe.

ES TIEMPO QUE EL CONGRESO, PERU, BOLIVIA, CHILE Y LATINOAMERICA DESPIERTE Y QUE LE DE UN LARGO PENSAMIENTO A TODO LO ESPECIFICADO

“LA HISTORIA NO SE PUEDE NEGAR POR EDUCACION”.

Por considerarlo de suma importancia para los efectos en la comprensión de los sucesos globales que acompañaron la Guerra del Pacifico entre Inglaterra y Perú, vuelvo a transcribir este párrafo:

Los estados del Sur primero identificaron quién causó la Guerra Civil. Estos Estados identificaron el perpetrador como: i Inglaterra ! Los Nitratos y el Guano habían incrementado la producción sureña del algodón, y las Corporaciones Reales del Algodón perdieron 7 millones de libras Esterlinas debido a este incremento de producción por el Nitratos y el Guano que estaba siendo usado por los Algodoneros Sureños. Conviene entonces que ellos se adueñen de esos recursos para compensar sus pérdidas. Estos recursos estaban en el Peru,

Los Rothschild han sido prestamistas originales de los Rockefeller y de todo el desarrollo petrolífero, ferroviario y bancario en Estados Unidos, a través de los Morgan (banca y ferrocarriles), Harriman (ferrocarriles y altas finanzas) y Rockefeller (petróleo y banca). De modo que en el siglo XIX, el control de los ferrocarriles, el petróleo y la banca – hay que recordar que no había autopistas ni aviones – implicaba controlar gran parte del poder real en los Estados Unidos.

Resulta muy llamativo, entonces, que los Rothschild, en la reciente biografía oficial escrita por Niall Ferguson en dos tomos, en Oxford, intenten mostrarse a sí mismos como un poder en decadencia desde mediados del siglo XIX, argumentando que no pudieron instalarse como banca en los Estados Unidos. Resulta contradictorio con el hecho de que a través de la financiación ejercen control sobre los tres principales negocios de Estados Unidos.

Hay entonces en esta familia la voluntad de pasar desapercibida, y esta búsqueda de anonimato está relacionada también con que actualmente el clan Rothschild sólo presta su apellido a bancos de inversión singularmente pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario