sábado, 26 de noviembre de 2016

Quien fue José "Balita" Riveiro, ex asesor de los "Contra".

Sergio Moreno
Publicado el 3 de mayo de 1999

Un empleado con perfume a pólvora
El coronel José "Balita" Riveiro fue jefe de Inteligencia del Ejército en Mendoza y Bahía Blanca durante el Proceso. Lideró la misión de asesores argentinos en Centroamérica tras los acuerdos de Viola y Galtieri con el gobierno de Reagan. Ahora, el ministro Domínguez lo empleó como segundo del ex secretario de Videla.
na02fo01.jpg (8278 bytes)
Ministro de Defensa Jorge Domínguez. Se acordó de un antiguo hombre del Proceso y le dio trabajo.

  El gobierno argentino no quiere privarse del valor del conocimiento que otorga la experiencia, por lo cual ha reincorporado a un número de experimentados represores a su staff. Además de los torturadores y secuestradores que engruesan la planta de la SIDE, comandada por Hugo Anzorreguy (y sobre quienes Página/12 viene informando desde fines de marzo), el Ministerio de Defensa, a cargo de Jorge Domínguez, le ha dado conchabo al coronel (R) José Osvaldo "Balita" Riveiro, ex subjefe de inteligencia del Ejército y principal asesor y entrenador de los grupos de tareas que operaron, con financiación de la CIA norteamericana, en la frontera hondureño-nicaragüense entre 1980 y 1985 para desestabilizar al entonces gobierno sandinista. El coronel Riveiro fue contratado por el gobierno nacional en el Instituto de Ayuda Financiera para pago de Retiros y Pensiones Militares --que depende de Defensa--, como director de relaciones institucionales. Este instituto está dirigido por el general (R) Carlos Alberto Dallatea, quien en enero de 1976 fue secretario de Jorge Rafael Videla. Luego del golpe, Videla lo premió nombrándolo, en enero de 1977, director nacional de Gendarmería.
na02fo02.jpg (6397 bytes)El coronel "Balita" Riveiro realizó su carrera en la inteligencia militar durante los años del Proceso. El 26 de noviembre de 1976 fue designado jefe del destacamento de inteligencia 144 de Mendoza, dependencia bajo cuya área operacional se encontraban los campos de concentración "El refugio", "El Chalecito", la Brigada de Infantería de Montaña y "Campo Los Andes". El 31 de octubre de 1979, Riveiro fue designado, también como jefe de inteligencia, en el destacamento 181 de Bahía Blanca. La principal tarea de la inteligencia militar durante el desarrollo del terrorismo de Estado era obtener y procesar la información que se extraía mediante torturas a los detenidos.
Riveiro cumplió su función en el país hasta 1980 cuando el gobierno de Roberto Eduardo Viola, primero, y el de Leopoldo Fortunato Galtieri, después, acordaron con el gobierno norteamericano de Ronald Reagan, con el Pentágono y con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) aportar asesores y entrenamiento para el grupo de mercenarios y ex agentes somocistas que combatirían desde Honduras al gobierno sandinista de Nicaragua. Toda operación de estas características encaradas por el gobierno de EE.UU. debe contar con la aprobación de su Congreso. Los parlamentarios norteamericanos jamás hubiesen dado su consentimiento para la maniobra, cosa que Reagan y William Casey, por entonces jefe de la CIA, sabían. Por lo tanto, la administración del ex presidente y la CIA montaron una operación encubierta: Honduras aportaría la sede territorial; Argentina, los asesores militares en "lucha antisubversiva", y Reagan-Casey-Pentágono, el dinero y la logística.
Riveiro partió a Tegucigalpa formando parte de lo que se conoció como el Grupo de Tareas Exterior del Ejército (GTE), conformado por experimentados represores formados en el batallón 601 de Inteligencia que, durante el proceso, dependía de Carlos Guillermo "Pajarito" Suárez Mason. Además del actual funcionario del Ministerio de Defensa, el GTE estaba integrado por el general Alfredo Valín, José Hoyas, Héctor Francés, Jorge O'Higgins, Jorge de la Vega, Emilio Jason, Mario Davico, Carmelo Gigante, Carlos Durich, Juan Galasso, Juan Ciga, César Carro, Roberto Alfieri González y el conocido Leandro Sánchez Reisse.
na02fo03.jpg (11014 bytes)Las tareas del grupo generaron un conflicto internacional con Honduras en 1996. En octubre de ese año, el Comisionado Nacional de Derechos Humanos de ese país amenazó con elevar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (CIDH) un pedido para que el gobierno argentino le entregara información reservada sobre el accionar del CTE en su país, la violación de los derechos fundamentales durante su estadía en Centroamérica y la desaparición de personas en 184 casos concretos. Casos que fueron traídos al país por el propio defensor del pueblo hondureño, Leo Valladares, el 16 de octubre de 1996.
Previamente, el Comisionado hondureño había pedido información al gobierno argentino. Extraoficialmente, las Fuerzas Armadas explicaron que "difícilmente" haya alguna documentación sobre las labores del grupo de tareas. Pero además agregaron que todos los militares que formaron la partida estaban retirados.
Ante la falta de respuesta del gobierno argentino, Valladares envió el 2 de septiembre de 1996 una carta al presidente Carlos Menem. "Existen indicios claros de la participación en Honduras de oficiales adscritos a las Fuerzas Armadas argentinas en el entrenamiento y asesoría de ejecutores de esta terrible práctica que es la desaparición forzada de personas", señala el texto que fue entregado por el entonces embajador argentino en Tegucigalpa a Menem.
Tras su paso por Argentina, en octubre de 1996, Valladares se fue con las manos vacías. Pero ahora el gobierno argentino podría poner a su disposición a Riveiro, ya que pocas cosas son tan fáciles como pedirle información a uno de sus empleados.

