martes, 6 de diciembre de 2016

Colombia: Masacre de las Bananeras



Carlos Rincón

LLEGA LA UNITED

La United Fruit Co, que  se enseñoreaba en la rica región alrededor del puerto de Sta. Marta, había logrado, utilizando  mecanismos de corrupción, la aquiescencia de los gobernantes, funcionarios y políticos para “invertir” inmensas sumas de dólares en la infraestructura de la zona, totalmente puesta a su servicio. Se había convertido en la mayor empleadora de la región, y en esa misma misma medida imponía sus condiciones a una clase obrera en formación. 

 En el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, se encontraron las siguientes comunicaciones enviadas por la Embajada de Francia en Bogotá en el mes de octubre de 1913 por las que informaba a la metrópoli sobre las andanzas de esta compañía americana, analizando cómo los franceses se estaban quedando sin posibilidades de intervenir en la economía de esta región.
  
“El puerto de Santa Marta está ocupado actualmente, en gran parte, por la compañía del ferrocarril, por las vías, los talleres y los muelles construidos con el dinero de la United Fruit Cy.

“En este momento, ella solicita nuevas concesiones de terrenos alrededor del puerto con la intención de rodear la ciudad de vías férreas, de aislarla del puerto y de permanecer como dueña de los accesos al puerto. Este proyecto de la United Fruit Cy está inspirado por el objetivo de permanecer como dueña de todos los andenes y muelles que se construyan más tarde. Es muy probable que llegará a alcanzar su objetivo pues es posible que los concejales municipales y las autoridades se dejen persuadir por los medios que emplean las grandes compañías.
  
“Los americanos de la United Fruit Cy están instalados en una nueva Ciudad que esta compañía está construyendo sobre los terrenos que ha comprado al sur de la ciudad de Santa Marta. Esta será la ciudad americana.

“Para terminar y demostraros la invasión practicada por la United Fruit Cy os diré que alrededor de los pueblos de la región bananera no queda terreno. Para hacer algún cultivo los habitantes deberán en adelante ir a buscar en las montañas, lejos del ferrocarril, las tierras que les son necesarias para cultivar los frutos indispensables para su vida. Hoy en día todo es caro pues es llevado de regiones alejadas. La misma leña para la cocción de los alimentos debe ser traída de muy lejos, de tierras que no pertenecen aún la United Fruit Cy.(archivo histórico Biblioteca Luis Ángel Arango).

 Esta es una muestra de cómo los inversionistas de ayer y de hoy utilizan los mismo mecanismos para hacer negocios en los países menos desarrollados y extraer inmensas ganancias, expoliando sus recursos, explotando la mano de obra, , corrompiendo a los burócratas, violentando la economía, la cultura y formas de vida de sus pobladores y asesinándolos  si es necesario.

La historia oficial, la “historia patria”, la que se enseña en las escuelas y colegios de Colombia, la autorizada por el Ministerio de Educación Nacional, no recuerda el  más horrendo crimen con que la violencia y el terror  del estado inauguran el Siglo XX: La Masacre de las Bananeras!!   Violencia contra los obreros, contra todos los trabajadores y contra todo el pueblo que no cesa, transcurrido todo el siglo XX y ya culminando la primera década del XXI. Los actores son los mismos, de un lado el pueblo inerme que reclama sus derechos, del otro las  multinacionales, el “oro americano”, una oligarquía apátrida y entreguista; presidentes, funcionarios y militares criminales, corruptos y ebrios de masacre.

Hace 80 años, la rica región del Departamento del  Magdalena: Ciénaga, Riofrío, Guacamayal, Sevilla, Aracataca, la zona bananera, de la que se había apoderado la multinacional United Fruit company utilizando el chantaje, la intimidación, el contubernio con funcionarios corruptos y con el beneplácito del “alto gobierno”, se cubrió de sangre inocente de obreros, de sus mujeres e hijos que, engañados habían sido conducidos a la plaza central del municipio de Ciénaga con la promesa de firmar un acuerdo que pusiera fin a la justa huelga iniciada el  12 de noviembre. Con inaudita sevicia criminal, y para servicio y beneficio de los intereses de la multinacional estadounidense, más de tres mil hombres y mujeres de la clase obrera y campesinos fueron masacrados por esbirros y  guardias privados – las “convivir” de aquella época-, bajo las órdenes de la alta oficialidad del ejército: los coroneles  Cortés Vargas y Páramo; los capitanes Luis F. Luna, Garavito, Fernández, el teniente Uribe y tantos otros oficiales denunciados en  los innumerables testimonios presentados por Gaitán en su célebre debate en la Cámara de Representantes. Todo con el beneplácito del presidente Miguel Abadía Méndez y sus ministros. Más de 3000 muertos que por dignidad los trabajadores y el pueblo de Colombia no pueden olvidar.

