jueves, 23 de marzo de 2017

Jorge Zorreguieta: la historia negra del padre de la princesa Máxima

Fueron muchos los civiles que colaboraron con la última dictadura militar. Algunos con más responsabilidad que otros. Este es el caso Jorge Zorreguieta, un pez de gordo del lobbismo rural. Desde 1960, y hasta hoy, estuvo vinculado a diversos cargos en las organizaciones patronales pertenecientes a los grandes propietarios de la tierra. Entre ellas Confederaciones Rurales Argentinas, la Sociedad Rural.

Jorge Zorreguieta, conocido como "Coqui" por sus íntimos –entre quienes se encuentra el ex ministro de economía José Martínez de Hoz– fue secretario de agricultura y ganadería de la Nación entre 1976 y 1980, simultáneamente presidente de la Junta Nacional de Granos; los años más oscuros de la última dictadura militar. 

Su actuación en esos años no fue meramente técnica. Hay quienes afirman que antes del golpe de Estado, Zorreguieta, desde su puesto de secretario de la Sociedad Rural, conspiró con los medios a su alcance contra el gobierno de Isabel Perón. Previo al golpe del 76, Zorreguieta también asiste a las reuniones de la Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias (APEGE) donde participa en la organización del paro empresario del 16 de febrero del 76 que es visto como la cuenta regresiva para el asalto de los militares al poder.

 "En la APEGE había grupos ultraliberales de la Sociedad Rural. Zorreguieta estaba en ellos en las reuniones de APEGE", afirmó Osvaldo Cornide, presidente de CAME. Actualmente es presidente de Centro Azucarero Argentino y de la COPAL, la cámara que nuclear a los productores de alimentos entre ellos, Arcor, su mayor sostén en esa organización. 

Zorreguieta, como subsecretario de Agricultura estuvo en total comunión con los ideales del régimen. Así lo recordó el diputado y jefe de los pequeños y medianos ruralistas, Humberto Volando: "Zorreguieta era un lobbista profesional del campo". El 20 de mayo de 1980, durante una conferencia de prensa efectuada en Agricultura, Zorreguieta dijo: "Debemos recordar que el presidente Videla ha expresado que la Nación está dispuesta a apoyar al sector agropecuario el cual, en el momento de la prueba, hace cuatro años, fue el primero en ponerse en pie y dar el sí a la convocatoria del Proceso de Reorganización Nacional". 

Según Michiel Baud, historiador holandés, Zorreguieta nunca se arrepintió de lo que hizo. Debió comparecer como testigo ante el tribunal que investiga más de 2000 desapariciones de opositores a la dictadura en La Plata. Zorreguieta había sido mencionado por la madre de la desaparecida Lidia Amigo, Matilde Leston, quien dijo que el ex subsecretario de Jorge Rafael Videla “no hizo nada” cuando su esposo, Alberto Amigo, le contó que su hija había sido secuestrada. Alberto Amigo ocupó el cargo de Zorreguieta hasta el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. 

Es el padre de Máxima, la princesa esposa del prìncipe heredero de la Corona holandesa, Guillermo Alejandro Orange-Nassau.