Conociendo el mundo
De todo el grupo de tareas argentino, "Balita" Riveiro era el jefe del aparato político y de operaciones en el "estado mayor" --que conformaban con ex guardias somocistas y jefes de las fuerzas armadas hondureñas-- del ejército de hostigamiento al sandinismo, según lo denunció en 1983, en un acto de arrepentimiento producido por un misterioso secuestro, el capitán Héctor Francés, uno de los miembros del GTE. Ese "estado mayor" era integrado, además de por el coronel Riveiro, por los ex coroneles somocistas Enrique Bermúdez y Emilio Echevarry, y el jefe de las Fuerzas Armadas hondureñas, general Gustavo Alvarez. Alvarez y Echevarry habían estudiado en la Escuela Militar argentina donde Riveiro fue uno de sus profesores.
De Honduras, el coronel Riveiro se trajo su alias, "Balita", obtenido en el fragor de sus tareas enseñando a los contras los ajustados métodos argentinos para secuestrar, torturar y desaparecer personas. El apodo fue producto de su experiencia, experiencia que el gobierno argentino no quiere desperdiciar por lo cual lo nombró en el organismo que le paga las jubilaciones y las pensiones a los militares retirados, entre ellos, muchos de sus ex compañeros de enseñanza.

El manual del represor
Por S.M.
t.gif (862 bytes) La tarea de los argentinos en Centroamérica era entrenar a los antisandinistas, luego llamados "contras" --que después formaron el Fuerza Democrática Nicaragüense--, en su lucha contra el gobierno de Managua.

Los relatos que se transcriben a continuación dan una idea aproximada de cómo era el entrenamiento que realizaban los militares argentinos a cargo del coronel José Osvaldo "Balita" Riveiro, actual funcionario del Ministerio de Defensa de Jorge Domínguez:
* Efrón (alias de un militar hondureño cuya declaración fue citada por el Comisionado de Derechos Humanos de ese país): "Agarrábamos a las personas, las matábamos, poníamos sus cuerpos en helicópteros y los tirábamos al río Sumpul, para aparentar que lo habían hecho los salvadoreños. Antes de lanzarlos, les sacábamos los documentos y les poníamos monedas salvadoreñas en el bolsillo".
* Oscar Alvarez, ex represor hondureño exiliado en Canadá, en declaraciones al diario The Sun, de Baltimore, del 13 de junio de 1995: "Los argentinos fueron pioneros en la desaparición y la tortura de los detenidos".
* José Valle (ídem que Oscar Alvarez): "Los argentinos nos enseñaron a utilizar la capucha de goma para asfixiar a los prisioneros mientras los interrogábamos. Los métodos eran simples pero muy dolorosos: sentábamos desnudo a los hombres y después les colocábamos una canastilla en los testículos en la que, de a poco, metíamos piedras o maíz. También nos enseñaron a dar descargas eléctricas, sobre una cama de metal".