 La historia criminal del Estado colombiano solo ha cambiado de nombres. Ahora tenemos, los Uribe Vélez, Los Santos: Juan Manuel y Francisco; los generales Naranjo, Rito Alejo, Mario Montoya; los ministros Luis F. Arias alias “Uribito”, Holguín Sardí,  Fabio Valencia Cossío, artífices,  favorecedores y cómplices en los actuales crímenes de Estado; las siniestras AUC: (Autodefensas Unidas de Colombia),organizaciones paramilitares éstas herederas de las cooperativas “convivir”, fundadas y armadas por Uribe Vélez siendo Gobernador de Antioquia, con sus comandantes carniceros: los Salvatore Mancuso, Carlos Mauricio García Fernández alias “Doble Cero”, Ever Veloza García “HH”, Carlos y Vicente Castaño, Ernesto  Báez, Martín Llanos, Diego Fernando Murillo “Don Berna”, Rodrigo Tobar Pupo alías Jorge 40 y tantos otros más.

También la misma United Fruit Company travestida en su filial Chiquita Brands International o Banadex, ha multiplicado su espectro tenebroso en el tiempo por la presencia y criminal actividad de un cúmulo creciente de multinacionales depredadoras: “Coca Cola, Nestlé,  Drummond, Cemex, Holcim, Muriel mining corporation, Glencore-Xtrata, Anglo American, Bhp Billington, Anglo Gold Ashanti, Kedhada, Smurfit Kapa – Cartón de Colombia, Pizano S.A. y su filial Maderas del Darién, Urapalma S.A., Monsanto, Dyncorp, Multifruit S.A. filial de la transnaciona Del Monte, Occidental Petroleum Corporation, British Petroleum, Repsol YPF, Unión Fenosa, Endesa, Aguas de Barcelona, Telefónica, Canal Isabel II, Canal de Suez, Ecopetrol, Petrominerales, Gran Tierra Energy, Brisa S.A., Empresas Públicas de Medellín, B2 Gold – cobre y oro de Colombia S.A; .

Respecto de la actividad criminal de estas multinacionales conviene ver el Informe del Tribunal Permanente de los Pueblos: “EMPRESAS TRANSNACIONALES Y DERECHOS DE LOS PUEBLOS EN COLOMBIA, 2006 – 2008”,.


La masacre de las bananeras de 1928. se reproduce y perpetúa con dimensiones dantescas en los más de tres mil dirigentes asesinados en los últimos 8 años bajo el gobierno de Uribe Vélez; en los 4 millones de desplazados; en las incontables viudas y huérfanos; en el más de un millar de “positivos” ( hombres del pueblo asesinados y presentados como guerrilleros por el ejército para cobrar recompensas; en los miles de torturados, descuartizados y arrojados a fosas comunes; en los cientos de desaparecidos que no tienen cuenta.
Mientras no tomemos nuestro futuro en nuestras propias manos, seguiremos repitiendo la historia como tragedia.

 PARA DERROTAR EL OLVIDO: LA HISTORIA COMO PRESENTE

 

2ª.parte.

La Chiquita: Gigante Terrorista.

DIGNA HEREDERA DE  LA UNITED FRUIT COMPANY,



La historia de la United Fruit Co. (UFCO) Se remonta a las últimas décadas del Siglo XIX, época de gran auge   de inversión de capitales norteamericanos en Centroamérica, donde los  modernos empresarios yanquis inauguraban las patentes de corzo otorgadas por las oligarquías lacayas. Así, Keith Minor, yerno del Presidente de Costa Rica, construyó el ferrocarril de ese pequeño país e inició las grandes plantaciones bananeras y la exportación de la fruta al ávido mercado norteamericano. Fundó, inicialmente la Bostón Fruit Co. y en 1899 se fusionó con la United Fruit Co. (UFCO) adoptando este nombre y convirtiéndose en la mayor empresa con plantaciones en Colombia, Costa Rica, Cuba, Jamaica, Nicaragua, Panamá y Santo Domingo. Poseían  su propia flota de vapores y  cientos de kilómetros de ferrocarril que unían las plantaciones con los puertos.


