lunes, 21 de noviembre de 2016

21 de noviembre de 1816. Muere Ignacio Warnes

Puesto a cargo del Ejército del Norte, Manuel Belgrano lideró el éxodo jujeño (en realidad, éxodo jujeño y tarijeño). Venció en las decisivas batallas de Tucumán (1812) y Salta (1813), que salvaguardaron la independencia argentina al contener la contraofensiva realista lanzada desde el norte; pero volvió a ser derrotado cuando intentó proseguir su avance en el Alto Perú (1813).Pese a ello, al comisionar a Ignacio Warnes para la misión de liberar a Santa Cruz de la Sierra, logró extender el área de territorio liberado.
IGNACIO WARNES
Un Porteño héroe militar de la Guerra de la Independencia.
 (1771-1816)

Se incorporó a los blandengues como cadete; luchó contra las invasiones inglesas; se sumó a la causa patriótica de la Revolución de Mayo de 1810.

Acompañó la expedición de Manuel Belgrano al Paraguay, en donde fue capturado y enviado como prisionero a Montevideo; recobrada la libertad, fue nombrado teniente coronel y asignado al ejército del Norte, comandado por Belgrano de quien fue secretario; intervino en las batallas de Tucumán, Salta, Vilcapugio y Ayohuma.

Belgrano lo promovió al grado de coronel y le asignó la tarea de reorganizar las fuerzas en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) para renovar el ataque contra los realistas; bajo el mando del general Arenales, derrotó a los realistas en la batalla de Florida y tomó posesión de la ciudad de Santa Cruz.

Demostró ser un excelente organizador e instructor, creando cuerpos militares efectivos con hombres de diferentes razas (liberó esclavos para incorporarlos al ejército), ocupaciones y armas; con estas nuevas fuerzas estuvo de nuevo en condiciones de conservar el área para los patriotas hasta que, a fines de 1816, una nueva fuerza realista, comandada por el coronel criollo Aguilera, atacó aWarnes en la llanura de Parí; atrapado bajo su caballo caído, lo mataron y su cabeza fue cortada para ser exhibida en la plaza de Santa Cruz, en donde luego se levantó un monumento en su memoria.

EL CUERPO DE BLANDENGUES
Los integrantes

Se nombró Comandante de la primera Compañía al Capitán Juan López Fraga, que desempeñó ese puesto hasta su deceso, ocurrido en 1804. Procedía del Regimiento de infantería de Buenos Aires, donde tenía el grado de Teniente.

Para la segunda Compañía, ascendióse a Capitán a don Jorge Pacheco que durante cerca de veinte años había servido en el Regimiento de Blandengues de Buenos Aires.

Pacheco ha sido probablemente el militar que se mantuvo durante más largo tiempo en esta histórica nidad; se le encuentra ya como Alférez en 1781; Teniente, años después; Capitán, como queda dicho, al crearse la unidad de Montevideo, en 1797; y manteniéndose fielmente en su seno hasta el año 1810, en que obtuvo su retiro.

He de referirme más adelante a la acción de Pacheco en el curso de sus campañas; pero debo recordar que, vinculado por alianza matrimonial con doña Dionisia Obes, hermana del Doctor Lucas Obes, el eminente consejero político de Rivera, fue padre del prócer de la Defensa de Montevideo, General Melchor Pacheco y Obes.

Para mandar la tercera Compañía se nombró al Capitán Felipe Santiago Cardoso, que pasó casi de inmediato a la sexta, siendo reemplazado en aquella por el Capitán Francisco Esquivel y Aldao, que murió en la campaña contra los indios rebeldes antes de terminar el año 1798. El Capitán Esquivel y Aldao acababa de dejar el mando del fuerte de San Carlos, en la frontera de Mendoza.

La cuarta Compañía fue confiada al Capitán Carlos Maciel, portaguión de la Compañía de Milicias de caballería de Montevideo.

El Capitán Maciel había nacido en esta ciudad; era hermano de Francisco Antonio Maciel, el fundador del Hospital de Caridad; al hacerse cargo de su Compañía, donó doscientos caballos para sus hombres,

Como Ramírez de Arellano, se mantuvo en la unidad por espacio de diecisiete años; permaneció fiel a la causa real hasta la caída de Montevideo; producida ésta, rompió su espada y murió viejo de 74 años, en la miseria, en 1833.

Para mandar la quinta Compañía se designó al citado Capitán Felipe Santiago Cardoso, que procedía de la guarnición de Buenos Aires.

Para la séptima Compañía, al Capitán Juan Agustín Pagóla, Teniente de las milicias de infantería de Montevideo. Era hijo de Juan Bautista Pagóla, natural de Guipúzcoa y uno de los primeros vecinos de Montevideo.

El Capitán Pagóla fue padre del Coronel Manuel Vicente Pagóla, jefe del famoso Regimiento de línea número 9, que se cubrió de gloria en Sipe-Sipe.