EL ESPIA QUE TRABAJO CON RIVEIRO

Recuerdos de la CIA

Por S.M.

t.gif (862 bytes) Douane "Dewey" Clarridge comenzó su carrera de espía para la CIA en 1954 y en 1981 fue nombrado director de la División América Latina de "La Compañía" (nombre con el que se conoce a la Agencia Central de Inteligencia en el mundo del espionaje). Su designación lo convirtió en el principal responsable del accionar de los "contras" en su guerra no declarada al gobierno nicaragüense. En su libro "Un espía para todas las temporadas. Mi vida en la CIA", Clarridge relata su relación con el Grupo de Tareas del Ejército argentino que asesoraba a los somocistas con respaldo de la CIA y el Pentágono norteamericano.
El jefe espía estadounidense debió hacerse cargo de la operación cuando el GTE ya estaba operando. La decepción de "Dewey" fue mayúscula: el hombre de la CIA consideraba que los argentinos no tenían idea de cómo pelear contra los sandinistas, que sólo aplicaban técnicas para combatir a la guerrilla urbana en un territorio donde casi no existían las ciudades y que eran desorganizados y caóticos.
Clarridge cuenta de esta manera uno de sus encuentros con el coronel (R) José Osvaldo "Balita" Riveiro, quien trabaja actualmente para el Ministerio de Defensa:
* "El jefe de los argentinos en Honduras, Osvaldo Riveiro, y su segundo, no hacían más que protestar, y eso en sus días buenos, porque en sus días malos daban contraórdenes que tenían repercusiones no sólo en Centroamérica sino también en el Congreso de los Estados Unidos. Habiendo comenzado como algo beneficioso, se habían convertido en algo negativo".
* "Por todos esos problemas nos vimos obligados a asumir el control total de la operación, que era justo lo que queríamos evitar. Pero no encontré otra alternativa. De lo contrario, no hubiésemos podido fundar un movimiento eficaz. Estaba seguro de que eventualmente ocurriría un incidente que nos traería problemas en Washington".

Piden tribunal de honor militar
Organismos de derechos humanos quieren que la Justicia militar enjuicie al general Cabanillas "por falsear la verdad".
na02fo10.jpg (9646 bytes)
General Eduardo Cabanillas, actual titular del II Cuerpo de Ejército

t.gif (862 bytes) La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) pedirá hoy que el jefe del II Cuerpo de Ejército, el general de división Eduardo Rodolfo Cabanillas, sea sometido a un tribunal militar de honor por haber "falseado a la verdad" respecto a su desempeño en el centro clandestino de detención conocido como Automotores Orletti, durante la última dictadura militar. Simón Lázara, vicepresidente de la APDH, exceptuó ayer de este pedido al teniente general Martín Balza, quien --según dijo-- no tiene "ninguna" responsabilidad en el hecho que involucra a Cabanillas (ver recuadro).
Este pedido de la APDH se suma a una larga cadena de hechos que se sucedieron desde que el poeta Juan Gelman le escribió al jefe del Ejército Martín Balza una carta abierta publicada en Página/12. En la misma, Gelman acusó a Cabanillas de ser el responsable mediato del robo de su nieto o nieta, nacido o nacida en cautiverio en 1976. La nuera de Gelman, María Claudia Irureta Goyena, fue secuestrada por el Ejército cuando estaba embarazada, junto con Marcelo Gelman, el hijo del escritor.
A pesar de esta situación, el martes pasado Balza había asegurado que Cabanillas "está en condiciones de ser jefe de Estado mayor del Ejército". "Está en el sexto lugar en el orden jerárquico. Es general de división y todos los generales de división están en condiciones de serlo", había dicho Balza. Mientras tanto, el mismo día, la APDH pidió el relevo inmediato de Cabanillas como jefe del II Cuerpo de Ejército luego de estudiar el legajo de Cabanillas y concluir que sólo pudo ascender a general, y después a general de división, porque la foja de servicios enviada por el Ejecutivo al Senado "omitió datos esenciales." Uno de esos datos, quizás el más importante, era que Cabanillas fue uno de los jefes del campo de concentración Automotores Orletti.
Sin embargo, Cabanillas dijo en un comunicado que leyó en Rosario que "jamás estuve en el lugar que algunos denominan Automotores Orletti ni tengo conocimiento de cuanto dicen esas mismas fuentes que habría sucedido a parientes del señor Gelman".
"El general Cabanillas dijo que no había estado (pero) apareció un expediente de un tribunal militar, del año '77, donde él explica la función que cumplía ahí", en Automotores Orletti, dijo ayer Lázara durante una entrevista radial. Al referirse al porqué de la solicitud de un tribunal de honor para el uniformado, Lázara afirmó que le "parece muy peligrosa una situación de este tipo y, por eso, pedimos que, además de las cuestiones que hay que debatir desde el punto de vista judicial y demás, desde el punto de vista militar, nos parece que corresponde una medida con el general Cabanillas".