El mejor aliado de los “inversionistas extranjeros” han sido los gobiernos dictatoriales. El proyecto neocolonial se construye como una estrategia de la derecha mundial, y es así como en 1901 el  dictador Guatemalteco Manuel Estrada Cabrera otorgó a UFCO la exclusiva en el derecho a transportar correo entre Guatemala y EEUU. La UFCO juzgó que Guatemala, gracias a la mano de hierro de la dictadura,   tenía “un clima ideal para las inversiones”* y  creó la Compañía Guatemalteca de Ferrocarril como su compañía filial. Contrató con el dictador Cabrera la construcción de un ferrocarril entre la Ciudad de Guatemala y Puerto Barrios y logró  un leonino contrato para comprar tierras  en cercanía del puerto. También negoció el contrato para construir la línea de telégrafo desde la capital al mismo puerto. Además de recibir subsidios del estado guatemalteco, se eximió del pago de impuestos por 99 años y controló los precios de los fletes de exportación y del transporte por ferrocarril. Era el verdadero poder detrás de la dictadura! Era el signo del progreso capitalista que invadía a una Guatemala sumida en la más grande pobreza y de la cual 108 años después no ha logrado  escapar.


Guatemala vivió la mano de hierro de las dictaduras de derecha hasta 1944 en que Jorge Ubico fue derrocado y Guatemala inauguró la democracia eligiendo como presidente a Juan José Arévalo, maestro socialista, al que sucedió Jacobo Arbenz , quien continúo con la obra de su antecesor.



Esta nueva realidad guatemalteca, y la fiera oposición de la UFCO, es magistralmente narrada por Eduardo Galeano:




“La United Fruit Trono de bananas, corona de bananas, una banana empuñada a modo de cetro: Sam Zemurray, señor de tierras y mares del reino de la banana, no creía que sus vasallos de Guatemala pudieran darle dolores de cabeza:
—Los indios son demasiados ignorantes para el marxismo —solía decir, y era aplaudido por los burócratas de la corte en su palacio real de Boston, Massachusetts.

Guatemala forma parte de los vastos dominios de la United Fruit Company desde hace medio siglo, por obra y gracia de sucesivos decretos de Manuel Estrada Cabrera, que gobernó rodeado de adulones y de espías, lagos de baba, bosques de orejas, y de Jorge Ubico, que se creía Napoleón pero no era. La United Fruit tiene en Guatemala las tierras que quiere, inmensos campos baldíos, y es dueña del ferrocarril, del teléfono, del telégrafo, de los puertos, de los barcos y de muchos militares, políticos y periodistas.

Las desdichas de Sam Zemurray empezaron cuando el presidente Juan José Arévalo obligó a la empresa a respetar el sindicato y el derecho a huelga. Pero ahora es peor: el nuevo presidente, Jacobo Arbenz, pone en marcha la reforma agraria, arranca a la United Fruit las tierras no cultivadas, empieza a repartirlas entre cien mil familias y actúa como si en Guatemala mandaran los sintierra, los sinletras, los sinpan, los sin…”(Eduardo Galeano “Memoria del Fuego:Marzo de 1953”.)


LA UNITED FRUIT CO  SE GRADUA COMO GOLPISTA.



El 17 de Junio de 1954, la criminal maquinaria de la CIA  y el gobierno de los EE.UU, una tropa de mercenarios armados por la UFCO y la CIA y dirigidos por el oscuro Coronel Carlos Castillo Armas,  desde Honduras,  atacan a Guatemala, bombardean su capital, masacran al pueblo indefenso y derrocan, siete días después, el 24 de junio,   al gobierno constitucional de  Arbens.  Los dictadores que se enseñoreaban en  América se regocijan  de que su amo  destruyera “la amenaza comunista”: Juan Vicente Gómez de Venezuela, Anastasio Somoza García en Nicaragua, Juan Manuel Gálvez en Honduras, que fungía como presidente, pero era en realidad un apéndice del ex dictador Tiburcio Carías Andino, que llegó al poder en 1893 y lo mantuvo con la protección del UFCO hasta 1948; y el tenebroso Rafael Leónidas  Trujillo de República Dominicana.


“En la primera reunión con el embajador (de los Estados Unidos)  después del triunfo, el presidente Castillo Armas expresa su preocupación por la insuficiencia de las cárceles locales, que no disponen de las celdas necesarias para encerrar a los comunistas. Según las listas enviadas desde Washington por el Departamento de Estado, los comunistas guatemaltecos suman 72,000. Se celebra una fiesta en la embajada. Cuatrocientos guatemaltecos invitados cantan a coro el himno de los Estados Unidos de América” (Eduardo Galeano. O.C.)
  

