lunes, 16 de enero de 2017

La socialdemocracia alemana y su apoyo a la diplomacia franquista

Cristina Calandre Hoenigsfeld
Los alemanes rompieron con el nazismo, tras su derrota en la II Guerra Mundial, y han sido ejemplares en su reparación a las víctimas judías, con reconocimientos, memoriales, indemnizaciones, etc.

Espero que cuando se trate el tema del Holocausto, se reconozca que España colaboro con este, entre otras actuaciones, con la promulgación y aplicación de estas leyes raciales, a pesar de haber sido un país supuestamente “neutral“
El próximo día 27 de enero [de 2017], es el día internacional de conmemoración de la Memoria del Holocausto, por mandato de la ONU desde el año 2005, aniversario de la liberación por parte del ejército rojo, del campo de exterminio de Auschwitz, el 27 de enero del año 1945.
Los alemanes rompieron con el nazismo, tras su derrota en la II Guerra Mundial, y han sido ejemplares en su reparación a las víctimas judías, con reconocimientos, memoriales, indemnizaciones, etc.
Pero lo que llama la atención, es que todavía no rompan con el franquismo, apoyando a la diplomacia franquista, que colaboro con el nazismo.
Esto lo podemos comprobar en la Fundación Billy Brandt, que custodia el legado, del que fue canciller alemán, que pertenece a la socialdemocracia alemana, y cuyo vicepresidente es el historiador Bernd Rother.
Este historiador, escribió en el año 2005 el libro “Franco y el Holocausto“ (editorial Marcial Pons) que hay sobre la colaboración de España en el Holocausto (la versión alemana salió en el año 2001), tras investigar en los archivos del Ministerio de Asuntos exteriores español.
 En la página 130- 133, describe con detalle la normativa antisemita de “Paso de fronteras“ de 11 de mayo de 1939, que se promulgo desde el Servicio Nacional de Políticas y Tratados, que dirigía, el diplomático franquista y antisemita, José Rojas Moreno, Conde de Casa Rojas, bisabuelo del exministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón, del Partido Popular, y siendo ministro de Exteriores el General Gómez Jordana, y de interior Ramón Serrano Suñer.
Según pone en el libro, esta normativa estuvo vigente, por lo menos hasta el año 1942, ya en plena “Solución final“, donde fueron exterminados más de seis millones de judíos (dos tercios de su población).
En la reciente entrevista que hacen en Radio Nacional de España, con motivo del Día del Holocausto, participa un superviviente judío del Holocausto, Isaac Revah y me llama la atención que mientras este alaba a los diplomáticos franquistas “salvadores de judíos“ como fue en su caso, Romero Radigales, en Grecia, Rother, que participa desde Berlín, no explique lo que dice en su libro, esto es la normativa antisemita de paso de fronteras que tanto daño supuso para los judíos que intentaron huir del Holocausto y no pudieron. Su silencio es llamativo en esta entrevista.
Mis abuelos maternos, judíos polacos, los Hoenigsfeld, tuvieron que convertirse al catolicismo en Paris en Abril de 1939, para poder pasar la frontera de Hendaya-Irún, en agosto de 1939 y tener los estrictos requisitos que la normativa requería (avales franquistas, etc). Sus familiares, hermanos, sobrinos, no tuvieron tanta suerte, víctimas de la Shoah.
MONUMENTO-NACIONAL-MEMORIA-VICTIMAS-HOLOCAUSTO_CLAIMA20121113_0203_14
Es preocupante que se siga tergiversando esta historia, manteniendo el mito de que Franco salvo a los judíos (o lo que es igual que sus diplomáticos lo hicieron) y no se investigue seriamente, la normativa antijudía que promulgo y aplico:
La de paso de fronteras, y la de depuración del Colegio de médicos, a los médicos y odontólogos judíos, (BOE de 7 de octubre de 1939), firmados por el Ministro de Gobernación, Ramón Serrano Suñer.
Ambas normativas ya han sido reconocidas recientemente por historiadores, como Ángel Viñas (La otra cara del Caudillo | Editorial Crítica 2015), que ya había escrito el prólogo al libro de Bernd Rother en el 2005.
Me preocupa que los alemanes, los grandes responsables de la Shoah, mantengan oculta esta historia de connivencia de Franco con los nazis, pues estas leyes, siguen todavía sin ser reconocidas oficialmente, anuladas, y el franquismo sigue legitimado.
En la página web dedicada al Holocausto de la propia Comisión Europea, IHRA, conseguimos que se reconocieran, mas o menos, estas normativas, pero ahora estamos esperando la investigación que está llevando a cabo la Universidad de Oregón en USA, y que podemos ver la convocatoria en esa misma página web de IHRA, que se hizo en agosto del 2015, específicamente sobre España y el Holocausto.
Siguiendo con la Unión Europea, según me han comunicado desde la Casa de la Historia Europea, del Parlamento Europeo, este Museo se abrirá el 6 de Mayo del 2017, proyecto que comenzó hace ya diez años, y que va teniendo sucesivos retrasos.
Espero que cuando se trate el tema del Holocausto, se reconozca que España colaboro con este, entre otras actuaciones, con la promulgación y aplicación de estas leyes raciales, a pesar de haber sido un país supuestamente “neutral“.

No hay comentarios:

Publicar un comentario