martes, 18 de abril de 2017

18-4-1954. Nasser asume la presidencia de Egipto

Daniel Alberto Chiarenza

Durante la Segunda Guerra Mundial, Egipto fue usado nuevamente como base militar británica. El sentido anticolonialista estaba en su apogeo cuando en 1948 fue creado en Palestina el Estado de Israel. Egipto y otras naciones árabes emprendieron la primera guerra contra el nuevo Estado. El oficial Gamal Abdel Nasser (1) combatió allí y recibió dos heridas, una de ellas casi mortal. Luego de ser derrotados los árabes surgió un movimiento conspirativo contra la monarquía del rey Faruk.


Como resultado de las grandes manifestaciones populares contra los dirigentes monárquicos, dentro del ejército egipcio se constituyó el grupo nacionalista autodenominado Oficiales Libres, liderados por el coronel Nasser, de 34 años de edad, quien fuera designado presidente de su Comité Central.

Cuando el “Comité de los nueve” -liderados por Nasser- concurrió con lista propia a las elecciones de la comisión directiva del Club de Oficiales, el resultado fue rotundo: vencieron con 268 votos sobre 386 posibles. Faruk, indignado, anuló las elecciones (enero de 1952).

Después de la masacre de Ismailía donde los ingleses mataron a un centenar de gendarmes que -en cumplimiento de expresas órdenes del Primer Ministro- habían resistido un ataque de las tropas británicas emplazadas en el Canal de Suez, el gobierno rompió relaciones con Inglaterra.

El Comando de Oficiales Libres juzgó que había llegado el momento y fijó el 5 de agosto como fecha de la Revolución. Ante la evidencia de que el Gobierno estaba alertado, el golpe se anticipó para la noche del 22 al 23 de julio. La Revolución triunfó en El Cairo. El Consejo de la Revolución, constituido en órgano supremo, dispuso la disolución de la policía política, detuvo a sus jefes y liberó a los presos políticos.

El rey Faruk pidió protección para sus bienes y a bordo de un lujoso yate real Marussa abandonó el país, rumbo a Capri por voluntad popular.

Las nuevas autoridades, surgidas de la Revolución, anhelada fervorosamente por el pueblo egipcio, emprendieron, tras el alejamiento de Faruk, una exhaustiva tarea de limpieza administrativa. Se multiplicaban las causas por traición, corrupción, fraude y latrocinio y los tribunales especiales debieron extremar sus esfuerzos para dar solución a la gran cantidad de problemas de toda índole que se originaban en la mayor o menor intervención de civiles y militares en múltiples negociados.

Entretanto, el general Naguib mostraba signos inconfundibles de estar animado de un deseo de retornar a la “normalidad institucional”. Pero los demás oficiales revolucionarios no compartían, sus intenciones de llamar a elecciones en un plazo breve; al menos no lo harían antes de “profundizar” la revolución, llevando la justicia hasta sus últimas consecuencias.
Naguib, presidente del Consejo Revolucionario, debió resignar su cargo en febrero de 1954, sin perder por ello su condición de miembro del Consejo. Respaldado por la simpatía de un pueblo que lo veneraba y por el respeto de una oficialidad que veía en él a un auténtico patriota, prácticamente se alejó del poder.
Era 18 de abril y tras el reconocimiento público por parte de los demás oficiales y jefes revolucionarios se hacía activo el liderazgo del coronel Nasser, éste de allí en más vio allanado el camino hacía el poder supremo de la Nación.

El 27 de julio de 1956, Gamal Abdel Nasser anunció solemnemente la nacionalización del Canal de Suez. De esta manera después de centenariamente ser ocupada la región por franco-británicos, la histórica vía de agua pasaba a manos de sus legítimos dueños: los egipcios.

El nuevo Régimen se proclamó nacionalista, socialista e interesado en beneficiar a fellahin, los campesinos pobres del país. Se inició una reforma agraria que limitó el monopolio de la tierra, ejercido por una pequeña parte de los propietarios agrícolas.

Nasser dio prioridad a la construcción de la represa de Asuán -una de las mayores del mundo-, que significó un enorme avance en lo que respecta al riego y la electrificación del país. Fue construida por la Unión Soviética.

Nota:
1.- Gamal Abdel Nasser, también escrito como Gamal Abd al-Nácer (en árabe, جمال عبد الناصر Ŷamāl ʿAbd an-Nāṣir; Alejandría, 15 de enero de 1918 – El Cairo, 28 de septiembre de 1970) fue un militar y estadista egipcio y el principal líder político árabe de su época, conocido impulsor del panarabismo y del socialismo árabe. Ocupó el cargo de presidente de Egipto desde 1956 hasta su muerte en 1970.

No hay comentarios:

Publicar un comentario