La Máquina de Decidir, pieza por pieza


DWIGHT EISENHOWER: Presidente de los Estados Unidos. Derribó el gobierno de Mohammed Mossadegh, en Irán, porque había nacionalizado el petróleo. Ha dado orden de derribar también el gobierno de Jacobo Árbenz, en Guatemala.

SAM ZEMURRAY: Principal accionista de la United Fruit. Todas sus inquietudes se convierten automáticamente en declaraciones del gobierno de los Estados Unidos y en rifles, morteros, ametralladoras y aviones de la CIA.

BEDELL SMITH: Subsecretario de Estado. Sirve de enlace en la Operación Guatemala. Futuro miembro del directorio de la United Fruit.

HENRY CABOT LODGE: Senador. Representante de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas. Accionista de la United Fruit. En varias ocasiones ha recibido dinero de esta empresa a cambio de discursos en el Senado.

ANNE WHITMAN: Secretaria personal del presidente Eisenhower. Casada con el jefe de Relaciones Públicas de la United Fruit.

 SPRUILLE BRADEN: Fue embajador de los Estados Unidos en varios países latinoamericanos. Cobra sueldo de la United Fruit desde 1948. Exhorta a Eisenhower, con gran eco de prensa, a suprimir por la fuerza el comunismo de Guatemala.

JOHN FOSTER DULLES: Secretario de Estado de los Estados Unidos. Fue abogado de la United Fruit.

ALLEN DULLES: Director de la CIA. Hermano de John Foster Dulles. Como él, ha prestado servicios jurídicos a la United Fruit. Juntos organizan la Operación Guatemala.

JOHN MOORS CABOT: Secretario de Estado para Asuntos Interamericanos. Hermano de Thomas Cabot, que fue presidente de la United Fruit.

ROBERT HILL: Embajador de los Estados Unidos en Costa Rica. Colabora con la Operación Guatemala. Futuro miembro del directorio de la United Fruit.

JOHN PEURIFOY: Embajador de los Estados Unidos en Guatemala. Llamado el carnicero de Grecia por su anterior gestión diplomática en Atenas. No habla una palabra en lengua castellana. Se formó políticamente en el Senado, en Washington, donde trabajó de ascensorista.

Eduardo Galeano. Memoria del Fuego


La UNITED FRUIT   Es la misma LA CHIQUITA BRANDS INTERNATIONAL.

La línea del tiempo nos dice que 26 años después de la Masacre de las Bananeras en Colombia, la UFCO  masacra al pueblo guatemalteco, y  que a partir de 1997 y hasta el 2004, nuevamente en Colombia, se compromete con los crímenes de lesa humanidad de los paramilitares.

La UFCO, ha cambiado sucesivamente de razón social, producto de fusiones y como una estratagema muy recurrida entre las multinacionales capitalistas. Es así, como a partir de 1970, pasó a llamarse United Brands Company y a partir de 1990 se denomina Chiquita.

Los gigantescos intereses que en esta multinacional están comprometidos, se hacen evidentes en la  estructura del gráfico 1(pág.8), que puede haber tenido variaciones, pero que nos ilustran sobre su inmenso poder  y todos los tentáculos que tiene, como hidra de mil cabezas.

Su presencia en la zona bananera de  Urabá  comprende los municipios de Apartadó, Carepa, Mutata, Chigorodó y Turbo, además de estar presente en la zona bananera de Santa Marta donde ocurrió la Masacre. Las rica regiones del Uraba antioqueño son  de una importancia estratégica y económica mayúscula. Limítrofe con la República de Panamá y toda Centroamérica, compromete futuros megaproyectos como el canal interoceánico, puerto multipropósito, ferrocarriles y carreteras. La importancia de la región bananera de Ciénaga y municipios vecinos es innegable por la gran infraestructura construida alrededor del Puerto de Santa Marta, capital del Departamento del Magdalena y por su cercanía con  la Sierra Nevada.

Este nuevo expediente criminal de Chiquita Brands International ha sido magistralmente documentado por  la Corporación Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo y organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, que tanto escozor producen al presidente Uribe Vélez.

Por las declaraciones de los Jefes paramilitares llega a conocimiento de la opinión pública lo que era un secreto a voces en la zona bananera: que la Chiquita Brands había realizado pagos hasta por 1.700.000 dólares entre 1997 y el 2004, identificándola como una de las fundadoras de los paramilitares, pues en esa época hizo sus aportes a las CONVIVIR, fundadas  y patrocinadas en Antioquia durante la gobernación de Uribe Vélez ,y  además, había transportado en uno de sus barcos hasta los  patios de la empresa 3.000 fusiles Ak47 y 5.000.000 de cartuchos calibre 5.62 mm, entregados a Carlos Castaño con destino a los paramilitares de los departamentos de Antioquia y Córdoba. 

·        Chiquita Brands tiene establecimientos en: Bermuda, Colombia, Costa Rica, Honduras, México, Guatemala, Panamá, Filipinas, Suiza.

·        Carl Lindner, Presidente del American Financial G., en 1998 ganaba $US.2.4 millones anuales.

·        Wachovia Corp., fue considerado en el 2006 como el séptimo Banco privado del mundo. Su presidente Thompson Kennedy, en 2007, gana $US 2.4. millones anuales.

·        Roger Craig, presidente de Hércules, en el 2005, ganaba $US.1.22 millones anuales


Nota: toda la información tomada de http://www.transnationale.org.


EL IMPERIO IMPONE LAS CONDICIONES.                                                                                   


La Chiquita se declaró culpable ante una corte de los Estados Unidos de “involucrarse en transacciones con terroristas globales especialmente designados” y fue condenada a pagar  25 millones de dólares de multa al Departamento de Justicia de los EE.UU**. Lo que realmente hicieron los altos directivos fue “transar“ su crimen y evitar un encarte mayor con los tribunales internacionales, pues con la justicia colombiana no corren ningún riesgo, ya que  después de los aspavientos del Vicepresidente Santos y del Fiscal Iguarán, nada se ha vuelto a decir acerca de cómo van a responderle  a la sociedad colombiana por su participación directa y voluntaria en la violación a los Derechos Humanos y los crímenes de Lesa Humanidad, así como por su responsabilidad con las víctima: los trabajadores, dirigentes sindicales, campesinos, indígenas y afrodescendientes, en Colombia.                      

                                        
Los altos directivos de la Chiquita, identificados como responsables de estos crímenes, y de los que el Fiscal General de la República afirma que no pueden ser llamados  a responder por esos cargos en Colombia hasta tanto no se conozcan los términos del acuerdo a que llegaron con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, son entre otros: Carl H. Lindner (ver gráfico No. 1. -pág. 2 de este documento )  Presidente del American Financial Group, y “presidente de la Junta Directiva de la Chiquita hasta marzo del 2002,  mayor donante privado de los partidos políticos de los EE.UU  y su hijo Keith Lindner”.  Los nombres de todos los implicados en el crímen pueden verse en el Imforme del Colectivo de Abogados JOSÉ Alvear Restrepo, del 23 de julio de 2008, en página de internet.

Así “la justicia de la mayor democracia del mundo” (¿??) demuestra, una vez más, su verdadero rostro de terrorista, de patrocinadora del terrorismo y de encubridora de los terroristas. Ya lo hace en forma descarada con Luis Posada Carriles, terrorista internacional, responsable de hacer explotar un avión de Cubana de Aviación, ocasionando decenas de muertos inocentes, a pesar de las circulares de la Interpol para capturarlo. También, ha convertido la base de Guantánamo, territorio ocupado a la República de Cuba, en base de torturas y mazmorra para inocentes acusados de terroristas; y  también, con los Cinco Héroes Cubanos, condenados y encarcelados en los Estados Unidos por defender a su país y a su pueblo de las agresiones de los anticubanos residentes en Miami .

Ante la inacción de las autoridades colombianas, el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), encabezado por el premio Nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel, condenó al Gobierno colombiano por “prácticas genocidas”, entre otras muchas violaciones a los derechos humanos.
En el informe ya mencionado (pág. 2): “Empresas Transnacionales y Derechos de los Pueblos en Colombia”, el Tribunal Permanente de los Pueblos se pronunció en los siguientes términos:

“Se condena al Gobierno de Colombia (…) por acción y por omisión en la comisión de prácticas genocidas en sus modalidades de matanzas de miembros de grupo, lesión grave a la integridad física y mental de los miembros del grupo, y sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que puedan llevar a su destrucción física total o parcial”, reza el fallo del tribunal.”