La octava Compañía se confió al Capitán Miguel Marín, que había comenzado su carrera como cadete del Regimiento de Dragones de Buenos Aires.

Se nombró Teniente de la Primera Compañía a Juan de Cuestas, Subteniente del Regimiento de Infantería de Buenos Aires.

Este oficial fue ascendido más tarde al grado de Capitán de Blandengues, y su vacante llenada con el Alférez del mismo Regimiento José Ignacio Warnes.

Designóse Teniente de la segunda Compañía a Juan Pedro Maciel, hermano, como el Capitán de la cuarta, del "padre de los pobres".

El Teniente Maciel había nacido en Montevideo en 1764; empezó su carrera militar en Buenos Aires como cadete de infantería; fue luego ascendido a Subteniente abanderado del tercer Batallón del Regimiento de infantería de aquella capital, hasta su promoción a Teniente de la compañía a órdenes del Capitán Jorge Pacheco.

Debido a la pérdida de su salud, se retiró del servicio activo y volvió a Buenos Aires en el desempeño de funciones civiles; pero al producirse las invasiones inglesas tomó nuevamente las armas y figuró como agregado a la Plana Mayor de la infantería veterana.

Diego Fernández fue nombrado Teniente de la tercera Compañía, habiendo sido Subteniente de infantería en Buenos Aires. Se le ascendió en noviembre de1804 a Capitán de la primera Compañía, al producirse esa vacante por muerte del oficial titular, Juan López Fraga.

En la cuarta Compañía, aparecen dos nombramientos de Tenientes; los de Sebastián Pizarro, cadete del Regimiento de infantería de Buenos Aires, y de Rafael Marín, Subteniente de la misma arma en dicha capital. En cambio, no he hallado la designación correspondiente a la tenencia de la quinta Compañía, lo que me induce a creer que alguno de los oficiales nombrados debe haber pasado a la citada quinta poco después de su nombramiento para la cuarta; pero no teniendo constancia documental del hecho, he preferido consignar los nombres de ambos oficiales en la Compañía para la que aparecen designados por sus despachos.

Se nombró teniente de la sexta Compañía al Alférez del Regimiento de dragones de Buenos Aires, Miguel Borras, que fue ascendido a Capitán de la tercera Compañía al producirse la muerte del titular, Capitán Esquivel y Aldao, al año siguiente de la creación del Regimiento como dije más arriba.

Para la séptima y octava Compañías, fueron designados Tenientes, respectivamente, Ignacio Martínez, Alférez de dragones de Buenos Aires y Agustín Belgrano.

No he logrado determinar con exactitud las Compañías en que prestaron servicios los diez Alféreces que he conseguido identificar. Para evitar errores, prefiero consignar sus nombres sin especificar sus respectivas Compañías.

Son los siguientes:

Isidro Félix de Quesada
En 1803 fue ascendido a Teniente de la cuarta Compañía.

Alejandro Medrano
En 1804 fue ascendido a Teniente de la tercera Compañía.


José Ignacio Warnes
Nació en Buenos Aires en 1770; tomó parte en la defensa de su ciudad natal durante las invasiones inglesas; adoptó la causa de la independencia y peleó en las batallas de Tucumán, Salta, Las Piedras, Vilcapujio y Ayohuma. Fue Gobernador de Santa Cruz de la Sierra, tomó parte en la expedición a la Provincia de Chiquitos, y murió gloriosamente en la batalla de Parí, siendo Coronel, en 1816.

Su hermana, doña Josefa Warnes, fue una de las damas de mayor destaque de la sociedad colonial montevideana, pues era esposa de don Juan Francisco García de Zúñiga, el hombre de mayor fortuna de la Banda Oriental al comenzar el siglo XIX, Brigadier de infantería y padre de don Tomás García de Zúñiga.

José Pérez.

José Comulat
En 1802 fue ascendido a Teniente de la sexta Compañía.

Manuel Langueneheim
Procedía del Regimiento de Blandengues de Buenos Aires; en 1803 fue ascendido a Teniente de la cuarta Compañía.

Fue hecho prisionero en 1814, al caer Montevideo, siendo Ayudante Mayor de la caballería de Maldonado.

Gregorio Patiño.

Francisco Ventura del Río
Figura el año de la creación del regimiento como Sargento distinguido, siendo ascendido a Alférez al comenzar el año siguiente, lo que permite considerarlo también como uno de los oficiales fundadores de la unidad.

Pilar Martínez.

José Rondeau
Había empezado su carrera en 1793 como cadete en el Regimiento de infantería de Buenos Aires, fue ascendido a Alférez de los Blandengues de Montevideo, en setiembre de 1797; promovido a Teniente de la sexta Compañía, y luego a Capitán en 1807. La biografía de este prócer de la independencia del Río de la Plata es demasiado conocida para que sea necesario recordarla.

Otro tanto debo decir en lo que se refiere a Artigas; pero conviene aclarar un punto que hasta hoy no aparece consignado en su verdadero carácter.

Fuente: Nac & Pop