No involucran a Balza
Simón Lázara, vicepresidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), consideró que el jefe del Ejército, Martín Balza, no tiene "ninguna" responsabilidad en el hecho que involucra al general Cabanillas respecto a su desempeño en el centro clandestino de detención conocido como Automotores Orletti. Por eso la APDH no pedirá, como sí lo hizo con Cabanillas, que Balza sea sometido a un tribunal militar. "Lo que ha dicho (Balza) es que ante una denuncia pública le preguntó al general Cabanillas cómo era la cuestión y el general Cabanillas le dijo "yo no tengo nada que ver con esto, nunca estuve ahí". Y aparecen elementos de que (Cabanillas) falseó la verdad", sostuvo ayer Lázara en un reportaje radial. El martes pasado, Balza había afirmado que es la justicia federal y no el Ejército la que debe ocuparse de establecer la responsabilidad de Cabanillas en la apropiación ilegal del nieto o nieta de Gelman. En este sentido el fiscal Eduardo Freiler pidió hace tres semanas la citación de Cabanillas, pero el juez Adolfo Bagnasco aún no la concretó. 

**************


A 30 años de la noche más larga- Las instrucciones: Guerra sucia de exportación

"Técnicas" criollas para los "contras" 

Daniel Santoro. 

Un manual del Ejército argentino enseña cómo torturar enemigos. Lo usaban en el 601 de Inteligencia, donde trabajó el coronel Riveiro, jefe de los asesores que entrenaron a los contras. 

Los 40 asesores militares argentinos que entrenaron a los contras nicaragüenses en las técnicas de contrainsurgencia de la guerra sucia fueron comandados por el coronel (RE) José Osvaldo "Balita" Riveiro entre principios 1980 y "enero de 1984", según surge de su legajo militar al que tuvo acceso Clarín en exclusiva.

Obviamente, en su legajo no dice que entrenó a los contras, que era una operación encubierta, sino que fue "asesor de institutos de perfeccionamiento del Ejército de Honduras". Unos 9 mil ex guardias somocistas tenían refugio y eran entrenados en Honduras, vecina de Nicaragua, por argentinos con el apoyo financiero de la CIA.

¿Qué le enseñó Riveiro a los contras? Como el Ejército destruyó toda la documentación relacionada con la represión ilegal interna y las operaciones externas no queda registro oficial de las actividades de los argentinos en América Central. 

Sin embargo, Riveiro estuvo investigado por los jueces Claudio Bonadío y Ariel Lijo, sucesivamente, en la causa por el asesinato de montoneros en la contraofensiva de 1979 como miembro del batallón de Inteligencia 601. En esa causa uno de los jefes en Buenos Aires de Riveiro, el coronel Luis Arias Duval, presentó en su defensa un manual del Ejército titulado "Operaciones Psicológicas, RC-5-1 reservado" editado en 1968 en el cual se clasifica como técnica "la compulsión física y torturas" (ver facsímil).

Arias Duval lo presentó para decir que el Ejército lo entrenó en ese tipo de medidas ilegales y que él obedeció órdenes lo que deberá ser analizado por la Justicia, informaron fuentes oficiales.

Lo cierto es que el manual de 200 páginas enumera otras técnicas de operaciones psicológicas como "anónimos, amenazas, chantajes, seguimientos físicos, persecusión telefónica, secuestros, chismes, calumnias, panfletos, libelos, boicots, pornografía, terrorismo, desmanes y sabotaje", entre otros.

Seguramente, Riveiro llevó ese manual y otros de esa especie a Honduras donde se alojaban en el hotel "Libertador", en el centro de Tegucigalpa y eran tratados con todos los privilegios por parte del jefe del Ejército hondureño de entonces, general Gustavo Alvarez Martínez, un asiduo visitante de Buenos Aires. Una vez vino con su esposa y un regalo para Galtieri.

Balita comenzó su carrera en al arma de artillería y también se especializó en alta montaña (más de 4 mil metros) con muy buenas notas. Una de sus primeras misiones fue reconocer zonas montañosas en momentos de tensión limítrofe con Chile y terminar con los dedos de un pie congelados. Hasta que en 1971 con el grado de mayor fue destinado al tristemente célebre batallón de Inteligencia 601. Uno de sus primeros destinos fue el destacamento de Inteligencia 144 de Mendoza en los setenta. Allí se dedicaba a amenazar periodistas como hizo con el ahora corresponsal de Clarín, Rafael Morán. 

Después pasó a desempeñarse en el quinto cuerpo de Ejército con asiento en Bahía Blanca hasta que fue nombrado jefe del llamado Departamento Exterior del 601. Entre 1977 y 1978 —el momento del conflicto del canal del Beagle— hizo dos sugestivos viajes a Chile.

En 1980 fue destinado en comisión a Honduras donde empezó el entrenamiento de los contras y los problemas para el embajador argentino en Tegucigalpa, Arturo Ossorio Arana.

En una serie de cables secretos enviados desde la embajada argentina en Tegucigalpa a la Cancillería a los que accedió Clarín se informa cómo repercutía en Honduras las denuncias de los sandinistas u organismos de derechos humanos sobre la presencia de argentinas en la preparación de los ex guardias somocistas. En uno fechada el 1ø de marzo de 1982, Ossorio Arana afirma que hay una "campaña" contra la Argentina por ese tema y que había recibido amenazas. Lo que no sabía Ossorio Arana que mientras tanto el hombre de la CIA para América Latina, el general Vernon Walters, "entraba sin llamar al despacho de Galtieri", recordó un diplomático que pidió no ser identificado.

La guerra de las Malvinas paró las denuncias sandinistas y las amenazas. Pero sorpresivamente el 22 de abril Ossorio Arana recibió a un enviado del senador norteamericano ultraderechista Jesse Helms que le pedía que "no se retire la asistencia militar argentina de la zona" y que él era proargentino en el conflicto entre la Argentina y Gran Bretaña.

En otro cable secreto dirigido unos días después al entonces canciller Nicanor Costa Méndez, el diplomático informó que "ante tales propuestas, algunas difusas, mis respuestas no comprometieron a nuestro país. Por otra parte, nunca recibí información (oficial) ni instrucciones sobre asistencia militar en el área... Sin firme contrapartida (norteamericana) no sería congruente asistencia militar argentina en el área".

Sin embargo, los asesores se quedaron como demuestra el legajo de Riveiro donde consta como fecha de regreso a Buenos Aires el 22 de enero de 1984, casi un mes y medio después de la asunción de Raúl Alfonsín.

Antes el jefe de Inteligencia II, general Alfredo Sotera, aprobó su ascenso a coronel con estas palabras: "en Honduras (Riveiro) ha prestigiado nuestra institución constituyéndose en un elemento de consulta para el Ejército de la República de Honduras, situación que ha sido destacada por su comandante en jefe (general Martínez) en forma elocuente".

A fines de noviembre de este año, "Balita" fue nombrado subjefe II de Inteligencia y tres años después fue pasado a retiro.

Después Riveiro mantuvo un bajo perfil que se interrumpió en el 2001 cuando un juez de Francia pidió su extradición por el secuestro y asesinato del chilenofrancés Jean Yves Claudet Fernández. El juez federal Sergio Torres ordenó su detención pero una delegación de la Policía Federal no lo encontró en su domicilio de la ciudad de Oriente, ubicada en el partido de Coronel Dorrego, a unos 160 kilómetros de Bahía Blanca.

Quizás por su cintura de espía no pudo ser arrestado. Riveiro se presentó voluntariamente ante el juez Torres unos días después. Permaneció como detenido un mes hasta que el gobierno del ex presidente Fernando De la Rúa rechazó la extradición en defensa de la jurisdicción de la justicia argentina. Hoy en día "Balita"con 73 años no está detenido ni procesado en ninguna causa y sus camaradas de armas protegen su silencio porque a su edad, dicen, está desmemoriado.