“La sentencia se dirige también “a las empresas trasnacionales por las graves, claras y persistentes violaciones de los principios y normas generales y de los convenios internacionales que protegen los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales de las comunidades (…) y personas de los pueblos de América Latina”.

“El jurado responsabilizó a ambos actores por violación del derecho laboral; violación generalizada de los derechos civiles, políticos, económicos, culturales, sociales y medioambientales de los ciudadanos, y vulneración de los derechos colectivos de los pueblos originarios.”
Entre las corporaciones condenadas se encuentran, entre otras….Chiquita Brands. 


A MODO DE SINTESIS


Las corporaciones multinacionales actúan en un escenario de dominación mundial del capitalismo imperialista y neocolonialista, expoliando los recursos naturales y el trabajo de los pueblos, no pudiéndolo hacer ni mantener si no es sometiéndolos a un férreo dominio y control ideológico, político, cultural y militar. Cuentan para ello con las oligarquías nacionales y sus aparatos de poder de clase, a las que convierten en activos y solícitos aliados y lacayos, otorgándoles  ventajas y privilegios de todo tipo, que hacen posible, a su vez, perpetuar su dominación política, económica y social sobre sus propios pueblos. Cuando estas oligarquías fallan en sus cometidos de subyugación al pueblo, hace presencia directa la violencia imperialista, que aparece entonces, en última instancia, como la suprema garante de la restauración y sostenimiento allí mismo del orden y la legalidad   burguesa imperialista.

 Frente a toda nuestra historia, la pasada y la presente, el pueblo colombiano, los obreros y campesinos, los indígenas y afrocolombianos, las victimas, las organizaciones que representan los intereses de los oprimidos y explotados: TENEMOS LA PALABRA. Palabra que tiene que ser traducida en acciones concretas de unidad, organización y lucha.

Una enseñanza fundamental para no olvidar la historia  es  someter los hechos a un análisis materialista histórico, impidiendo que se conviertan en un  mero relato  de hechos anecdóticos e inconexos. La historia  enseña a los trabajadores y pueblos oprimidos que la confrontación social, la lucha de clases en todos los terrenos, incluido el histórico, no desaparecerán, por más artilugios de “científicos sociales” que pregonan el fin de la historia y del método crítico de su análisis,

 Los Pueblos construimos nuestra historia, somos  sus actores y testigos, debemos escribirla, recordarla  y  aprender de ella.
Los trabajadores y el pueblo de Colombia  no olvidan.


Artículo de Carlos Rincón.

**La multinacional Chiquita Brands, desde Cincinnati, Estados Unidos, expresó a través de un comunicado.


La multinacional Chiquita Brands, desde Cincinnati, Estados Unidos, expresó a través de un comunicado su beneplácito por la decisión del Gobierno estadounidense de no procesar a ningún antiguo o actual ejecutivo de la compañía por reconocer el pago de dinero a las autodefensas.

De igual forma, Fernando Aguirre, presidente de Chiquita Brands Internacional, declaró que la compañía “se encuentra satisfecha con la recomendación formal que hizo el Departamento de Justicia de Estados Unidos a la Corte Distrital para el Distrito de Columbia de reconocer el previo acuerdo existente entre la compañía y el Departamento de Justicia que se llevó a cabo el pasado mes de marzo”.

(colprensa 2008)

Fuentes:

Gaitán Jorge Eliecer.”1928: Masacre de las bananeras. Ediciones comunero.

http://www.corporacióncoléctivo de abogados José Alvear Restrepo.




El Tribunal Permanente de los Pueblos  escucho  en sus audiencias  “a las innumerables víctimas del Urabá, del Bajo Atrato y del Magdalena a quienes los paramilitares financiados con los dineros de la Chiquita Brands y otras multinacionales asesinaron, desaparecieron y desplazaron”
Ver informeTPP. Capítulo 3: Empresas Transnacionales.

  
**Ese mismo discurso, ahora denominado neoliberal, lo escuchamos a diario en voz de los mandatarios títeres en Colombia, el resto de Suramérica y Centroamérica, con pocas honrosas excepciones: “Necesitamos mayor inversión extranjera”. “La Seguridad democrática ha creado el clima ideal que atrae a los inversionistas extranjeros”, “Hay que garantizar la seguridad inversionista”. Cientos de United Fruit Co. invaden a está América, cuyas oligarquías vende patria hincadas  de rodillas, venden al “oro americano” esta “patria grande” por conquistar,  de que hablara Bolívar.