domingo, 12 de marzo de 2017

Chistes geniales de Gila que nos siguen haciendo reír hoy

Miguel Gila podría haber cumplido hoy [12 de marzo de 2017] 98 años. Uno de los mayores cómicos de la historia del humor en español, había nacido en el distrito de Tetuán de Madrid en 1919. Militante de las Juventudes Socialistas, fue fusilado (mal, decía él) en la Guerra Civil, una de las experiencias que, junto a la orfandad, el hambre y la cárcel, convirtió en combustible para sus inteligentes e hilarantes viñetas en La Codorniz o Hermano Lobo y sus inolvidables monólogos.

Hagamos un breve recorrido a través de su inmensa obra, a modo de homenaje.
Gila, huérfano de padre, se crió con sus abuelos en el barrio de Chamberí. Debido a las dificultades económicas en su hogar, abandonó los estudios a los 13 años.
Al estallar la Guerra Civil, como militante de las Juventudes Socialistas Unificadas se se alistó como voluntario en julio de 1936 en el Quinto Regimiento de Líster.
En el Viso de los Pedroches (Córdoba) fue puesto frente a un pelotón de ejecución y logró salvar la vida. El fusilamiento se produjo al anochecer de un día lluvioso y los integrantes del piquete estaban borrachos, por lo que no le acertaron al disparar.
Pasó después por la cárcel de Yeserías,  desde donde llevaban a los reclusos a construir la de Carabanchel. Estuvo preso luego en Torrijos, donde coincidió con el poeta Miguel Hernández.
Empezó su trabajo como humorista gráfico en un revista universitaria salmantina llamada,  Trabajos y días. Más tarde publicó en La Codorniz  y en Hermano Lobo .
Según su autobiografía, el éxito en los escenarios le llegó en 1951, cuando actuó en un teatro de Madrid, como espontáneo, improvisando un monólogo sobre su experiencia como voluntario en una guerra.
En 1962 se exilió a Buenos Aires (Argentina), según sus palabras “por un empacho de dictadura” .
Tras desarrollar una exitosa en varios países latinoamericanos, regresó a España definitivamente en el año 1983.
En 2001, en Barcelona, tras más de medio siglo haciéndonos reír, fallecía a los 82 años de edad uno de los máximo representantes del humor de posguerra en España, dejando huérfanos a su legión de admiradores.

Con información de Wikipedia y algunas fotos de miguelgila.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario